CIENCIA CLAUDIA ANESINI, DEL IQUIMEFA

Investigadora del Conicet desarrolla un champú natural contra la caída del pelo

A partir de los extractos de jarilla y de café, la experta elaboró productos cosméticos que previenen la pérdida de cabello y combaten la caspa. Ya se venden en farmacias.

PERFIL COMPLETO

Desde hace 15 años, Claudia Anesini, investigadora independiente del Conicet en el Instituto de Química y Metabolismo del Fármaco (Iquimefa-UBA), estudia junto a su equipo las propiedades medicinales de las plantas autóctonas de la Argentina. En especial, de la jarilla (Larrea divaricada), un arbusto que crece en forma salvaje desde el norte al sur del país y cuyas acciones antiinflamatorias se conocen popularmente. Fruto de los resultados de esta investigación, nació una loción para el control de la caída del cabello y ahora, además, dos versiones de champú: una anticaspa y otra contra la alopecia (pérdida de pelo), que bajo la patente del Conicet ya están disponibles en el mercado.

 “La caída del cabello es un problema para gran parte la sociedad y hoy no existe una terapéutica que satisfaga a la gente. Hay algunas drogas disponibles en el mercado pero todas provocan efectos adversos. A partir de esta problemática y teniendo en cuenta que la caída del pelo tiene un componente inmunitario e inflamatorio, se nos ocurrió utilizar el extracto de jarilla y lo empezamos a probar en modelos de animales para ver qué pasaba con el crecimiento del pelo”, le explicó a PERFIL Anesini.
De esta forma, la experta comprobó que la jarilla era efectiva contra la alopecia, independientemente de sus causas. “Sus diferentes compuestos tienen una acción antioxidante y actúan sobre el sistema inmune, modulando la proliferación y muerte celular. En los ensayos de laboratorio, observamos un aumento del crecimiento del pelo en 78% comparado con el grupo control que había sido tratado con solución salina, entre los 11 y 15 días de iniciado el tratamiento”, aseguró.

Por otro lado, también realizaron estudios sobre la Malassezia furfur, un hongo que produce dermatitis seborreica y cuyo signo visible es la caspa, y comprobaron que el extracto de café (Coffea arabica) inhibía el crecimiento del hongo.
A partir de estos estudios, surgieron dos patentes que pertenecen al Conicet. Por intermedio de la Dirección de Vinculación Tecnológica del organismo, cuyo coordinadora es Mariana Berenstein, las patentes fueron licenciadas al laboratorio argentino Garré Guevara, que tuvo la tarea de llevar la investigación al terreno industrial y hoy comercializan la loción y los champúes EcoHair en farmacias. “A diferencia de las drogas disponibles, estas formulaciones no irritan la piel y no tienen efectos adversos. Además, pueden ser usados diariamente por ambos sexos, incluso en mujeres de edad fértil”, concluyó.



F.F.B.