CIENCIA TELEMEDICINA

‘Doctor virtual’: ahora las consultas médicas se hacen por videollamadas

Esta semana se lanzaron dos apps y hasta una prepaga ya ofrece el servicio. Los expertos aseguran que no reemplazan el examen físico, pero resuelven problemas de salud frecuentes.

Practicidad. El doctor Carlos Cantale atiende online a una de sus pacientes. La mayoría de las consultas son por dolores de cabeza, alergias, resfríos e infecciones.
Practicidad. El doctor Carlos Cantale atiende online a una de sus pacientes. La mayoría de las consultas son por dolores de cabeza, alergias, resfríos e infecciones. Foto:Aballay

Un dolor de cabeza, una picadura de insecto, una molestia abdominal. Hasta el momento, si una persona tenía un problema de salud que no requería urgencia y no deseaba perder tiempo en una guardia, las opciones eran recurrir a un médico amigo o al Dr. Google. Pero ahora, de la mano del auge de la mensajería instantánea y las videollamadas, surgen nuevos servicios de consulta médica virtual.

En los últimos meses, se lanzaron al mercado argentino dos plataformas (AhoraDoctor y DOC24) que ofrecen videoconsultas para que, a través de la web o de una app, los pacientes accedan a una guardia médica las 24 horas o a una entrevista con un especialista mediante un turno programado. Y hasta una prepaga (Omint) ya tiene su propio servicio de médico online para resolver problemas de salud frecuentes a través de la pantalla.

El sistema es simple y más o menos similar en todas las plataformas: el usuario entra a la página web, se registra, ingresa información básica sobre sus síntomas, responde un breve cuestionario sobre sus antecedentes de salud y luego es atendido por un profesional médico a través de una videollamada. El valor de la consulta varía de $ 99 a $ 900, según el especialista, y se puede pagar online con tarjeta de crédito o, en algunos casos, es cubierto por la prepaga u obra social.

“Nuestra idea no es reemplazar una consulta tradicional al médico, nos focalizamos en la medicina preventiva. Atendemos consultas que no requieren un examen físico presencial por parte del profesional”, le explicó a PERFIL Guillermo Borel, CEO de AhoraDoctor, una de las apps lanzadas recientemente, que ya cuenta con setenta profesionales.

“Somos una solución tecnológica que conecta pacientes con los profesionales médicos”, sostuvo, por su parte, Pablo Utrera, uno de los fundadores de DOC24, que trabaja con 250 profesionales. “El 70% de las consultas que se atienden en la guardia son de baja complejidad. Eventualmente, con un buen interrogatorio podrían ser resueltas con videollamadas”, agregó.

En el caso de Omint, el servicio se ofrece dentro de la web de la prepaga. “El proyecto surge hace dos años, cuando empezamos a pensar cómo canalizar la necesidad de nuestros socios de hacer consultas médicas rápidas y de calidad por la web”, manifestó Jimena Piastrella, jefa de programas especiales de Omint. Los motivos más frecuentes de consultas online que reciben son por alergias, infecciones urinarias, tos y dolor de cabeza.

También el Hospital Italiano de Buenos Aires trabaja en una solución similar. “Estamos probando una herramienta de videollamadas que desarrollamos e incorporamos a nuestra historia clínica electrónica y al portal personal de salud. Esto es muy importante, ya que sin la integración con sistemas de información las consultas por videollamadas sólo le agregan imagen a una consulta telefónica, y no tienen diferencia con consultar a través de Skype”, explicó Fernando Plazzotta, coordinador del programa de telemedicina.

A pesar de que la herramienta mejora el acceso a la atención médica y representa menores costos, no todos los profesionales de la salud apoyan su uso. En una encuesta del portal médico Intramed entre cien profesionales, el 73% manifestó no estar de acuerdo con las consultas médicas online. Para la gran mayoría, socavan la relación médico-paciente al mediatizar el acto médico.

En cambio, para María Vallese, médica online de Omint, la opción de las videollamadas viene a formalizar otras vías informales de comunicación entre médico y paciente que ya se dan en la práctica, como los mensajes de WhatsApp. “Esta herramienta es una forma fácil y rápida de acceder a un médico. Consultar a un profesional  por internet es una forma de estar bien asesorado porque no es lo mismo que consultar  a Google”, concluyó.


La protección de datos sanitarios, en la mira

El incremento de apps y wearables relacionados con la salud genera inquietud sobre el nivel de protección de datos personales tan sensibles como son los sanitarios. Un estudio del Grupo de Telemedicina y e-Salud de la Universidad de Valladolid, España, encontró que la mayoría de las apps para la salud que están disponibles en iOS o Android no ofrecen al usuario suficientes medidas de seguridad. “El principal riesgo es que un intruso pueda hacerse con información médica personal de otro individuo o, lo que es peor, la modifique”, explicó Borja Martínez, autor del trabajo.

Existe una falta de legislación sobre las apps de salud por parte de las administraciones sanitarias. En Argentina, la Ley 25.326 protege los datos personales asentados en archivos, registros, bancos de datos u otros medios técnicos. Además, las apps de consultas médicas online siguen las Normas Hipaa Internacionales de seguridad informática en el ámbito de la salud.