CIENCIA GABRIEL RABINOVICH Y RAUL MOSTOSLAVSKY, CIENTIFICOS


“Estamos ganando la guerra contra el cáncer; hoy hay tumores que se curan”

Los investigadores argentinos destacaron los avances en inmunoterapia y epigenética.


Foto:Gza: Exactas-UBA

Hablar de cáncer no es hablar de un sola enfermedad. Cada tumor tiene una etiología diferente. Por eso los científicos insisten en la necesidad de un abordaje interdisciplinario de la enfermedad. Para intercambiar experiencias y fomentar la cooperación entre científicos de las distintas líneas de investigación en cáncer, se reunieron en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA médicos, bioquímicos y biólogos en el Simposio Internacional “Ganando la guerra contra el cáncer”.

Cientos de  especialistas participaron del evento que contó con la presencia del premio Nobel de Medicina 2009, Jack Szostak. PERFIL entrevistó a sus organizadores: los investigadores argentinos Gabriel Rabinovich, vicedirector del Instituto de Biología y Medicina Experimental y flamante miembro de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, y Raúl Mostoslavsky, del Cancer Center del Hospital General de Massachusetts (EE.UU.) y la Universidad de Harvard.

—La mortalidad por cáncer es alta. ¿Creen que se está ganando la guerra?

—RAUL MOSTOSLAVSKY: Es cierto que la gente sigue muriendo por cáncer, pero muchos sobreviven. La leucemia infantil es curada en un 95% de los casos; el linfoma de Hodgkin en un 90; el no-Hodgkin en un 65. Avances en investigación básica de hace 25 años, hoy se traducen en verdaderas terapias efectivas. La inmunoterapia está revolucionando el tratamiento contra el cáncer. Hay muchos tumores de los que aún tenemos poca información, pero creo que por fin estamos empezando a ganarle al cáncer.

—GABRIEL RABINOVICH: Hoy hay muchas leucemias y linfomas que gracias a los anticuerpos monoclonales se pueden considerar curados. Le estamos ganando la guerra. Pero el cáncer son muchísimas enfermedades diferentes que se pueden abordar desde distintos puntos de vista. Lo importante es focalizar en ciencia básica. Porque el error que se comete tanto desde el punto de vista de los gobiernos como las empresas es creer que esto tiene que ser rápido y que tiene que ver con la ciencia aplicada. Esto es un camino largo. Los tratamientos de inmunoterapia que hoy dan resultados impresionantes en pacientes han tenido atrás una investigación sólida de 20 a 30 años.

—¿Cómo hacer que los avances lleguen a todos?

RM: Es un tema no resuelto de la Salud Pública. Hay personas que han tenido que vender su casa para pagar una droga. Las empresas farmacéuticas dicen que necesitan cobrar caro por la inversión en investigación que hay detrás. Y los gobiernos dicen que el sistema de salud no puede cubrirlos. Creo que también es una cuestión de tiempo, las drogas que llegan al mercado están caras por tres o cuatro años hasta que hay competencia y los precios bajan.

—¿Cómo será el futuro del tratamiento contra el cáncer?

GR: Hay dos palabras clave: combinación y medicina de precisión. El futuro será combinar las estrategias de inmunoterapia con las de epigenética y con las de vascularización, en pos de tratar de conocer al enemigo y buscar todos los flancos débiles. Y, por el otro lado, la medicina de precisión: poder determinr con métodos no invasivos qué tipo de tumor tiene esa persona y qué estrategia molecular de escape para poder bloquearla.

—¿Cómo ven la investigación en el país?

RM: Argentina está mejor que cuando me fui, hace 20 años. Hubo un movimiento muy grande para intentar levantar la ciencia en el país. El nivel del simposio fue excelente. Espero que sea algo que se mantenga. La ciencia es una inversión a largo plazo.

GR: Deseo que haya continuidad. Soy un fiel defensor de la universidad pública. Es importante cuidar la ciencia básica. Hay un peligro muy grande cuando sólo se habla de transferencia. Esperemos que haya mucho mas presupuesto para el ministerio, ya que todos los reactivos que se utilizan son muy caros.

Contra el tumor de páncreas

El cáncer de páncreas es uno de los tumores más agresivos, con una tasa de supervivencia de sólo un 2-10%. Ahora un nuevo estudio liderado por el argentino Raúl Mostoslavsky identifica la primera diana molecular para el tratamiento de este tumor. El trabajo publicado esta semana en la revista Cell, muestra la vía por la que la proteína de supresión de tumores SIRT6 previene el desarrollo del adenocarcinoma ductal de páncreas. “Encontramos que SIRT6 es un poderoso supresor de tumores de páncreas, pero no modificando el metabolismo, sino que silencia la expresión de una proteína llamada Lin28b, que se expresa exclusivamente durante el desarrollo embrionario. Los tumores de páncreas que silencian SIRT6, reactivan Lin28b, convirtiendo a los tumores en altamente desdiferenciados y agresivos”. El equipo encontró que un 30% de pacientes presentan esas características. “Esperamos que el desarrollo, aun en el futuro, de inhibidores de Lin28b puedan beneficiar a este subtipo de pacientes que, al día de hoy, cuentan con muy pocas opciones terapéuticas”.



Florencia Ballarino