CIENCIA

Arsat-1 deja Bariloche e inicia su viaje al espacio

El primer satélite geoestacionario argentino parte hoy a Guayana Francesa para su lanzamiento en octubre. PERFIL habló con Matías Bianchi, presidente de ArSat.

PERFIL COMPLETO

Con un festival popular, espectáculos, feria de ciencias y al son de los temas de La Mancha de Rolando, el primer satélite geoestacionario construido en Argentina se despidió del país y de la tierra en donde se fabricó, San Carlos de Bariloche. El avión ucraniano Antonov que lleva al Arsat-1 hasta Guayana rancesa para su lanzamiento el 16 de octubre, despegará hoy previa escala en Ezeiza para cargar combustible. “En un comienzo era casi una idea loca decir: ‘voy a construir un satélite en Argentina’. Fueron muchos años y ahora es como cuando uno va en un río ancho que se mueve lentamente y de golpe viene una catarata. Cada paso es una emoción fuerte. Todos los que participaron en el desarrollo de este satélite están conmovidos”, le dijo a PERFIL Matías Bianchi, presidente de la compañía satelital estatal ArSat.

El Arsat-1 brindará servicios de telecomunicaciones y será el primero del país en tener una órbita geoestacionaria; es decir, que se mantendrá a 36 mil kilómetros de distancia sobre un punto del planeta con un movimiento sincrónico con el de rotación de la Tierra. Hasta el momento, estos servicios de internet, telefonía y televisión digital se brindaban por medio del alquiler de satélites de otros países.

El satélite especificado por ArSat y diseñado e integrado por Invap, dejó la sede de esta última empresa estatal en Bariloche en un convoy de cuatro camiones, uno para el satélite y los restantes para el material técnico necesario para su manipulación. En el aeropuerto de la ciudad rionegrina aterrizó en la mañana de ayer el Antonov AN-124 que fue recibido con un bautismo de agua por lo bomberos. El avión suele usarse para el traslado de locomotoras, fuselaje de aviones y cargas de gran magnitud.

Embalado en un contenedor acondicionado, el satélite ingresó mediante una rampa por la proa del avión, mientras que el resto de los materiales lo hicieron por popa a través de rieles ubicados sobre la pista, tal como informó ArSat. Mide 3,92 metros de alto, más de 16 metros de largo con los paneles solares extendidos y pesa tres toneladas. Para su construcción se utilizaron materiales como la fibra de carbono reforzada con plástico, titanio aluminio. Tendrá una vida útil de 15 años.

“La inversión del Arsat-1 está en el orden de los US$ 260 mi l lones con lanzamiento y seguro; es decir, con el satélite ya puesto en órbita”, afirmó Bianchi. En la ceremonia oficialde ayer estuvieron presentes el jefe de Gabinete, Jorge Capitanichquien aseguró que la inversión se recuperará en cuatro años, y el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao. Una vez en Guayana Francesa, el satélite será trasladado hasta Kourou donde se encuentra el centro espacial de Arianespace. “Para el lanzamiento, que es un punto crítico, tenemos contratada a la empresa con el mejor historial de seguridad: tiene más de cuarenta lanzamientos seguidos sin fallos. Después, viene un proceso de tres semanas donde el satélite debe responder y ponerse en órbita. Cada pasito es una confirmación, un festejo”.

—¿Qué ensayos se realizarán en Guayana Francesa?
—Hay que limpiar los tanques, cargar el combustible y hacer algunas pruebas de los sistemas. El satélite hasta el momento del lanzamiento se encuentra conectado a un grupo de computadoras que están constantemente verificando la electrónica. No son pruebas físicas como las que se hicieron en el Centro de Ensayos en Alta Tecnología donde se simuló todo lo que va a sufrir el satélite en su hostil camino, como la vibración del lanzamiento. 

—¿Qué servicios ofrecerá?
—El satélite prácticamente está vendido porque vamos a dar los mismos servicios que ya estamos dando hoy sobre satélites alquilados. Por estar diseñado específicamente para que la huella esté sobre Argentina va a tener más potencia disponible que otros satélites. Eso es una diferencia del orden del 10%, pero no es un cambio sustancial ni de telefonía de servicios. 

—¿El satélite va a mejorar el servicio de telefonía celular?
—No va a resolver el problema de las comunicaciones de celulares en general. Sí va a solucionar temas puntuales en zonas aisladas. Si estás en una zona alejada el satélite te permitirá tener el servicio.



Cecilia Farre