CIENCIA CONVOCATORIA 2017

Conicet: polémica por el cupo al ingreso de investigadores

El próximo año sólo serán 450, un 50% menos que en 2015. Y se priorizarán áreas estratégicas. Críticas desde las ciencias sociales.

Protesta. De los 498 becarios recomendados que no entraron por falta de presupuesto.
Protesta. De los 498 becarios recomendados que no entraron por falta de presupuesto. Foto:Juan Obregon
“Cuando se creó el Ministerio la consigna fue ciencia que sirva, que promueva el desarrollo económico y social, no ciencia por la ciencia misma”. Con estas palabras, el ministro de Ciencia, Lino Barañao, justificó los cambios institucionales que regirán a partir de este año.

El jueves el directorio del Conicet aprobó con un solo voto en disidencia (el de la doctora Dora Barrancos, representante por el área de Ciencias Sociales) las pautas para la convocatoria 2017 a la carrera de investigador, que pone un cupo al número de vacantes. De los aproximadamente 900 que ingresaban hasta 2015, en 2018 sólo serán la mitad.

“Los ingresos nuevos serán 450. Los cuales se asignarán de una manera alternativa a lo que era usual. El 50% de esos ingresos estarán dirigidos a temas estratégicos y tecnológicos, y el 50% a las grandes áreas de conocimiento”, detalló Alejandro Ceccatto, presidente del Conicet, en una rueda de prensa. “Además, para seguir avanzando en una política de federalización hemos establecido que de la totalidad de los cargos al menos un 30% irá para áreas no centrales”.

La convocatoria 2016 no establecía la cantidad de ingresos, lo que derivó en un conflicto con los becarios recomendados que no fueron incorporados por falta de presupuesto y en la toma del Ministerio, a fines del año pasado. “Con esto se trata de evitar malas interpretaciones. Que cada persona sepa exactamente cuál es la política del Conicet, que por otro lado como organismo descentralizado está sometido a las políticas del Ministerio”, explicó Ceccatto.

Acerca de las críticas de que las nuevas pautas suponen achicar el cupo a las ciencias sociales, el director del Conicet sostuvo que es un temor infundado: “El 50% de las grandes áreas se reparten en partes iguales, como siempre. En los temas estratégicos aparecen temas de áreas sociales, como por ejemplo tecnología de inclusión social”.

Sobre el conflicto por los 498 ingresantes a la carrera de investigación, que el año pasado no pudieron ingresar producto del recorte presupuestario, el funcionario enfatizó que ya comenzaron las negociaciones políticas para que los investigadores puedan insertarse a otros organismos del sistema científico, como el INTI, el INTA y el Instituto del Agua.  
“A los que tienen becas que se vencen el 31 de marzo se les extenderán hasta el 31 de diciembre. A quienes no pertenecen al programa de becas se les otorgarán becas extraordinarias. Por último, a los 19 becarios a los que no se les había comunicado que no habían sido recomendados por el directorio se decidió extenderles la beca por dos meses más para que puedan resolver dónde insertarse”, detalló Jorge Aguado, secretario de Políticas en Ciencia y Tecnología.

El jueves agrupaciones de científicos realizaron un “panquecazo” en la puerta del Ministerio en reclamo por el “desmantelamiento del Conicet”. “La continuidad de los programas científico-tecnológicos se encuentra amenazada no solamente por la reducción del número de becarios e investigadores, sino también por la reducción a sólo el 8% del presupuesto total de las partidas presupuestarias correspondientes a esos programas”, aseguraron desde la Red Federal de Afectados por los despidos de investigadores en Conicet.