CIENCIA TECNOLOGIA EDUCATIVA

Buscan desarrollar apps para ayudar a los discapacitados

Expertos dicen que hay un gran déficit de apps para smartphones y tablets que sean útiles para personas con capacidades diferentes.

Foto:Gentileza ASDRA

En las tiendas online de apps para smartphone hay, literalmente, cientos de miles de aplicaciones disponibles pagas y gratuitas para todo tipo de gustos y usos. Sin embargo, esa abundancia de opciones se achica hasta casi desvanecerse si se trata de apps pensadas para ser utilizadas por personas con alguna discapacidad, intelectual o física.


“Hay un déficit muy importante de este tipo de programas para smartphones y tablets. Incluso, hay pocas opciones en otros idiomas”, le explicó a Perfil Marcelo Varela, vicepresidente de la Asociación Síndrome de Down de la Argentina (Asdra). Justamente para llenar ese vacío, desde distintos estamentos se suelen organizar actividades para estimular a los programadores a crear nuevas apps para discapacitados.


“En ese marco, nosotros apoyamos acciones como el reciente Primer Hackaton por la Inclusión”, comentó Raquel Godoy, responsable de Ciudadanía Corporativa de la empresa IBM. “Incluso, una app diseñada por nuestros programadores –pensada para estimular en los chicos el desarrollo emocional– fue muy exitosa, logró más de  seis mil descargas; y hasta fue traducida al inglés”.
El evento intensivo de programación fue coorganizado por el Ministerio de Desarrollo Social de Nación, Asdra e IBM. Y convocó a 150 participantes, divididos en doce equipos interdisciplinarios, que tuvieron la misión de esbozar, en menos de 48 horas, una solución original,  capaz de ayudar a resolver una necesidad educativa para este grupo de personas.


Los ganadores se llevaron interesantes premios, además de la certeza de que su creación quedará disponible para ser utilizada, en forma gratuita, por miles de personas discapacitadas y sus familias.

Varela fue el encargado de abrir la reunión, contándoles a los expertos en software las particulares características que deben reunir estas apps. “Por ejemplo, son usuarios muy sensibles a los mensajes de aliento y suceptibles a los de error. Por eso hay que ser cuidadosos con los textos e imágenes que se eligen para cada pantalla. También hay que evitar el uso de diseños con metáforas o ideas abstractas: cuanto más práctico y concreto sea todo, mejor”.


Según los organizadores, los desarrollos más prometedores se enfocaron en representar situaciones de la vida cotidiana para que los chicos aprendan jugando cómo desenvolverse en diversas situaciones. Desde caminar por la calle y utilizar medios de transporte, hasta hacer compras, entre otras habilidades.


En ese mismo sentido, Leonardo Russo, estudiante de sistemas de la UADE, armó el Blind Communicator, una app pensada para facilitar el uso de smartphones por no videntes. “Es una aplicación de código libre, que ya está disponible y a la que se le pueden dar órdenes habladas. Además usa el sintetizador de voz para “leer” las pantallas en voz alta y facilitar el uso de la agenda, escuchar música o navegar por internet”.



Enrique Garabetyan