CIENCIA INICIATIVA ABIERTA

El Gobierno impulsa el mecenazgo científico y lanza una web para apoyar investigaciones

El Ministerio de Ciencia creó un portal de financiamiento colectivo para proyectos de innovación en CyT. Además, busca incluir en la reforma tributaria que privados inviertan a cambio de beneficios impositivos.

Lanzamiento. El ministro Lino Barañao junto a los primeros investigadores y emprendedores que ya están presentes en el Mercado de Innovación Argentina (MIA).
Lanzamiento. El ministro Lino Barañao junto a los primeros investigadores y emprendedores que ya están presentes en el Mercado de Innovación Argentina (MIA). Foto:Gza mincyt
“En Argentina la inversión privada en ciencia y tecnología es baja, inferior al 30%, cuando en países desarrollados supera el 50%”, sostuvo hace poco el ministro Lino Barañao. Para impulsar una mayor inversión tanto pública como privada en investigación y desarrollo, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (Mincyt) lanzó en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires la plataforma Mercado de Innovación Argentina (MIA), una página web que permitirá impulsar mediante el crowdfunding –o financiamiento colectivo– proyectos científicos y tecnológicos. Pero no sólo eso: también desde la cartera impulsan una ley de mecenazgo en ciencia, para que empresas y fondos privados contribuyan a investigaciones y, a cambio, reciban beneficios impositivos.
“El primer objetivo de MIA es generar mayor vinculación y transferencia tecnológica entre el sistema científico, el sistema productivo y también el sector público y la comunidad”, dijo a PERFIL Jorge Aguado, secretario de Planeamiento y Políticas del Mincyt. “El segundo objetivo es promover la inversión en investigación y desarrollo, tanto pública como privada. En el mundo es mucha la gente que dona o invierte plata para investigaciones tanto básicas como aplicadas. Acá todavía no existía el vehículo para hacerlo”, agregó el funcionario.

La plataforma (www.mia.gob.ar) funciona como lo hacen Kickstarter o Idea.me. Al inscribir un proyecto en MIA, el usuario fija una meta de financiamiento y un plazo de tiempo, para invitar a los interesados a sumarse y contribuir con dinero u otras formas de apoyo a cambio de recompensas (desde un llavero hasta la visita a un laboratorio).
Además, tiene un espacio para la innovación abierta. Esto es, que las instituciones publiquen sus problemáticas o desafíos para que sean resueltos por investigadores. “Lo que estamos buscando no es solamente plata, sino que la gente vea las cosas que estamos intentando hacer para resolver problemáticas que existen, que puedan aportar desde donde sea”, sostuvo Aguado.
Durante el lanzamiento se presentaron tres proyectos que buscan apoyo: el sistema de perfusión ex vivo de órganos desarrollado por Guillermo Berra, que propone aumentar la disponibilidad de órganos para trasplantes; la unidad de potabilización de agua para emergencias de Alfredo Zolezzi, mediante la cual se planea crear una unidad móvil para potabilizar agua en situaciones de emergencia, y las nuevas estrategias de inmunoterapia en el tratamiento del cáncer, a cargo de Gabriel Rabinovich, que busca desarrollar un tratamiento eficaz contra esa enfermedad basado en el bloqueo de la proteína Gal1.

Futuro. Más adelante, la idea es que la página web permita el equity crowdfunding, es decir, que inversores aporten una pequeña cantidad de dinero a cambio de acciones. Esta modalidad está amparada en la Ley de Emprendedores, recientemente sancionada. “En las investigaciones que son financiadas por el Estado, donde el Conicet tiene propiedad de las patentes que surjan, esta modalidad no va a estar”, aclaró Aguado.
Además, confirmó que están trabajando junto al Ministerio de Hacienda para que en la reforma tributaria que discutirá el Congreso haya un artículo que permita el mecenazgo científico, que fondos privados contribuyan a investigaciones y, a cambio, reciban beneficios impositivos. “Todo esto no va a ir en desmedro de que los grupos de investigación sigan solicitando los subsidios que da el Mincyt”.

Primeras críticas
Aunque la idea de MIA es reciente, ya levantó dudas y críticas entre expertos. “En principio, todo instrumento de articulación es bueno. Pero creo que MIA no va a cambiar nada porque ahora no hay incentivos para que el capital de riesgo invierta en investigación, menos con las tasas que hoy ofrece el circuito financiero. Además, se les pasa por encima a las oficinas de vinculación del Conicet y de las universidades, lo que desarticula toda estrategia que éstas hayan establecido”, opinó Roberto Salvarezza, ex presidente del Conicet y candidato a diputado. Por su parte, Jorge Aliaga, ex rector de la Facultad de Ciencias Exactas (UBA), sostuvo: “Si bien no tengo información detallada sobre cómo evolucionará, considero que la mejor opción es que toda negociación –y en particular las que se hacen entre universidades públicas y sector privado– se concrete por medio de oficinas de vinculación y no a través de cada investigador”. Y agregó: “Cada institución debe poder negociar en función del interés social y no tiene que ser el investigador quien lo haga en función de intereses personales; más allá de que le corresponda buena parte de lo que se genere por su creatividad”. Según Aliaga, “se favorecerá la transferencia de conocimientos del sector público hacia los privados, sin poner en la balanza la inversión que hizo el Estado”.