CIENCIA DE STEPHEN HAWKING AL ARGENTINO ALBERTO ROJO

Científicos explican las claves para ejecutar un penal perfecto

Hacer una carrera de más de tres pasos, tirar al ángulo y a una velocidad de 100 km/h; es la fórmula del éxito. Aunque en un gol también hay azar.

Aunque todos quieren ganar por la mayor diferencia de goles posible, es alta la probabilidad de que varias de las instancias que restan del Mundial se definan por penales: según las estadísticas, casi el 30% de los partidos terminarán de esa manera. En un empate, los estudios de física, estadística y psicología cognitiva pueden hacer que los jugadores se vuelvan más eficientes a la hora de patear desde los doce pasos o hasta que el arquero acierte a qué palo jugarse en la volada.

En primer lugar, no hay que olvidar que –según le detalló a PERFIL el físico argentino Alberto Rojo– el fútbol incluye más suerte de lo que suele pensarse. “Hay estudios que muestran que los goles ocurren como si fuera un proceso perfectamente azaroso. Hay muchísimo más azar que en el tenis”. Para este egresado del Instituto Balseiro y profesor en la Oakland University, “los trabajos estadísticos muestran que el factor aleatorio tiene un 50% de injerencia en el resultado. Por lo tanto, podría afirmarse que la mitad de los goles son habilidad y la mitad suerte”.

Definición. En el caso de ir a penales, vale la pena que el entrenador siga los consejos del físico teórico y deportista aficionado Ken Bray. Según este investigador de la Universidad de Bath, en Inglaterra, “los futbolistas pueden mejorar las chances de convertir con una buena preparación física, mental y teórica”. Autor del libro “How to Score: Science & the Beautiful Game”, Bray dijo que “hay tres secretos para ganar un partido en esta instancia: que el entrenador determine quién tirará, que el pateador apunte al ángulo y que los futbolistas tengan una buena preparación mental previa” (ver recuadro).

Bray explicó que el arquero puede tirarse a uno de los palos y cubrir un área amplia. Sin embargo, el 28% de la superficie total del arco, queda fuera de su alcance físico. Si el shooter tira la pelota dentro de la “zona de alcance” del arquero, las chances de atajarla son cerca del 50%. Pero si se apunta al espacio “libre”, las probabilidades de convertir se elevan hasta el 84%.

El experto recomendó que el pateador apunte a unos tres metros del centro del arco y a 1,5 metros de altura, con la pelota saliendo con una inclinación de 16°. En cuanto a su velocidad, debería ser de alrededor de 100 km/hora.

El prestigioso físico inglés Stephen Hawking también realizó en un video que puede verse en YouTube un análisis estadístico sobre la fórmula para patear un penal perfecto. Según Hawking, “se necesita más potencia que efecto, por lo que se impone una carrera de más de tres pasos”. También afirmó que es preferible usar la cara interna del pie en lugar del empeine para pegarle a la Brazuca de manera de apuntar a los ángulos, “ya que el 84% de los penales direccionados a esas áreas son goles”.

En la misma línea, Jorge Flores Valdés, del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México, afirmó que “un buen pateador hace que la pelota tarde 0,3 segundos para recorrer la distancia desde el punto penal hasta la línea blanca”.

Arquero. La ciencia también ofrece tips a Sergio Romero y sus colegas. “Según la Teoría de Juegos, al arquero le conviene estudiar la historia de los pateadores, ya que en general tienden a tirar hacia el mismo lado”, explicó Rojo. Además, estudios muestran que si el arquero se mueve unos diez centímetros hacia un costado, aumenta un 10% la chance de que el tiro vaya al lado opuesto. “Por lo tanto, el arquero aumenta las chances de atajar si se corre un poquito a la derecha –antes del silbato– y luego se tira a la izquierda”.

Pero el azar siempre vuelve: el físico argentino recordó que, incluso en esta instancia, hay imponderables: “cuando el árbitro lanza la moneda para decidir quién tira primero. Ese afortunado tiene el 60% de chances de ganar”. Parece mejor confiar en la habilidad que pueda aportar Lionel Messi y el resto del equipo durante los 90 minutos de juego para hoy no tener que sufrir con los penales.

 

Preparación mental

El psiquiatra Roberto Ré le explicó a PERFIL que “durante los momentos clave de un partido la tensión y la ansiedad pueden crecer hasta volverse disfuncional y hacer que un jugador profesional yerre un penal”. Es que, según el experto, el estrés del momento puede afectar tanto la motricidad gruesa como la fina del jugador y generar así un error al momento de patearlo.

Ré, fundador de la Asociación de Trastornos de Ansiedad, dijo que es posible –para cualquier persona– lidiar mejor con la presión de ese momento a través del entrenamiento en diversas técnicas cognitivas, incluyendo la meditación, la visualización y la desensibilización. “Como ocurre con cualquier persona en una situación de fuerte estrés, el grado de entrenamiento que se tenga para controlar la vida emocional puede ayudar mucho a mejorar la eficiencia, por ejemplo, al momento de patear un penal”, sostuvo el experto.



Enrique Garabetyan