CIENCIA DEBATE EN EL SENADO

Avanza un proyecto de ley para que la red sea abierta y neutral

Se busca controlar a los proveedores de internet y que el usuario pueda acceder a todos los contenidos de igual manera. Quejas de empresas.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

La regulación de internet está en la agenda de todos los gobiernos del mundo. Y aunque en Argentina aún no existe una ley general sobre el tema, comienzan a tratarse temas intrínsecos a su funcionamiento. Esta semana la discusión en torno a la “neutralidad en la red” llegó al Senado. Al menos cinco proyectos elaborados por senadores de distintas bancadas fueron unificados con el objetivo de elaborar una ley consensuada, que permita una nueva regulación de los servicios de internet.

“La neutralidad en la red es un principio que implica que los prestadores de conexión (ISP) deben garantizar a sus clientes la velocidad contratada, independientemente de los sitios, plataformas o contenidos a los que estos accedan”, explicó Eleonora Rabinovich, directora de la Asociación por los Derechos Civiles. Diversas compañías en todo el mundo están dispuestas a pagar a las proveedoras de internet una tarifa más elevada para que los usuarios accedan más rápido a sus contenidos que a los de la competencia, lo que acabaría con la idea de una red “neutra”.

Enrique Chaparro, presidente de la Asociación Vía Libre, quien participó del plenario en el Senado, advirtió los puntos polémicos que en su opinión presentan los borradores alcanzados. “No hay una única interpretación del concepto de neutralidad de la web, y algunas de las propuestas se desvían hacia el tratamiento de los contenidos que se transmiten, lo que excede a la discusión”. Para ejemplificar, Chaparro explicó que si se piensa en un puesto de peaje, con esta ley se debería buscar que todos los autos pasen con la misma velocidad y sean atendidos de igual manera. “No se trata de ver qué llevan adentro y cobrarles de acuerdo a eso”, dijo.

Nuevas reglas. El debate sobre la articulación del proyecto de ley enfrenta dos posiciones. La primera, apoyado en el plenario por Horacio Granero, director de posgrado en Derecho de Alta Tecnología de la Universidad Católica Argentina, sostiene que “los prestadores de servicios de telecomunicaciones, públicos o privados, que brinden servicios de conectividad mediante cualquier modalidad o soporte no podrán bloquear, interferir, discriminar, entorpecer, degradar o restringir arbitrariamente la utilización, envío, recepción, ofrecimiento o acceso a cualquier contenido, aplicación, servicio o protocolo legal, salvo orden judicial o expresa solicitud del usuario”. Granero subrayó que se pretende defender a los usuarios de elementos que puedan causa daño, como por ejemplo la difusión de una mentira o de pornografía infantil.

La segunda posición, a la que suscribió Chaparro, se expresa a favor de la redacción de ese artículo, pero eliminando algunos términos como la palabra “arbitrariamente”, que pueden dar lugar a diferentes interpretaciones. “¿Quién decidirá qué es arbitrario y qué no?.”, se preguntó el especialista. “Se abre a interpretaciones que pueden poner en peligro derechos fundamentales de las personas”, agregó.

En mayo, la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. propuso modificar el principio vigente de simetría y habilitar a que las prestadoras de conexión cobren un excedente para lograr el acceso más veloz a ciertos contenidos, propuesta que fue condenada por los ‘titanes’ de internet como Google, Facebook y Yahoo. De hecho, Netflix le pagó a Comcast para llegar con mayor potencia a los hogares de sus abonados, dejando en desventaja a jugadores menores.
Esta semana Tim Berners-Lee, el creador de la World Wide Web, declaró que permitir la diferenciación de tráfico en la red supondría un freno importante para la innovación. “La existencia de vías rápidas en internet sería una especie de soborno de algunas empresas hacia los ISP, el tema tiene otras implicaciones bastante serias y técnicamente complejas”, reconoció el experto.

El marco regulatorio de la web está en plena construcción en Argentina y el mundo. Brasil aprobó en abril un Marco Civil de Internet que consagra el principio de la neutralidad de la red. El debate sobre ciberseguridad, derecho a la privacidad, derechos de autor sobre obras digitales y la neutralidad de la red, entre muchos otros, irán delineando la web del futuro.

Contenidos polémicos
Dentro del marco de reglamentación de internet avanza en Diputados un proyecto de ley de eliminación de mensajes que fomenten la explotación sexual y la trata de personas que ha generado polémica desde distintos sectores.“Bajo la incuestionable vocación de poner fin a situaciones de trata, se propone un proyecto inútil para ese objetivo y peligroso para la libertad de expresión”, opinó Bea Busaniche de Vía Libre. El proyecto establece la prohibición de “todos los avisos, publicaciones, publicidades que promuevan la oferta sexual o hagan explícita o implícita referencia a la solicitud de personas destinadas al comercio sexual, a través de cualquier medio de comunicación”, incluyendo internet. “Este proyecto no es inocuo y provocará un daño a las trabajadoras sexuales que día a día luchan por el reconocimiento y ejercicio de sus derechos”, opinó Georgina Orellano, secretaria General de la Asociación de Mujeres Meretrices.



Martina Rua