CIENCIA PROYECTO PROMETEO

Alumnos porteños lanzarán una cápsula espacial desde La Pampa

Asisten a la Escuela Técnica Nº 10 Fray Luis Beltrán. Buscan tomar una foto de la Tierra desde la estratósfera, a 45 mil metros de altura.

PERFIL COMPLETO

Foto:Enrique Manuel Abbate
Luego de un año y medio de trabajo, la ansiedad y la expectativa de los estudiantes de la Escuela Técnica Nº 10 Fray Luis Beltrán de la Ciudad de Buenos Aires llegarán a su fin hoy con el lanzamiento en La Pampa de la cápsula espacial Kronos 2, que ellos mismos fabricaron para filmar y tomar fotos de la Tierra desde la estratósfera, a 45 mil metros de altura.
La cápsula se elevará gracias a un globo de helio de 2,5  metros de diámetro al momento del despegue. “A medida que la cápsula vaya subiendo, la presión atmosférica descenderá por la altura. El globo, para nivelar la variación de presión, aumentará su diámetro”, describió el profesor e ingeniero mecánico Héctor Escola, quien desde los 15 años sueña con esta idea, que materializó con sus alumnos en el proyecto Prometeo.  
Cuando el globo alcance una altura de 45 kilómetros, estallará y comenzará el descenso. La cápsula hará una caída libre de 3 mil metros (200 metros por segundo) hasta que se abra el paracaídas para que comience un descenso controlado. “La cápsula está construida con un material similar al telgopor, pero más denso, y  adentro lleva todos los componentes electrónicos. Está recubierta por mylar dorado, que absorbe la temperatura de los rayos del sol y la mantiene adentro. Cuando vaya subiendo, la temperatura disminuirá hasta un pico de 60º bajo cero, y eso podría dañar la electrónica, por eso hubo que aislarla térmicamente”, detalló Demián Castro, uno de los creadores. Además, la cápsula cuenta con dos paneles solares para recargar las baterías de la cámara. El exterior es de policarbonato y absorberá el impacto del aterrizaje. Todos los materiales fueron sometidos a pruebas de ensayo que hicieron los chicos.
El vuelo durará cuatro horas y los estudiantes lo seguirán por tierra a través del navegador satelital que lleva la cápsula, que informará cada diez minutos la latitud, la longitud y la altura, lo que permitirá recuperar Kronos 2 una vez que caiga. “En la parte de arriba le colocaremos unas semillas para ver si sufren alguna mutación al estar expuestas corto tiempo a los rayos ultravioletas e infrarrojos”, comentó la estudiante Andrea Sosa. También harán mediciones de ozono, temperatura y presión.
En noviembre lanzarán la Kronos 1, de mayor tamaño, que hará un vuelo de tres días desde el centro del país hasta Uruguay. El proyecto puede tener una aplicación comercial en la toma de imágenes aéreas de campos o inundaciones a bajo costo. “Se llama Prometeo porque era el dios griego amigo de la civilización y quien indicó el camino a seguir. Y ésa es la idea del proyecto y de la escuela, que ya se cumplió, alguna semillita logramos que prendiera”, concluyó Escola.

Cecilia Farre