CIENCIA POPULARIDAD EN INTERNET

La compra de seguidores en redes sociales, una práctica sin control

Cada vez hay más páginas web donde se venden likes, views y fans. La disputa de Los Angeles y París por ser sede de los JJ.OO. dejó al descubierto el negocio.

Demanda. Crece el uso de las redes y con eso la proliferación de webs que venden fans.
Demanda. Crece el uso de las redes y con eso la proliferación de webs que venden fans. Foto:G.P.

Desde hace tiempo París y Los Angeles se disputan, por todos los medios, ser sede de los Juegos Olímpicos de 2024. Y en el último mes la página de Facebook a favor de la candidatura norteamericana superó el millón de fans. Lo particular es que buena parte de sus 700 mil nuevos seguidores se sumó en pocos días y en su mayoría eran usuarios de  Bangladesh, Nepal, Egipto y Afganistán. Esta particular situación fue puesta de relieve en un informe elaborado por Socialbakers, firma especializada en estudios de marketing online, que concluyó que “este crecimiento repentino de fans en Facebook era sospechoso”.

La compra de seguidores en las redes sociales es una práctica cada vez más extendida y, aunque prohibida, está fuera de control. De hecho, basta hacer una rápida búsqueda para encontrar numerosas páginas y sitios de e-commerce, como Mercado Libre, que venden “likes” para Facebook; seguidores para cuentas de Twitter o visitas a un canal de YouTube. El interesado argentino en comprar “likes” puede elegir entre diversos combos, a partir de $ 250, y hasta pagar sus nuevos seguidores en cuotas.

“Como cada vez más gente se suma a las redes sociales y los medios tradicionales las reflejan como fuente de información, poder generar un gran número de comentarios o crear tendencia es algo muy atractivo y cada vez más frecuente”, le dijo a PERFIL Gabriel Zurdo, director de la consultora BTR. ¿Cómo funciona la compra de seguidores? Las páginas que ofrecen estos servicios crean identidades digitales falsas –los llamados ‘bots’– a través de un programa informático. Los perfiles también pueden pertenecer a personas reales de cualquier parte del mundo que se prestan a ello a cambio de pequeños regalos. “Tengo clientes a los que les han ofrecido usar verdaderas redes de bots, controlados en forma automática, para que generen gran cantidad de mensajes concretos para armar tendencias de opiniones favorables a un producto o servicio o desacreditar a un competidor”, detalló Zurdo.

Para Camilo Gutierrez, jefe del laboratorio de investigación de la compañía ESET de seguridad digital, “hoy es sencillo abrir perfiles falsos en las redes sociales, pese a que éstas tienen herramientas para detectarlos”. Y esos miles de usuarios inexistentes se pueden usar en forma remota y simultánea también para temas políticos. “En EE.UU. descubrieron casos en los que se empleaban para crear tendencia. Si cinco mil usuarios escriben sobre un mismo tema en un mismo momento, es posible imponer un hashtag ganador en el ranking. Eso puede beneficiar, por ejemplo, a determinado candidato en elecciones”.

Reportes. Las redes usan varios mecanismos para prevenir la creación de “fakes”. “Tenemos herramientas para reportar perfiles falsos. Nuestra política de nombres auténticos ayuda a desalentar el mal comportamiento y no permitimos tener perfiles que suplantan personas”, explicó un vocero de Facebook. Desde YouTube aseguraron que toman muy en serio los intentos de alterar sus sistemas, como inflar artificialmente la cantidad de vistas. “Tomamos acciones contra quienes abusan de estas técnicas, incluyendo cerrar cuentas o restar las vistas artificiales generadas por bots o malware”. Por su parte, Twitter recordó que “en sus condiciones de uso está explícitamente prohibida la compraventa de interacciones falsas y que toda cuenta que participe de esas conductas será suspendida”.

Sin embargo, para los expertos las redes podrían apelar a mejores sistemas de autenticación a la hora de la aceptar nuevos perfiles. “No hacen grandes controles, porque lo cierto es que el crecimiento en el número de usuarios es parte de su negocio”, dijo una fuente que prefirió no ser identificada. También hay opciones gratuitas para descubrir si entre nuestros seguidores hay usuarios falsos: sitios como SocialBakers, Twitter Audit o Status People. Más allá de las estrategias de marketing dudosas, todavía no está decidido lo más importante: dónde  serán los JJ.OO. de 2024.


Usuarios falsos o ‘mentime que me gusta’

Hace un par de años los análisis hechos sobre perfiles de Twitter detectaban que los “fakes” eran entre el 1 y 2% del total. Pero un estudio reciente realizado por expertos de la University of Southern California sobre posteos en Twitter determinó que hasta un 15% del total de usuarios de esta red podrían ser falsos. Por su parte, aunque Facebook no tiene números oficiales actuales sobre “fakes”, en un comunicado dirigido a sus inversores a principios de 2014 estimó que “entre el 5,5 y el 11,2% de nuestros usuarios activos mensuales podrían ser falsos”. O sea que entre 67 y 137 millones de perfiles de Facebook, según admite la misma red, son o duplicadas o –directamente– falsificados.

En el caso de Instagram, el 8% de los perfiles de usuario tienen bots detrás, según un equipo de investigadores italianos especializados en ciberseguridad. En 2014 la compañía decidió hacer una purga de cuentas inactivas y falsas. Para muestra, algunos botones: la cuenta oficial de la red social pasó de 64.131.228 followers a 45.251.017 (18.880.211 menos), la de Beyoncé de 22.207.790 a 21.375.819 y la de Justin Bieber de 23.817.614 a 20.279.386 .