CIENCIA ASTRONOMíA

Descubren un nuevo planeta a 11 años luz que podría albergar vida

Se llama Ross 128 b y es el segundo planeta más templado y más cercano a la Tierra, después de Próxima b. Fue hallado por un equipo internacional de astrónomos, del que participó el argentino Rodrigo Díaz.

Ilustración del planeta Ross 128 b que podría albergar vida.
Ilustración del planeta Ross 128 b que podría albergar vida. Foto:Gza: ESO

Un equipo internacional de astrónomos descubrieron un planeta del tamaño de la Tierra que podría albergar vida a tan sólo 11 años luz del Sistema Solar. Bautizado como Ross 128 b, es el segundo mundo terrestre templado más cercano a la Tierra después de Próxima b, que está a algo más de cuatro años luz de nuestro planeta. Además, orbita a una estrella enana roja inactiva, lo cual puede aumentar las probabilidades de que, potencialmente, pudiera albergar vida. Del hallazgo, participó un científico argentino: Rodrigo Díaz, del Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE), quien fue el encargado del análisis y modelado de los datos.

Los científicos hallaron el exoplaneta mediante el instrumento HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher, buscador de planetas de alta precisión por velocidad radial) del Observatorio Europeo Austral (ESO), instalado en el Observatorio La Silla, en Chile. Este instrumento detectó diminutas oscilaciones en la estrella que lo aloja y de la que ha heredado el nombre, Ross 128, causadas por la influencia gravitacional del planeta.

“Es un planeta en torno a una estrella pequeña, más pequeña que el Sol, y tiene una masa que creemos es parecida a la de la Tierra. Este sistema tiene dos características muy interesantes: la primera es que está muy cerca del sistema solar, está ‘tan solo’ a 11 años luz y segundo que el planeta está lo suficientemente lejos de su estrella como para que exista la posibilidad de que esté dentro de lo que se denomina la zona de habitabilidad. Es decir, que podría llegar a tener agua líquida en su superficie”, le explicó Díaz a PERFIL.

Pese a ser de las más comunes, las enanas rojas son uno de los tipos de estrella más frías y débiles del universo. Esto hace que sean muy buenos objetivos para la búsqueda de exoplanetas y por eso están siendo cada vez más estudiadas. Muchas estrellas enanas rojas, como Próxima Centauri, emiten llamaradas que, ocasionalmente, bañan de letal radiación ultravioleta y de rayos X a los planetas que las orbitan.

Sin embargo, parece que Ross 128 es una estrella mucho más tranquila, de manera que sus planetas podrían ser la morada conocida más cercana para albergar vida. “La cantidad de estudios que se puede hacer son mayores para Ross 128 porque la estrella es inactiva. Las técnicas que tenemos funcionan mejor. Sin duda, va a ser el objeto de estudios en los próximos años por su cercanía con el telescopio James Webb de la NASA”, sostuvo Díaz.

Con los datos de HARPS, el equipo descubrió que Ross 128 b orbita 20 veces más cerca de su estrella que la distancia a la que la Tierra orbita del Sol. A pesar de la proximidad a su estrella, Ross 128 b recibe sólo 1,38 veces más radiación que la Tierra. Como resultado, se estima que la temperatura de equilibrio de Ross 128 b se encuentran entre -60 y 20° C. “Esta es una estrella que está siendo monitoreada hace muchos años. De hecho, el primer dato fue obtenido en 2005. Para la publicación usamos 157 observaciones. La acumulación de esos datos permitieron detectar esta señal, no es en forma directa sino lo que uno detecta son variaciones en la velocidad de la estrella y con eso infiere la presencia del planeta”, manifestó Díaz.

Los astrónomos están detectando cada vez más exoplanetas templados. La próxima etapa será estudiar con más detalle sus atmósferas, su composición y su química. Estos marcadores los podrá detectar el Telescopio Extremadamente Grande (ELT por sus siglas en inglés) que está construyendo el ESO en Chile, y cuya inauguración está prevista para 2024.