CIENCIA

Análisis del sentimiento social

PERFIL COMPLETO

Charles Xavier, el profesor X de X-Men, tenía el mayor poder de todos: era telépata, lo que le permitía leer, influir y hasta controlar la mente de los demás, así como tomar sabias decisiones. Su gran aliado era Cerebro, una máquina a la que se conectaba a través de un casco. El poder sobrehumano con el que se creó este personaje en 1963, y que era sólo ciencia ficción, ya no lo es. Con el fenómeno de Big Data se crearon soluciones tecnológicas que alcanzan su poder: la posibilidad de leer millones de datos en tiempo real, analizarlos y establecer patrones valiosos.
Una cosa son sus capacidades y otra su uso, que es donde reside la importancia de esta nueva tendencia, llamada “análisis de sentimiento social”. Nuestro Cerebro es posible gracias a la nube, y se alimenta de datos no estructurados que se generan cada vez más desde lo móvil, como una tendencia potenciada por lo social, y que son analizados en tiempo real. Un sistema alimentado por las cuatro megatendencias actuales de mercado: cloud, analítica, social y movilidad. El 60% de las personas toca su celular al menos una vez al día, mientras sólo el 64% tiene acceso a agua potable. Para 2015, la mitad de la fuerza laboral estará formada por aquellos para los que un teléfono móvil es la extensión de su cuerpo y que usan activamente las redes para consultar opiniones antes de realizar compras, escoger restaurantes o probar vinos, opinar acerca de un mal servicio, hacerle buena publicidad a una tienda, crear el equipo de fútbol ideal y protestar o impulsar abiertamente políticas públicas.

Ahora cualquier persona tiene el poder de cambiar el juego, bien sea opinando o escuchando. Por ejemplo, en la Copa Confederaciones de Brasil 2013, IBM creó una aplicación para que el técnico de la selección brasileña conociera en tiempo real lo que los fans opinaban durante los partidos. Además de gritar apasionadamente frente al televisor, hoy se puede opinar en Twitter con la certeza de ser “escuchado”. Si se aplica a un debate presidencial, el candidato podría saber si su posición frente a un tema viral impacta positiva o negativamente en su propuesta política.

Las empresas o entidades que aún no se deciden sobre su estrategia social de negocios están desaprovechando la oportunidad de habilitar un canal ágil, espontáneo y lleno de recursos para entender a sus consumidores como nunca antes. El 79% de las 500 empresas de Fortune lo hacen y logran detectar necesidades de usuarios, mejorar sus servicios o productos y tomar decisiones en el momento oportuno. Sin duda nos deparan nuevas oportunidades como ciudadanos, fanáticos, consumidores o innovadores. Esperemos que aparezcan muchos profesores X que comprendan el potencial del nuevo Cerebro de nuestra época.

*Director de Marketing, Comunicaciones y Ciudadanía Corporativa de IBM Argentina.



Ignacio Vaca De Osma