CIENCIA


No resuelve el problema

PERFIL COMPLETO

Las tecnologías de la información y la comunicación han transformado nuestra sociedad de manera radical e irreversible. De allí que su inclusión en la educación resulte hoy natural.
Sin embargo, no hay que pensar que serán esas tecnologías las que resuelvan los graves problemas que hoy tiene la educación argentina. Estos se podrán superar sólo con un mayor interés social por los logros académicos y con buenos maestros que, además, sean capaces de utilizar racionalmente todos los medios a su disposición, incluida la tecnología.
Estas consideraciones se aplican también a la utilización de las TIC en la evaluación educativa. Un tema que también  resulta polémico e interesante es que la edad de los alumnos en relación con la introducción de las tecnologías en la escuela constituye un aspecto muy debatido entre quienes se ocupan de estos temas. Muchos expertos sostienen que se deberían incorporar recién a los 11 o 12 años. Finalmente, yo no advierto diferencias significativas en el tipo de materias –exactas, naturales o sociales– en relación con esta cuestión. Aunque, sin duda, las exactas y las biológicas parecen adaptarse mejor al empleo de estas herramientas.

*Doctor en medicina, ex rector de la UBA y experto en educación.



Guillermo Jaim Etcheverry