CIENCIA REPERCUSIONES DE LA ENTREVISTA DE PERFIL

Becarios en alerta: temen ajuste en el Conicet

Un sector de la comunidad científica se movilizó contra las declaraciones del nuevo presidente, Alejandro Ceccatto, quien había asegurado que el organismo “es inviable”.

En una entrevista publicada por PERFIL la semana pasada, el nuevo presidente del Conicet, Alejandro Ceccatto, afirmó que “la institución es inviable si no afronta reformas profundas”. Y propuso redoblar el apoyo a investigación aplicada, discutir el crecimiento de la institución y cómo disminuir la burocracia. Rápidamente varios grupos gremiales salieron a responderle.
Los primeros fueron la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados de Buenos Aires. “Quedamos muy preocupados tras las declaraciones de Ceccatto porque se plantea un ajuste, con recortes de becas de doctorado y de ingreso a carrera de investigador”, sostuvo la delegada Lucía Maffei. Por otra parte, si bien admitió que se lograron ciertas reivindicaciones, también afirmó que los becarios no tienen la mayoría de derechos de cualquier trabajador en blanco. Y propuso un sistema que los reconozca con la modalidad de contrato a término, como ocurre con las residencias médicas.
Por su parte Flavio Sives, delegado de ATE Conicet explicó que “tras lo que dijo Ceccatto sobre más investigaciones aplicadas, creemos que beneficiará a empresas como Monsanto o Grobocopatel”. Desde el gremio no creen que vaya a haber recortes ni despidos inmediatos, pero sí que se acentuará la tendencia hacia un Conicet funcional a los capitales económicos. “Seguramente quienes no hagan servicios a terceros, sentirán la asfixia económica”. Por otra parte, ya prevén un corte de las discusiones sobre paritarias que mantenían con la conducción anterior.
Para Roberto Etchenique, investigador del Conicet y profesor de Exactas-UBA “aunque en los últimos años se ha mejorado perceptiblemente, creo indispensable reformas como la eliminación de los tiempos de permanencia para las promociones, que deberían darse exclusivamente por calidad y antecedentes y no por tiempo transcurrido. Además, las entradas deberían ser por CV, no por edad”.
Otro punto que propone este científico es que las becas no deberían ser solamente “doctorales” sino sumar becas de grado, especialmente para carreras científicas donde haya más necesidad de investigadores jóvenes. También planteó reducir las atribuciones de la burocracia y pasarlas a las comisiones asesoras científicas que son las que conocen las tareas de investigación. El experto consideró preocupante “que el plan original de crecimiento del 10% anual, con 35 mil agentes para 2019, se haya reducido a 30 mil porque esas cinco mil personas menos que lo previsto son un ahorro que, además de ser irrisorio significa –sin duda– menores posibilidades para el país”.
Otro investigador, que prefirió no identificarse, consideró que “Ceccatto dijo cosas interesantes: sumar tecnólogos y expertos en ciencias aplicadas. Pero hay temas que las nuevas autoridades no mencionan: por ejemplo, la cantidad de investigadores y becas que se les da a universidades privadas que, a diferencia de las públicas, no aportan cargos de dedicación exclusiva”.
Tanto JCP-Buenos Aires como ATE Conicet se encuentra en estado de alerta y ya solicitaron reuniones con las nuevas autoridades para plantearles sus preocupaciones.

Enrique Garabetyan