ACTUALIDAD ALEMANIA

El Yolocausto expone la burla a una de las tragedias más grandes de la humanidad

Un artista recopiló las fotografías que los turistas se hacen en el monumento de Peter Eisenman en Berlín y las compara con el verdadero horror del Holocausto.

Un artista recopila las burdas fotografías que miles de turistas se hacen a diario en el monumento de Peter Eisenman en Berlín y las compara con el verdadero horror del Holocausto.
Un artista recopila las burdas fotografías que miles de turistas se hacen a diario en el monumento de Peter Eisenman en Berlín y las compara con el verdadero horror del Holocausto. Foto:yolocaust.de
¿Cómo podrían faltarte el respeto a las más de 15 millones de personas que murieron o sobrevivieron en campos de concentración, guetos y otros tantos lugares de detención que se expandieron por toda Europa, durante la Segunda Guerra Mundial? Fácil. Basta con fotografiarse en posturas burlescas e incluso obscenas, como lo hacen miles de turistas diariamente.

Para que el Holocausto no caiga en el olvido, hay cientos de monumentos y museos que recopilan parte de los años más oscuros y difíciles de Alemania. Pero hay a quienes esto no les importa, o no se preocupan lo demasiado para interiorizarse más en el tema, y toman esta parada como un lugar más de visita y donde hacerse una foto. Se olvidan el por qué y para quién están levantados estos monumentos; para recordar a las víctimas. Víctimas que en su mayoría son judíos, pero también hay personas que fueron integrantes de grupos perseguidos por el nazismo; como gitanos y homosexuales. Asi como ciudadanos de zonas de Polonia, países bálticos o la URSS. 

Es por ello, que el artista judío Shahak Shapira está tratando de enviar un mensaje a las miles de personas que se fotografían en el monumento de Peter Eisenman en Berlín. Shapira recolecta las fotos de los turistas y los reubica en imágenes reales del Holocausto; para que se visualicen a sí mismos en los horrorosos acontecimientos históricos. Busca solo una cosa: hacerlos pensar.
 
El joven vive en Berlín hace 14 años. Y se presenta en su Twitter como amante del hummus, del Death Metal y de Markus Söder, y agrega en tono de broma que tiene “un pene de tamaño medio”. Pese a la gran ironía presentado en su último trabajo, al que tituló “Yolocausto” uniendo las iniciales de la frase You Only Live Once -solo se vive una vez-, la historia de su familia está directamente relacionada con la tragedia del Holocausto. Su abuelo sobrevivió a los campos de exterminio.

El trabajo de Shapira es sencillo. Busca en las distintas redes sociales las fotos, utilizando palabras claves o etiquetas -hashtags-, y encuentra decenas de fotografías de este estilo. Las fotos van desde turistas que aparecen sonriendo, abrazados amorosamente, acostados, haciendo malabares o equilibrio alrededor de las piedras laberínticas. Él recorta a las personas y las coloca sobre montañas de cadáveres, en los barracones de los campos, junto a grupos de personas desnutridas y enfermas o en la cima de una fosa común.