CIENCIA EMILIANO KARGIEMAN, CEO DE SATELLOGIC

Fue hacker y hoy revoluciona la industria con sus satélites

Todavía no llega a los 40, pero ya creó tres empresas tecnológicas de éxito.

PERFIL COMPLETO

Foto:Juan Obregón

Eran las tres de la mañana cuando se despertó con una idea que, supo, cambiaría la industria espacial mundial. Tomó un papel, empezó un bosquejo apurado de una red de satélites en miniatura y despertó a sus compañeros de habitación en la NASA, donde pasaba unas semanas de estudio, para compartir ese “momento eureka”.

Aunque todavía no cumplió 40 años, Emiliano Kargieman ya exhibe un gran currículum: fue matemático, hacker, empresario e inversor tecnológico. Hoy lidera Satellogic, una compañía única en su campo que fabrica nanosatélites hasta mil veces más económicos que los existentes, con los que espera dar servicios de obtención de datos en tiempo real y análisis de imagen y video alrededor del mundo mediante una “constelación” de satélites para 2016.

Esta semana fue elegido como nuevo emprendedor Endeavor por un directorio internacional, reconocimiento que asegura que es “formalizar” una relación de hecho que lleva muchos años. Junto a un socio y treinta empleados trabaja en las oficinas que la empresa tiene en Bariloche, Córdoba y Buenos Aires, con colaboradores en Israel y EE.UU.

Kargieman conversa con PERFIL en sus oficinas de Palermo. En los pasillos hay pedazos de satélites y chapas. Tres ingenieros jóvenes caminan en medias sobre la alfombra, miran las ondas que muestra una pantalla y conversan. La música en volumen alto completa un ambiente descontracturado.

— Ya tienen tres satélites en órbita. ¿Cómo sigue el plan de ‘hackear el espacio’, como solés presentar tu trabajo?
—Este es un gran momento porque terminamos la fase de prueba con la puesta en órbita del tercer nanosatélite hace un par de semanas, que ya entrega imágenes y video en altísima calidad. Comienza la primera fase de rediseño y proyección de 15 nuevos nanosatélites que empezaremos a desplegar a mediados de 2015.

—¿Qué es lo diferente de esta propuesta sobre lo que se viene haciendo en materia espacial en el mundo?
—Estamos trayendo a la industria espacial prototipos incrementales de la industria informática. Un nuevo paradigma que nos permitirá minar el espacio de satélites con componentes originalmente ideados para otras cosas, como un teléfono, videograbadora o PC. Pensamos en constelaciones y redes de sensores alrededor del mundo. El objetivo final es poder dar imágenes y videos en tiempo real de cualquier parte del mundo. Con 15 satélites llegamos a dar información cada hora y media.

—¿Cuáles son los servicios que planean ofrecer con esa tecnología?
— Desde Satellogic nos concentraremos en dos industrias: petróleo y gas y agro. La idea es hacer monitoreo y análisis de seguridad que hoy no se puede realizar por lo elevado de los costos. Pero la plataforma será abierta para que cualquiera pueda crear aplicaciones para lo que sea, desde encontrar estacionamiento hasta ver cómo están las olas para surfear.

—¿Cómo evalúas el actual momento de la política espacial argentina?
—Creo que las agencias espaciales históricamente tenían un rol de ser las que desarrollaban la tecnología y la ponían en órbita, y eso ahora es más compartido con empresas privadas. En Argentina tenemos una tradición espacial súper rica, y esfuerzos como el nuevo lanzador (Tronador II) y el apoyo a distintos proyectos darían la sensación de que el plan nacional espacial está en su mejor momento histórico.

—¿Cuánto tiene que ver con tu presente tu paso por Singularity University, en la NASA?
—Antes de hacer esa experiencia sabía que quería trabajar en algo que tuviera un impacto en los grandes temas de la humanidad, como la distribución y producción de alimentos o la energía. Esas semanas allí rodeado de tanta gente talentosa, en un ámbito como la NASA tan ligado a lo espacial, fueron el lugar propicio para que una intuición de años tomara forma.

—¿Pensás que el hombre va a llegar pronto a Marte?
—Como seres humanos tenemos el imperativo moral de salir de la Tierra a “backupear” este mundo en otro lado. Existe un riesgo importante de que la humanidad desaparezca si no hacemos algo. Si tuvimos la tecnología para hacerlo, que la tenemos, y no hicimos algo somos unos boludos. Creo que en los próximos veinte años o antes lo haremos. Hay personas muy interesantes como Elon Musk trabajando en eso.

—¿Qué queda en este Emiliano de casi 40 años del hacker de los 18?
—Yo sigo siendo un hacker, porque intento trabajar mirando la tecnología desde otro lado. Vos mirás tu teléfono celular y ves eso y yo pienso que puedo hacer un satélite con él. La tecnología te la venden con ciertas etiquetas que te dicen para qué sirven, y creo que tenemos que cuestionar esas etiquetas para controlar la tecnología. Eso es el espíritu hacker. Satellogic es un grupo maravilloso de hackers.



Martina Rua