CIENCIA LA OTRA COPA DEL MUNDO

Mundial de robots: Argentina tiene equipo

Estudiantes de San Luis buscarán defender la albiceleste en la RoboCup 2014, que comienza esta semana en Brasil.

Bombardeos aéreos israelíes en la Franja de Gaza, que dejaron más de cien muertos y 700 heridos.
Bombardeos aéreos israelíes en la Franja de Gaza, que dejaron más de cien muertos y 700 heridos. Foto:Cedoc

Mientras Messi, Mascherano y el resto del equipo se alistan para jugar mañana la final de la Copa del Mundo, otro seleccionado argentino está listo por tomar la posta y se prepara para partir rumbo a Brasil. Su objetivo es disputar otra competencia internacional: la RoboCup 2014, el mayor torneo de robots del mundo. En esta oportunidad, las camisetas albicelestes estarán en manos de dos grupos de alumnos secundarios de la provincia de San Luis.

Se trata de los integrantes de los equipos Iron Fénix Team e Hydras Team; en total, diez estudiantes de entre 13 y 18 años que lograron clasificarse para participar de la competencia que reunirá en la ciudad brasileña de João Pessoa a 4 mil fanáticos de la especialidad, de 45 países. Ambos grupos se armaron tras participar de los diferentes talleres de robótica que organiza la Universidad de La Punta (ULP) desde 2008, como parte de sus actividades de extensión.

Los diez integrantes llevan –además de sus robots y su know how– una posta importante: defender o mejorar la performance obtenida en la RoboCup 2013. En aquella edición, celebrada en Holanda, uno de los grupos de la ULP se llevó el cuarto puesto en la categoría Rescate A, por delante de competidores de Japón, Austria, Inglaterra, Alemania y Suiza. “En las categorías Rescate, cada robot debe poder navegar en forma autónoma por una pista laberíntica, con obstáculos, hasta llegar al objetivo a rescatar. El robot, que tiene forma de autito, debe alcanzar el blanco, levantarlo y trasladarlo a una zona segura”, sostuvo Marcela Ricillo, docente experta en robótica y con una extensa trayectoria como jurado en concursos de esta especialidad.

Producción. “Esta competencia se hace desde 1997 y tiene dos categorías: mayores, para estudiantes universitarios, y junior, para alumnos de colegios secundarios”, le explicó a PERFIL Mariano Luzza, coordinador de los talleres de robótica y docente de la ULP. Además de sistemas robóticos para rescate, compiten las categorías Fútbol y Home (ver recuadro).

En uno de los equipos participan Martín Silva y Ezequiel Córdoba, estudiantes de 3° y de 4° año del colegio Rosas y de la escuela Beltrán de San Luis. “Nos dividimos la tarea para avanzar más rápido sobre cada desafío de electrónica, de mecánica y de programación del robot. Pero después nos reunimos todos y aportamos ideas al conjunto” contó Martín.

Ezequiel detalló que “el kit que compra la universidad trae todas las piezas sueltas: ruedas, placas controladoras y batería. Y cada equipo arma su propio diseño. Nosotros, además, hicimos algunas piezas a medida, usando una impresora 3D”. Ambos coincidieron en que antes de empezar con los talleres no sabían nada de robótica, pero ahora, más cerca del certamen, le dedican todos los días y horas libres que tienen para llegar bien preparados.

Según Luzza, la ULP organiza desde hace años diferentes talleres de extensión para los chicos de escuelas secundarias de la provincia. “La intención es doble: acercar a los jóvenes a la tecnología y despertar vocaciones para estas carreras”. Para eso, los talleres se apoyan en la robótica con fines educativos. “No es que arman robots desde cero, como sí lo hacen los estudiantes universitarios que compiten en mayores”, sostuvo. En la liga junior, los equipos utilizan un kit –cuyo costo ronda los $ 4 mil, que aporta la universidad– y que trae casi todas las piezas necesarias. Luego del armado, los equipos deben poder actuar autónomamente y superar los desafíos que plantea cada prueba durante la semana que dura la competencia.

En los talleres, que se realizan los sábados, los profesores trabajan con cerca de 200 alumnos, desarrollando algunas ideas teóricas, pero sobre todo conceptos prácticos. La gran apuesta de esta actividad es que los chicos dejen de ser sólo consumidores de tecnología para poder pasar a ser también productores. “La robótica es un área muy importante para trabajar desde la educación, porque es una gran herramienta para enseñar y para hacer atractiva la ciencia”, concluyó Ricillo.

Máquinas de fútbol

Todos los años, RoboCup reúne las mayores innovaciones de inteligencia artificial y robótica del momento. Miles de participantes asistirán a este evento, que contará con torneos de fútbol, misiones de rescate y competencias de baile entre robots, creados por participantes de todo el mundo. La competencia comenzará el próximo viernes en la ciudad brasileña de João Pessoa. El torneo estará dividido en cuatro grandes categorías: RoboCup Soccer, torneos de fútbol donde se destacan la liga estándar y la división de humanoides; RoboCup Rescue, donde los robots simulan misiones de rescate a personas en ambientes peligrosos; RoboCup Junior, proyectos de jóvenes de hasta 19 años en los que se incluyen competencias de baile, rescate y fútbol y RoboCup Home, aplicaciones robóticas que puedan ser usadas en los hogares, como asistentes inteligentes. RoboCup es un proyecto internacional fundado en 1997 para promover, a través de competiciones de robots autónomos, la investigación y educación sobre inteligencia artificial.



Enrique Garabetyan