CIENCIA PREOCUPACION DE EXPERTOS

Argentina no logra reducir el número de muertes maternas

Desde 1990, la cifra se mantiene en 300 fallecimientos anuales. Los abortos inseguros, las hemorragias y la sepsis, entre las causas.

Foto:

Hace veinte años que la mortalidad materna no desciende en Argentina y de continuar con esta tendencia no será posible cumplir con el compromiso asumido frente a los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas de llegar a la tasa de 13 muertes por 100 mil nacidos vivos (en 2011 fue de 44 por cada 100 mil nacidos vivos). Esta es la dura advertencia que lanzaron cerca de 300 profesionales de la salud reunidos durante la jornada “Situación y perspectivas de la mortalidad materna en Argentina”, organizada por Alianza Argentina para la Salud de la Madre, Recién Nacido y Niño (Asumen).

“Técnicamente hay una tendencia amesetada, sin cambios significativos. Lo que se hubiera esperado en todos estos años es que el nivel de mortalidad materna hubiese descendido, no sólo porque Argentina asumió compromisos internacionales sino porque hace mucho tiempo se sabe que las muertes maternas son evitables”, explicó Silvina Ramos, coordinadora del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva y miembro de Asumen.

Aunque Argentina está lejos de cumplir la meta de reducir las muertes maternas en tres cuartas partes para 2015, hay otros países de la región como Uruguay, Brasil, Honduras y Perú que ya la alcanzaron o están cerca de lograrlo. “Perú es un país más pobre que Argentina y sin embargo, las intervenciones y políticas que desplegó en los últimos años le han permitido bajar la mortalidad materna”, ejemplificó Ramos. “El problema es que la mortalidad materna nunca fue una prioridad en la agenda política argentina. Eso se nota y tiene sus consecuencias”.

Causas. Alrededor del 95% de la mortalidad materna en Argentina y América latina pueden prevenirse con los conocimientos que tienen los países hoy en día. La estructura de causas de las muertes maternas no ha variado en las últimas décadas. Las complicaciones relacionadas con el aborto inseguro continúan como primera causa obstétrica. “El resto son hemorragias, hipertensión inducida por el embarazo y sepsis. La causa que está aumentando y que nos debería llamar a preocupación son las muertes obstétricas indirectas. Se trata de la muerte de mujeres embarazadas que tienen una patología de base y que el embarazo o parto agrava y le termina produciendo la muerte. Entre las muertes obstétricas indirectas puede haber muchas situaciones que podrían evitarse si esas mujeres tienen acceso a la interrupción del embarazo en los casos que tiene previsto el Código Penal argentino”, sostuvo Ramos.

Durante la jornada, se debatieron ejes comunes para la reducción de la mortalidad materna como reducir la inequidad geográfica, económica y social, ya que las mujeres en Formosa y Jujuy tienen catorce veces más riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo o parto que las mujeres que residen en la ciudad de Buenos Aires. Otras de las intervenciones analizadas fueron: mejorar el manejo de la emergencia obstétrica y el acceso a la salud, legislar para que en todos los países la interrupción voluntaria del embarazo sea segura más allá de su legalidad jurídica y destinar mayores recursos a las políticas de salud sexual y reproductiva.


Redacción de Perfil.com


Temas: