CIENCIA INFORME DE LA UNION INTERNACIONAL DE COMUNICACIONES

Argentina sólo usa la décima parte del espectro radioeléctrico recomendado

El país tiene apenas dos frecuencias asignadas a comunicaciones móviles, mientras la cantidad de usuarios y datos no para de crecer. No hay nuevas licitaciones desde 1999.

PERFIL COMPLETO

En sólo diez años, la industria de telefonía móvil en Argentina pasó de tener el 30% de penetración al 140%, es decir que hoy hay cerca de 40 millones de líneas activas en el país. De esas, casi un tercio corresponden a smartphones. Además del incremento de usuarios, los servicios fueron evolucionando de ser sólo llamadas y mensajes de texto a la posibilidad de acceder a internet móvil, redes sociales, chat, aplicaciones, videos y música.
Los servicios de telefonía dependen de una triple variable: inversión en infraestructura por parte de las operadoras, despliegue de nuevas antenas y disponibilidad de espectro radioeléctrico. Argentina cuenta hoy con la misma cantidad de espectro disponible que desde el principio de las comunicaciones móviles cuando sólo se transmitía voz, lo que la ubica en los últimos lugares de la región, muy por debajo de países vecinos como Chile y Brasil.
Este dato se desprende de un nuevo informe de 4G Américas, la organización que promueve la adopción de 4G (servicios de cuarta generación) en todo el continente, que desarrolló un análisis de las recomendaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) sobre la disponibilidad de espectro recomendado para atender las necesidades de los nuevos servicios de transmisión de datos.
La recomendación de la UIT para 2015 es de 1.148 megahertz (MHz) para distribuir entre todas las operadoras de cada país. Sin embargo, la Argentina cuenta en la actualidad con 170 MHz, que equivale a 14,62% de lo recomendando por la UIT, de los cuales 37,5% están sin uso en manos de la empresa Arsat dependiente del Estado nacional. Brasil, Chile y Estados Unidos cuentan con valores cercanos a los 500 MHz disponibles.

Cultura local. “En Argentina, el panorama se complica porque es el país de la región que hace punta en uso de datos. En la región, el 29% de los ingresos por usuario son por datos y el resto por voz. En cambio, en Argentina es del 43% por datos, mucho más que el promedio, aunque dispone de uno de los espectros más limitados”, describió Erasmo Rojas, presidente de 4G Américas. Para Rojas, una de los posibles soluciones es que el Gobierno subaste el año entrante frecuencias de 1.7 a 2.7 Ghz, que descomprimiría a las bandas actuales asignadas a 2G y 3G.
Sobre el informe, el analista Enrique Carrier, agregó: “Tampoco se destaca Argentina a la hora de comparar las distintas frecuencias asignadas para comunicaciones celulares. Quienes más tienen son Brasil, Uruguay y Puerto Rico, todos con seis. Argentina, Honduras y Panamá, apenas tienen dos, siendo los tres los países con menos frecuencias”, explicó. Para Carrier avanzar en este tema no implicará resolver la totalidad de los problemas que afectan hoy a los celulares en Argentina: “Otorgar nuevas frecuencias es apenas un puntapié inicial que requerirá inversiones adicionales en la red para su utilización al tiempo que demandará también la venta de nuevas terminales que puedan capitalizarlas”.
Los analistas también señalan el reciente anuncio de la venta del paquete de control de Telecom Argentina, el 22,7% de la compañía en manos de Telecom Italia, al fondo de inversiones Fintech, como una operación que podría destrabar el acceso a mayor espectro y diálogo con gobiernos locales por el despliegue de antenas.



Martina Rua