CIENCIA CARLA VIZZOTTI, MEDICA INFECTOLOGA

“Mi perfil es técnico, nunca trabajé para un partido”

La experta en vacunas, reconocida internacionalmente, habla con PERFIL por primera vez luego de haber sido desvinculada del Ministerio de Salud de la Nación.

Valor. Vizzotti es una defensora de las vacunas gratuitas.
Valor. Vizzotti es una defensora de las vacunas gratuitas. Foto:Nestor Grassi

En mayo, Carla Vizzotti se enteró por el Boletín Oficial de que se había derogado la Dirección Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, de la que estaba a cargo desde 2014. A pesar de la incertidumbre, continuó trabajando con el compromiso de que pronto se oficializaría su nombramiento al frente de una nueva Dirección. Pero cuando el 7 de noviembre se reincorporó a sus tareas tras dos semanas de vacaciones, Jorge San Juan, su superior en el Ministerio de Salud de la Nación (Msal), le informó que habían decidido desvincularla.

“Desde que asumió la nueva gestión supe que existía la posibilidad de que quisieran poner a otra persona a cargo de un área como la mía, que es muy sensible y maneja un presupuesto importante, pero siempre me dijeron que desde el punto de vista técnico no tenían objeciones sobre mi trabajo. Por eso la noticia me sorprendió. Le pregunté si había sucedido algo concreto que justificara la medida, y me contestó que no, que era una decisión política”, cuenta Vizzotti a PERFIL.

La reconocida infectóloga empezó a trabajar en el Ministerio en 2005. Desde entonces, pasó por la gestión de cinco ministros, incluyendo al actual, Jorge Lemus. La decisión de desvincularla del Msal despertó fuertes críticas en la comunidad científica. Sociedades médicas destacaron sus logros: la incorporación de nueve vacunas al calendario de inmunizaciones; la disminución de un 80% de muertes por tos convulsa en los bebés; el que desde 2007 no haya más trasplantes de hígado por hepatitis A; y el ser la primera representante argentina en el Comité Consultivo de Prácticas de Inmunización de la OMS. “Siempre tuve un perfil técnico y nunca trabajé ni para un partido político ni para un ministro, sino para el Msal”.

—¿Tuvo peleas con las nuevas autoridades?
 —Digamos que tienen una modalidad de gestión que es diferente a la que uno aspira. Como área técnica, estaba acostumbrada a trabajar con los expertos, las jurisdicciones, y elevar una propuesta viable y consensuada a las autoridades políticas y no al revés. Igual, sé que es uno el que se tiene que adaptar a las nuevas autoridades. Yo decidí seguir en ese contexto, que no era tan ameno. Ahora, es toda una decisión desvincular a alguien que no tuvo ningún problema de insumos ni de gestión y viene coordinando un equipo con buenos resultados.

—¿Con qué sensación se fue del Ministerio?
—Me fui triste, pero tranquila. En lo personal, me da mucha tristeza dejar a un grupo humano con el que crecimos juntos. Y tranquila, porque más no podía hacer: está asegurado el presupuesto para 2017, se inició el proceso de compra de todas las vacunas y se pudieron incorporar al calendario la del meningococo y la de VPH para varones. Este no es un trabajo sencillo. Hay que lidiar con licitaciones, mecanismos de compras; un engranaje muy complejo. No alcanza con el conocimiento teórico en vacunas; es imprescindible tener experiencia en gestión.

—¿Y su reemplazante (Susana Devoto) cumple con esto?
—No vi su currículum… no quiero opinar sobre ella.

Aunque aclara que nunca militó en política, Vizzotti reconoce que el suyo fue un cargo técnico que tuvo un tinte político. “Inevitablemente y sin buscarlo. Pero político en cuanto a política pública. Fue una gestión que mostró resultados que trascienden la región y pusieron a la Argentina en un lugar priorizado en el mundo en lo que es prevención primaria a través de las vacunas. Ojalá que eso se mantenga”.



Luciana Diaz