CIENCIA FUTURO ACUERDO HUGHES-ARSAT

“Ni loco le doy mayoría accionaria”

.

Pablo de León es fundador y presidente de la Asociación Argentina de Tecnología Espacial. Además, fue el director de lanzamiento y carga útil del satélite educativo argentino Pehuensat-1, realizado por la Universidad Nacional del Comahue y puesto en órbita desde India en 2007. Una voz autorizada para hablar de Arsat. “Es un logro muy bueno. Hacer un satélite que funcione y pueda aguantar ese medio ambiente hostil de radiación, temperatura y demás durante diez años, proveyendo servicios de televisión, data y voz, es una cosa muy difícil. No es un satélite de órbita baja de 300 kilómetros que funciona seis meses o un año y se cae. Argentina necesitaba adquirir ese know-how de cómo armar una cosa así desde afuera, y eso fue lo que hicieron, compraron todo: hasta el último tornillo. Pero igual el armado de un satélite como el Arsat es muy difícil de hacer. Ningún otro país latinoamericano lo logró”, opinó.
—¿Y estás al tanto de la privatización? ¿Qué opinás?
—El Arsat 3 estaba planificado, la posición orbital solicitada, pero supuestamente el Estado no tiene plata para hacerlo, desarrollarlo y ponerlo en órbita. Entonces parece que el Gobierno lo que hizo fue contratar a Hughes, una empresa que es pionera en la utilización de la banda Ka. La banda Ka es una banda que, a diferencia de la de Arsat 1 y 2, que es más que nada para transmisión de televisión y señales de audio, se está utilizando para internet directo al hogar. Una de las pocas empresas que manejan esta tecnología es Hughes. Pero a mí lo que me hace ruido es que, en esta nueva empresa que van a crear entre Arsat y Hughes para la comercialización del Arsat 3, Hughes va a tener el 51% de las acciones y Arsat el 49%. ¿Por qué? Arsat tiene toda la infraestructura, tiene todo. ¿Por qué quienes traen algo que, en dinero, vale US$ 50 millones tienen que recibir el 51%? Uno puede decir, bueno, es la llave del negocio, porque si con el Arsat 3 distribuís internet vía satelital y ellos son los que tienen la tecnología de las estaciones que va a tener la gente en la casa con las antenitas y todo eso, fenómeno. Pero yo empresa estatal, o yo el Estado, ni loco le doy la mayoría accionaria.