CIENCIA EPIDEMIA SILENCIOSA

Mueren 40 mil argentinos al año a causa del cigarrillo

El tabaco continúa siendo la primera causa de muerte evitable. Esta semana falleció la actriz Norma Pons, quien padecía EPOC.

El tabaquismo es una epidemia que mata cada año a alrededor de 40 mil argentinos. Esta semana, la muerte de Norma Pons, la actriz de 70 años, puso nuevamente el foco a la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), la misma patología que acabó con la vida del cantante Sandro. Pons padecía enfisema, un tipo de EPOC, que llegó a reducir un 60% su capacidad respiratoria, según declaró el médico de la actriz, Jorge Castagnino, en diálogo con Jorge Rial en Radio La Red. Castagnino dijo que Pons tenía “un problema respiratorio crónico”, que “todavía fumaba” y que, por todo esto, había desanconsejado su participación en “Bailando por un sueño”, el programa de Marcelo Tinelli.

“El tabaquismo es el responsable del 80% de los casos del EPOC”, afirmó el neumonólogo Alejandro Videla, coordinador de la Clínica de Tabaquismo del Hospital Universitario Austral y consultor del Ministerio de Salud de la Nación. A su vez, el médico señaló que las personas con EPOC sufren de varias enfermedades asociadas: problemas cardíacos, cáncer u osteoporosis. En el país, se estima que entre el 8 y el 18% de la población padece esta enfermedad, que va camino a convertirse en 2030 en la tercera causa de muerte a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Cuando se padece enfisema, se ‘achican’ los bronquios, y la entrada y salida del aire se vuelve más difícil. Aparecen la fatiga y la sensación de ahogo. Progresivamente, el tejido bronquial se va rompiendo y para cuando aparecen los síntomas más claros, ya hay destrucción del pulmón. Por eso es una enfermedad que se diagnostica tarde”, explicó Alberto López Aráoz, ex presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. Dejar de fumar es el primer consejo de los médicos. “Toda persona que fuma o fumó y tiene habitualmente tos, silbidos en el pecho, falta de aire o flemas, tiene que consultar a un especialista”, agregó Videla.

El consumo de tabaco da signos de estar en baja. En la última década, el número de fumadores en la Argentina se redujo en un millón gracias a las normas antitabaco, según datos del Ministerio de Salud de la Nación. La Ley Nacional de Control de Tabaco, entre otras cosas, promovió advertencias sanitarias en los paquetes de cigarrillos. Se estima que esta sola medida redujo en un 9% el consumo.

En la ciudad de Buenos Aires, por su parte, del 2010 –cuando se sancionó la Ley de Control de Tabaco porteña– al 2013, bajó cinco puntos la prevalencia del tabaquismo, según un estudio realizado por el Proyecto “Buenos Aires, Ciudad Libre de Humo” y la consultora Aresco. Marta Angueira, directora del proyecto, resaltó que aún queda mucho camino por recorrer en materia de legislación. “La Argentina es el único país de Sudamérica que no ratificó el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT) de la OMS, considerado el primer tratado internacional de salud y el más ampliamente aceptado en la historia de las Naciones Unidas”, sostuvo.

La experta subrayó que la negativa local a suscribirlo se debe a la “fuerte oposición de las provincias tabacaleras”. La ratificación del CMCT implicaría un aumento drástico (un 300%) del precio de los cigarrillos y más limitaciones a la publicidad.



Redacción de Perfil.com