ARTE UN AÑO SIN EL DUQUE

Brian Eno: "Bowie fue la persona más graciosa que conocí"

El productor estuvo en la Argentina para inaugurar una muestra en el CCK. Allí se refirió a su amistad con el músico, de quien se cumple el primer aniversario de su muerte.

Brian Eno y David Bowie.
Brian Eno y David Bowie. Foto:Cedoc

Brian Eno, el compositor y productor que colaboró con David Bowie en algunos de sus álbumes (incluido la Trilogía de Berlín, que contempla Low, Heroes y Lodger) estuvo en la Argentina a finales de noviembre para presentar dos muestras en el Centro Cultural Kirchner. Allí, disertó frente a un auditorio completo y se refirió a la amistad que lo unió con el músico, de quien hoy se cumple el primer aniversario de su muerte. 

“Con David (Bowie) la mayor parte del tiempo bromeábamos, era quizás la persona más graciosa que conocí en mi vida, era muy culto. Era una diversión en serio, no nos peleábamos porque no había espacios para discutir”, sostuvo ante el público.

En ese contexto, el pionero de la música ambiente contó detalles de cómo eran sus técnicas de trabajo con el camaleónico artista: "Escribía en unas cartas, unas tarjetas, mensajes cortos como por ejemplo uno que decía 'respira profundamente'. Luego iba leyendo esas cartas y eso me funcionaba muy bien. Con él lo usamos, y eso hacía que el proceso sea más divertido".

“Si uno trabaja con otra persona tiene quien lo empuje y eso es un plus. Pero lo malo de esto es que a veces uno termina reprimiendo cosas para no quedar como un idiota frente al otro”, acotó.

La muerte de Bowie causó una verdadera conmoción en el mundo de la música y el arte, más que nada por lo inesperada. El músico falleció el 10 de enero de 2016 a los 69 años, luego de batallar contra un cáncer de hígado. Hace un año atrás, Eno compartía un comunicado para despedir a su amigo: “Durante los últimos años -con él viviendo en Nueva York y yo en Londres- nuestra conexión era por e-mail. Firmábamos con nombres inventados: algunos de él eran Mr. Showbiz, Milton Keynes, Rhoda Borrocks y el Duque del Oído”.

“Recibí un e-mail suyo (una semana antes de su muerte). Divertido como siempre y surreal, con juegos de palabras, alusiones y todo lo que hacíamos siempre. Terminaba con esta oración: ‘Gracias por nuestras buenas épocas, Brian. Nunca se echarán a perder’. Y lo firmaba como ‘Amanecer’. Me doy cuenta ahora de que me estaba diciendo adiós”, completó en esa ocasión. 

Muestra en el CCK

El artista visitó por primera vez en Buenos Aires y montó dos instalaciones en el Centro Cultural Kirchner: 77 Million Paintings y The Ship, que se podrán ver desde febrero.

La primera de ellas consta de una estructura de doce monitores cuyas pantallas proyectan combinaciones aleatorias de las imágenes creadas por el artista. A ellas se suman las capas de música compuesta por Eno, que también se emiten lentamente en combinaciones aleatorias. El efecto doble es el de ver una pintura luminosa que fluye como la música, con la sensación de estar rodeado de una música que se asienta en el espacio. Los “77 millones” del título se refieren a las combinaciones posibles de imagen y sonido: se estima que el espectador tendría que pasar 450 años delante de la muestra para experimentar dos veces la misma combinación visual y auditiva. 

“De alguna manera quiero generar arte conceptual. Quiero cosas que me cambien físicamente”. “La gente usa música todo el tiempo, para bailar, llorar. Yo quería hacer música para pensar”, definió el productor para referirse a su trabajo.

Por su parte, The Ship reúne tres de los principales aspectos de su obra: música, instalación y composición de canciones. La instalación toma como punto de partida conceptual el hundimiento del Titanic, la Primera Guerra Mundial y, según aclara el artista, “la oscilación constante de la humanidad entre la arrogancia y la paranoia, la entrega y el control”. Además, agrega: “Pensé en los vastos campos de Bélgica en donde se libró agónicamente la Primera Guerra y en el vasto y profundo océano en el que se hundió el Titanic; y qué poca diferencia supuso toda aquella esperanza y decepción humanas. Ellos (los campos y el océano) persisten y nosotros pasamos en una nube de parloteo”. The Ship es también el título de su último disco, editado el 29 de abril de 2016.

Eno concluyó su encuentro al sostener que el objetivo de sus obras “es lograr que la gente se entregue”. Si lo logra o no, quedará a criterio del público.