ACTUALIDAD #NIUNAMENOS

Esta es la historia de "Higui", otra de las víctimas más visibles de la marcha

"Higui" está detenida desde 2016 por matar a un hombre que intentaba violarla en grupo. Su historia es conocida en redes sociales pero son nulos los avances de su caso en la Justicia.

"Higui" está detenida desde 2016 por matar a un hombre que intentaba violarla en grupo. Su historia es conocida en redes sociales pero son nulos los avances de su caso en la Justicia. Foto:Cedoc.

En el cierre de la marcha por #NiUnaMenos desde la organización pidieron por la libertad de Eva de Jesús, más conocida en redes sociales como Higui, una mujer de 42 años que se defendió de un intento de “violación correctiva” grupal en octubre de 2016 y quedó detenida por matar a uno de sus atacantes. Pese a que su caso es uno de los más conocidos por la activa presencia que tiene su historia en las redes sociales, la Justicia no avanzó en su evaluación.

Cómo comenzó todo. En octubre de 2016, De Jesús fue a visitar a su hermana (era el Día de la Madre) en el barrio de Mariló en Bella Vista, lugar donde había vivido 15 años atrás y del cual se tuvo que mudar tras incesantes agresiones físicas y verbales por parte de un grupo de hombres que la hostigaban y hasta prendieron fuego su casa por ser lesbiana.

Cuando se iba del lugar, Higui fue abordada por esa misma banda. Intentó evitarlos pero uno de sus miembros la arrojó al piso, le desgarró el pantalón y la ropa interior al grito de: "Te voy a hacer sentir mujer, forra, lesbiana". Mientras las otras nueve personas le pegaban patadas en el cuerpo y en la cara, la mujer sacó de su corpiño un cuchillo para defenderse e hirió de muerte a Cristian Rubén Espósito. Cuando la Policía llegó al lugar, encontró a Dejesús casi inconsciente en el piso y se la llevó detenida.

Según acusó la familia, Eva no fue atendida por las heridas de la paliza. "Estaba toda golpeada. Ningún médico la vio ni la asistió, nadie la contuvo; es más, cuando ella dijo que la habían querido violar los policías se le reían", explicó su hermana, Azucena. La abogada de De Jesús, Raquel Hermida Leyenda, también denunció varias irregularidades en torno a la causa como la cadena de custodia de la ropa que la mujer tenía puesta el día del hecho. "No sabemos si había en esas prendas ADN o algo que nos hubiera confirmado lo que dijo Higui en la indagatoria", señaló la letrada en declaraciones a la prensa. La defensa insiste en que se trató de un caso de legítima defensa.

Su familia, amigas y varias organizaciones formaron una mesa de trabajo para difundir la situación que está atravesando Higui con festivales, colectas, movilizaciones y campañas a través de redes sociales, centralizadas en el hashtag #LiberenAHigui , que lograron trascender las fronteras, hasta llegar al ídolo de la mujer que no dudó en mostrar su apoyo y pedir la liberación de "una mujer que sólo se defendió".

Desde ese día, Higui permanece detenida en Bella Vista. Mientras tanto, ninguno de sus atacantes fue investigado por el intento de abuso o los golpes que le propinaron. El juzgado del partido bonaerense de San Martín, que atiende la causa, denegó el pedido de la excarcelación realizado por su defensa por existir “peligros procesales” de fuga y entorpecimiento de la causa, según argumenta el fallo. Sus padres y hermanas denuncian que están siendo amenazados por parte de los atacantes y por familiares del hombre que la mujer mató en defensa propia.

Pedido internacional. En mayo de este año, fue el propio arquero colombiano René Higuita quien se hizo eco del caso y dio a conocer a sus seguidores de Twitter la historia de Eva.

El exdeportista se sumó a la campaña #LiberenAHigui y pidió "respetar a las mujeres y las diferencias". En una entrevista con la agencia Télam, el Loco se mostró consternado por el caso. "No es posible que en este siglo esté sucediendo algo así", lamentó.

"Lo que vive esta mujer no es algo que le incumbe a una persona, a una familia, ni a un país, es algo que nos incumbe a todos; por eso es importante que, estemos donde estemos nos preocupemos y desde nuestro lugar apoyemos la causa", consideró. Tras enterarse que Higui era fanática suya, el deportista sintió que este hecho lo tocaba "de cerca" y luego de leer lo sucedido consideró que "lo mínimo que podía hacer era pronunciarme por su liberación".

"No es que esté de acuerdo con la justicia por mano propia, pero creo que ella tenía la necesidad de defenderse tras el brutal ataque no de uno, sino de varios hombres, y estoy convencido de que de no hacerlo, la víctima hubiera sido ella", sentenció Higuita.