CIENCIA REGALOS NAVIDEÑOS

Juguetes riesgosos: cómo elegir los más seguros para los chicos

Los de armas, puntas filosas o piezas chiquitas encabezan la lista de los que generan consultas en las guardias. Problemas por toxicidad y sonidos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

El momento de abrir los regalos del arbolito es clave, porque a las 0.00 del 25 de diciembre se define si a los padres les esperan días de sonrisas o de reclamos. Es que los chicos son muy exigentes ya que la oferta de juguetes y entretenimientos es cada vez mayor. La Navidad también es una época en la que crecen las consultas a las guardias por accidentes domésticos. Frente a esto, es importante conocer qué recaudos tomar a la hora de elegir juguetes para no terminar la fiesta en una guardia.

“En la guardia recibimos frecuentemente niños por ingesta de cuerpos extraños, entre los que se cuentan pequeñas piezas de juguetes, como las pilas tipo botón o reloj que pueden llegar a perforar el esófago, espaditas, ojos de muñecos, bolitas, cintas, hilos o cordones. Estos se suman a otros objetos como monedas, botones o semillas”, le dijo a PERFIL Jorge Fiorentino, jefe del Departamento de Urgencias del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

“Contabilizando todo, tenemos una incidencia de ingesta de cuerpos extraños del 80% en menores de 5 años. Y si bien el 85% de las piezas se eliminan por la materia fecal, en los casos restantes hay que hacer estudios de imágenes y una endoscopia para extraer la pieza. Por mes, realizamos entre treinta y cincuenta procedimientos”, agregó Fiorentino.

Ruth Faifman, del servicio de Endoscopia del hospital, refirió que para bajar esos números “hay que considerar que los chicos están con los juguetes todo el día, y por ende elegir qué regalarles en base a la edad y el grado de maduración del niño”. Cuando ya es tarde, de todas formas Faifman trae una advertencia: “Hay que prestar atención a los síntomas, por ejemplo, si un bebé o un chico tose, hace arcadas, no puede tragar o vomita lo que le ofrecemos hay que ir a la guardia”.

Cuidados específicos. “En niños de todas las edades es mejor evitar las flechas o espadas con puntas de metal, bordes puntiagudos o mal terminados, y las piezas de madera porque pueden tener astillas. También debemos asegurarnos de que los juguetes plegables tengan trabas para que los chicos no se agarren los dedos; y para evitar el estrangulamiento, las cuerdas de los colgantes para cunas o carritos no deben superar los 22 cm, y las de los juguetes de arrastre, los 30 cm”, sostuvo Daniel Miranda, presidente de la Comisión de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría.

“De ser posible, también se deben descartar las pistolas, porque promueven la violencia pero también porque si hacen ruido pueden generar problemas auditivos”, agregó Miranda.
Fernando Burgos, jefe de Pediatría Ambulatoria del Hospital Universitario Austral (HUA), sumó otro argumento: “Los sonajeros, los juguetes para oprimir, los musicales y los electrónicos pueden tener un sonido tan elevado como la bocina de un auto e incluso más fuerte si el niño lo coloca sobre su oído. Por ende, también hay riesgo de pérdida de audición”.

En cuanto al tamaño, el especialista recomendó que los juguetes tengan al menos tres centímetros de diámetro y seis de longitud, para que no puedan tragarse o alojarse en la tráquea.

Tóxicos. A la hora de comprar juguetes y con el objetivo de evitar una intoxicación también hay que leer las etiquetas para saber qué tipo de materiales se utilizaron. Esto comprende metales, pintura y tinturas. “Los juguetes y sus componentes deben ser libres de plomo, ftalatos y BPA. Pero además las baterías, en caso de que las contengan, deben tener bajo contenido de metales como el mercurio. Para garantizarlo, lo mejor es elegir juguetes de calidad y marcas reconocidas”, consignó Verónica Torres Cerino, a cargo del Servicio de Toxicología HUA.

La división Plásticos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) está  encargada de verificar que los juguetes no contengan ftalatos. El Ministerio de Salud de la Nación, mediante la Resolución (MSN) Nº 583 de junio de 2008 restringió, por consideraciones toxicológicas, el uso de ftalatos como plastificantes de los materiales flexibles que componen los juguetes y artículos de puericultura, a fin de garantizar la seguridad química.

La resolución también estableció la necesidad de presentar un informe de INTI-Plásticos que acredita lo manifestado por quien ingrese al país los mencionados artículos.

Gomitas elásticas y purpurina
Hace un tiempo se instaló la preocupación respecto de las gomitas de colores que utilizan las nenas para hacerse pulseras –se reportó un caso de molestias gástricas y fuertes dolores de cabeza en Salta–, así como sobre la purpurina que terminó con la vida de un chico de 7 años que lo inhaló de un silbato en su casa mientras hacía la tarea.
“Quienes venden las gomitas dicen que son de silicona, cosa poco probable por su precio. Por eso se infiere que son de PVC, material tóxico cuando se ingiere o está en contacto con el frío y el calor, como ocurre por ejemplo en un tupper. El riesgo de estas gomitas pasa por la liberación de ftalatos, aunque debemos considerar el factor tiempo de contacto o exposición. Por otro lado, son libres de látex, algo positivo hay una alergia que se está viendo mucho”, dijo Verónica Torreas.
En cuanto a la purpurina, fue concluyente: “Es una intoxicación muy grave porque la purpurina –que se utiliza también en maquillaje artístico– está compuesta por polvos de metales que impactan gravemente en el pulmón generando daño directo, y dependiendo del metal puede provocar otros problemas serios. En caso de que el paciente sobreviva, quedan secuelas”.



Noelia Veltri