CIENCIA PELIGRAN TRES MIL EMPLEOS

Cayeron un 50% las ventas de paquetes turísticos al exterior

La combinación entre devaluación y el menor poder adquisitivo produjo una caída del 50% en los viajes de los argentinos al exterior, según los datos de emisiones de tickets al exterior a través de IATA en abril. En mayo esa caída fue del 45%, en línea con las bajas del primer trimestre.

“La caída viene desde enero por la combinación del 35%, más la devaluación. Ahora los viajes compiten con el que puede acopiar para ahorro con el 20% de recargo”, explicó Fabricio Di Giambattista, presidente de la Asociación Argentina de Agentes de Viaje y Turismo (Aaavyt), durante su congreso anual en Termas de Río Hondo, Santiago del Estero.

Otro de los factores que influye en la baja es que buena parte de los viajes que se realizan hoy se compraron el año pasado con mucha anticipación. Esa venta anticipada por parte de las agencias llega hasta junio y julio de este año, la temporada alta europea.

El jogo bonito en Brasil tampoco termina de convencer a los pasajeros por la suba de los precios para el destino mundialista, aunque lo que los visitantes no compran, lo está empezando a absorber el turismo corporativo. “Hay más empresas que están comprando esos pasajes para promociones, clientes, por eso las ventas corporativas tampoco cayeron”, detalló el economista Pablo Singerman, a cargo del Observatorio Turístico de la Aaavyt.  

Las agencias reconocen que la caída más fuerte se da respecto de 2013, pero aclarar que fue un año atípico por compras extra gatilladas para la expectativa de un encarecimiento del turismo post elecciones. Comparada con 2012, contaron en una agencia mayorista, la caída es de entre el 20 y 30%, fuerte, pero no tan abrupta como contra el año pasado.

Despidos. Los agentes de viaje se reunieron con el ministro de Economía, Axel Kicillof, hace dos semanas y le plantearon el cuadro de caída de la actividad del turismo al exterior posdevaluación y además presentaron un cuadro preocupante desde la perspectiva del empleo.

Según los datos del sector, hay más de 500 despidos “corroborados” y una perspectiva de riesgo para más de 3 mil puestos más “si no se ve un cambio en la política económica”, que se suman a una expectativa de achicamiento en las agencias que operan en el segmento emisivo.

Según una encuesta de expectativas del Observatorio de Turismo de la Aaavyt, el 50% prevé reducción de personal en el próximo trimestre, el 47% seguirá sin cambios y el 3% tomará personal. “Están cerrando más agencias de las que abren”, explicó Di Giambattista sobre la tendencia del sector.

No obstante, en el sector recibieron con ‘esperanza’ la noticia del acuerdo con el Club de París que, de descomprimir la urgencia de divisas, podría generar un alivio al cepo del dólar.

Pero las agencias no son optimistas, por el momento, según un relevamiento realizado en la primera parte del año: 70% cree que la situación económica general empeorará, mientras que el 27% cree que se mantendrá sin cambios y sólo el 3% consideró que mejorará.

Entre las razones está el comportamiento del mercado interno. “Hay gente que tiene plata, pero no la está gastando por una cuestión de expectativas sobre el tipo de cambio o el empleo”, explicó el economista del Observatorio de Turismo, Pablo Singerman.

Con esas cifras fueron a la reunión con Kicillof, donde también se reclamó fortalecer la estructura de agencias de viaje nacionales con un régimen especial para la intermediación. El sector quedó a la espera de la respuesta de Kicillof, que tiene entre sus consultores de cabecera a Aerolíneas y Mariano Recalde para chequear las tendencias y también al fundador de Asatej, Juan Pablo Lafosse, un ex Aerolíneas que integra su equipo de asesores.

Sobre el cierre del Congreso de Agentes de Viaje y Turismo se señaló que no hay perspectivas de acuerdo con los bancos para mejorar las condiciones de financiación con tarjeta de crédito.

 

Sobreprecios para el Mundial

Auto, motorhome son las opciones que exploran los argentinos que no se resignan a perderse un mundial de fútbol “acá nomás”. Los precios son altos, aunque bajaron, mientras que se espera que se pongan en marcha las ofertas de último momento para viajar a Brasil 2014.

“El producto es caro comparado con otro destino, pero el mundial es una vez cada cuatro años”, ponderó el presidente de la Aaavyt, Fabricio Di Giambattista. Las aerolíneas, así como los hoteleros brasileños, intentaron sacar una diferencia. Cuando las agencias o los viajeros individuales pudieron entrar a reservar sus pasajes, los vuelos de Aerolíneas, Lan y Tam rondaban los US$ 1.500. La cifra, exorbitante para un pasaje a Río de Janeiro que fuera de temporada y mundial podía conseguirse a US$ 400, hoy se acomodó en unos US$ 700. “Tuvieron que bajar las tarifas porque no había mercado”, explicó el representante.



Redacción de Perfil.com