CIENCIA REPERCUSIONES TRAS EL TEXTO DEL PAPA

Científicos argentinos a favor de la encíclica ‘verde’ de Francisco

Por Cecilia Farré | Los especialistas destacaron la responsabilidad que el documento adjudica a la actividad humana en el cambio climático, contra los argumentos negacionistas. Esperan que su impacto logre un cambio cultural.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Ambientalistas y especialistas en cambio climático de la Argentina celebraron la encíclica del papa FranciscoLaudato si’ (Alabado seas) “sobre el cuidado de la casa común” y destacaron, en especial, la responsabilidad que le adjudica el documento a la actividad humana en el calentamiento global. Los expertos esperan que la influencia del Pontífice favorezca un cambio cultural en las personas para que reclamen a sus gobiernos decisiones más profundas.

“Damos la bienvenida a la encíclica en la que la mayor autoridad de la Iglesia Católica confirma lo que algunos grupos conservadores, especialmente en Estados Unidos, siguen negando, que el cambio climático es obra de la mano del ser humano, que es lo que venía diciendo la ciencia”, expresó Martín Prieto, director ejecutivo de Greenpeace Andino (Argentina, Chile, Colombia). “El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) lo viene repitiendo permanentemente, el cambio climático no es un fenómeno natural. Este es el producto de un abuso del ser humano sobre la naturaleza, que va a cambiar el mundo que conocemos si no actuamos rápido y de modo radical”, agregó.

Desde la Fundación Ambiente y Recursos Naturales, su director ejecutivo, Andrés Nápoli, indicó que “el llamado del Papa propone un gran cambio cultural, transformar la idea arraigada del señorío humano sobre la naturaleza, que está sólo a su servicio para cumplir con sus necesidades”. Además señaló que “la encíclica  es un gran programa ambiental tanto para la política internacional como nacional”.

Acción. Aunque en ocasiones la ciencia y la religión no se llevan, en materia de cambio climático parecen estar de acuerdo. Así, para el doctor en Ciencias Meteorológicas y miembro del comité ejecutivo del IPCC, Vicente Barros, la encíclica “es muy oportuna”, en referencia a la próxima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático que se realizará en diciembre en París y en donde se espera que los países renueven el Protocolo de Kioto, destinado a reducir las emisiones de gases causantes del calentamiento global.

“Me parece fantástico que el Papa haya elaborado un documento tan detallado y que haya consenso respecto de que el cambio climático es acción del ser humano. El estuvo leyendo los informes del IPCC y sabemos que el incremento de las temperaturas que ya se está dando, el derretimiento de los hielos, el aumento del nivel del mar, de las olas de calor y de lluvias extremas en esta zona son causa de la acción del hombre por la emisión de gases de efecto invernadero”, expresó Matilde Rusticucci, directora del Departamento de Ciencias de la Atmósfera y los Océanos de la FCEyN (UBA) y miembro del IPCC. Rusticucci comentó que como científica no le molesta la injerencia del Papa en este tema. “Es un líder mundial muy escuchado. Es importante que un líder de cualquier religión se manifieste sobre cambio climático porque afecta la paz mundial. Ojalá su mensaje influya”.

Para Raúl Estrada Oyuela, miembro de la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente y quien presidió las negociaciones del Protocolo de Kioto entre 1995 y 1997, este documento debería tener un gran impacto en la gente para que los gobiernos reaccionen ya que no lo harán porque lo dice el Papa. “Hay un gran cinismo en el ambiente internacional, se manejan por intereses”. Además de argumentos científicos, la encíclica menciona documentos políticos y tratados firmados entre los países. “El documento hace referencia a la necesidad de un régimen de normas que asegure que no se produzcan daños y que haya un sistema de gobernanza ambiental”, apuntó.

Según Diego Moreno, director de la Fundación Vida Silvestre Argentina, “el mensaje es muy importante porque pone en contexto el debate sobre el cambio climático como un tema ético con implicancias sociales y económicas, más allá de la cuestión ambiental”. Una encuesta realizada el año pasado por FVS halló que al 73% de los argentinos le preocupa el ambiente “pero también observamos que del dicho a la práctica hay un salto grande”, explicó Moreno. Por eso la necesidad de un cambio cultural, como plantea la encíclica.



Cecilia Farré