CIENCIA MEGACONFERENCIA DE IDEAS

Genética, arte y religión emocionaron e inspiraron al público en el evento TEDx

Con un público de 1.500 personas, dos docenas de expositores divulgando nuevas ideas, espectáculos musicales y el pintoresco marco de La Usina del Arte, en La Boca, culminó ayer la edición 2013 de las Conferencias TEDxRiodelaPlata. Este formato de charlas “rápidas” (apenas 18 minutos), que se difunden gratuitamente, nació en EE.UU. hace ya un cuarto de siglo y se está volviendo un evento clásico en todo el mundo y también en el país, donde ya va por su cuarta edición.
En esta ocasión, tuvo algunas características especiales: no sólo por primera vez los oradores se repartieron a lo largo de dos jornadas, sino que las temáticas fueron variadas y tuvo la agradable coconducción del artista Max Goldenberg y del investigador y divulgador Diego Golombeck.
A las usuales charlas sobre genética, biología, matemática, estadística, tecnología o salud, esta vuelta se sumaron conferencias sobre periodismo de datos, democracia electrónica, urbanismo e inseguridad, y una serie de relatos literarios e historias musicales a cargo, entre otros, de Marcelo Rubinstein, Emiliano Kargieman, Andy Kusnetzoff, Marina Rizzo, Manuel Aristarán, Vivi Tellas, Pía Mancini, Leonardo Oyola, Ronald Shakespear y Gustavo “Cucho” Parisi.

Consejos. La primera en pisar el escenario fue la cocinera Narda Lepes, quien cambió sus habituales recetas para abogar por la vuelta a una alimentación casera, de mejor calidad, recuperando sabores y, sobre todo, “sin dejarse influir solamente por los productos y los gustos que nos da la industria del alimento”.
Entre las presentaciones más aplaudidas y comentadas, tanto en el auditorio como a través de Twitter y Facebook, estuvieron las recuerdos de Víctor Penchaszadeh, médico genetista que repasó sus casi tres décadas de trabajo junto a Abuelas, para lograr asegurar, desde la ciencia, el derecho a la identidad de decenas de nietos nacidos en cautiverio. Tras repasar épocas oscuras de su especialidad, como la eugenesia, pidió que “nunca más la genética se aparte del compromiso con los derechos humanos”.
Otra de las exposiciones ovacionadas fue la de Eduardo Fernández Duque, un etólogo que estudia el comportamiento de una especie de la selva formoseña que representa un muy poco común ejemplo del mundo de los mamíferos: son monos cuyos machos eligen la monogamia, viven en grupos familiares y forman pareja estable. Además, estos machos invierten mucho tiempo y esfuerzo en cuidar sus crías. “Esta especie nos enseña mucho sobre la biología del amor en el ser humano, ya que en todo el mundo existe el vínculo preferencial entre un hombre y una mujer. Eso modeló nuestra organización social y hasta la división del trabajo”, dijo.
También se llevó aplausos nutridos el neurólogo, músico y compositor Daniel Drubach, al explicar la “teoría de la mente”, una red neuronal que se consolida en los chicos a partir de los 5 años y que nos permite ponernos en el lugar del otro y ser empáticos con el prójimo. “Creo que el mundo sería mejor si ejercitáramos más la capacidad de ponernos en el lugar de los otros”, sostuvo Drubach, quien también tiene estudios de religión.
Por su parte, el físico Andrei Vazhnov se centró en una innovación que va a revolucionar la economía global: la impresión 3D. “Muy pronto será común enviar planos de objetos por internet e imprimir objetos en cualquier lugar del mundo, usando impresoras tridimensionales. Ya es posible pensar en fabricar desde un vaso hasta un avión, incluyendo una casa, un puente o una prótesis médica personalizada y en diferentes tipos de materiales”, aseguró. Otra de las novedades fue la presentación de TED Educación. Se trata de una nueva plataforma educativa online, que organiza por temas las charlas TED para que pueden ser usadas por maestros y alumnos.



Enrique Garabetyan