CIENCIA PROYECTO ANDAR DE NUEVO

Mundial 2014: el puntapié inicial lo dará un parapléjico

Gracias a un traje robótico, un joven discapacitado inaugurará el jueves la Copa. Fue desarrollado por el científico brasileño Miguel Nicolelis.

Foto:AFP

Aunque el estadio de San Pablo, donde se jugará el partido inaugural del Mundial, todavía no esté terminado, los preparativos para realizar allí la demostración científica más importante de la historia ya están listos. Dentro de cuatro días, un equipo de más de 150 científicos de veinticinco países mostrará los resultados de casi treinta años de desarrollo en neurociencia y tecnología. Y lo hará “a la brasileña”, en forma espectacular: un paciente parapléjico se ubicará en el centro de la cancha, minutos antes del partido Brasil-Croacia. Equipado con una especie de traje robótico inteligente –técnicamente denominado exoesqueleto– éste discapacitado se levantará de su silla y, controlando sus movimientos sólo con su actividad cerebral, caminará unos veinte metros sobre el césped para luego patear la pelota Brazuca y dejar así inaugurado el Mundial.

En realidad, lo que hará va mucho más allá del evento deportivo: exhibirá ante más de mil millones de televidentes de todo el planeta hasta dónde han llegado los avances científicos que buscan devolver autonomía y movimiento a unos veinticinco millones de personas paralíticas, hoy confinadas a una silla de ruedas o a una cama a causa de algún accidente, trauma o enfermedad.

Este ensayo abierto será el primer resultado público que mostrará el ambicioso The Walk Again, un proyecto ideado y dirigido por el neurobiólogo brasileño Miguel Nicolelis, de la Universidad de Duke, EE.UU. Allí investiga y coordina el trabajo de varios equipos de expertos de diferentes disciplinas –robótica, electrónica, neurociencias– de todo el mundo. Estos avances permitieron el desarrollo de BRA-Santos Dumont, el equipo robótico que mide 1,78 metro y pesa entre 60 y 70 kilos. “Es la primera vez que un exoesqueleto es controlado por la actividad cerebral y ofrece un feedback a los pacientes”, declaró a AFP Nicolelis.
Para la demostración fueron seleccionados ocho pacientes parapléjicos de la Asociación de Asistencia a los Niños Discapacitados que queda en San Pablo, donde se instituyó un laboratorio de neurorrobótica. “Estamos refinando el exoesqueleto y los pacientes están aprendiendo a caminar con él. Es como si se estuviera adquiriendo un cuerpo nuevo, como si se aprendiera a caminar de nuevo, literalmente”, explicó el neurocientífico, quien además aclaró que los pacientes están siendo preservados del contacto con periodistas y asistidos por psicólogos.

Dificultades. Según le explicó a PERFIL el ingeniero Damián Garayalde, investigador de la UADE y becario del Conicet que trabaja en desarrollo de interfases para prótesis y músculos artificiales, “lo más complejo en este tipo de avances es lograr la correcta sintonía entre el cerebro humano que genera las señales eléctricas para mover los músculos y la computadora que debe recibirlas, interpretarlas y generar las instrucciones correspondientes para los motores del exoesqueleto”.
De acuerdo con Garayalde, también es muy importante el circuito de feedback que los pies robóticos y sus sensores específicos le devuelvan a la persona. “Para poder moverse en la forma deseada, la mente de la persona tiene que recibir la información de nuevo del lugar donde está, del piso y otros datos que le permiten mantener el equilibrio y generar el siguiente movimiento. Hacer todo eso usando computadoras fue posible sólo en los últimos años, gracias a la creciente potencia de procesamiento que tienen los microchips que les permite completar estas tareas en tiempo real mientras la persona se está moviendo”.
Más allá del resultado de esta demostración, Nicolelis ya piensa en el futuro. Con entusiasmo afirma que “posiblemente en la próxima década, este tipo de interfases, que probamos para reconectar el cerebro con las extremidades del cuerpo, también podrán ser usadas para darle movilidad a personas afectadas por el Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica y otras patologías que impiden la locomoción, las actividades manuales y la fonación”.

Una app para Google Glass

La UADE inauguró esta semana su Laboratorio de Realidad Aumentada y Videojuegos. “Se trata de un espacio que tiene herramientas y tecnologías únicas en el país, que se usarán para hacer desarrollos en dos áreas: realidad aumentada y gaming”, le detalló a PERFIL Julián Rousselot, director de la carrera de Ingeniería en Informática de la UADE. Para la presentación, alumnos desarrollaron softwares y apps relacionadas con el Mundial. “Se hizo, por ejemplo, un desarrollo combinado de los anteojos de realidad virtual Oculus Rift con el dispositivo Kinect de Microsoft, capaz de registrar los movimientos del usuario. Así se puede patear un penal sin pelota y ver el resultado inmerso en un universo virtual”, explicó. Otra app permite a los visitantes aparecer en una pantalla abrazados con un Messi digitalizado. “También desarrollamos World Cup Glass, la primera app argentina sobre el Mundial para Google Glass desarrollada en una universidad”



Enrique Garabetyan