CIENCIA AVANCE EN ASTRONOMÍA

Por primera vez, observan el choque de dos estrellas de neutrones

Los detectores de ondas gravitacionales LIGO y Virgo descubrieron el fenómeno y su localización para que lograron verlo 60 telescopios; entre ellos, el de Bosque Alegre de Córdoba.

La imagen muestra el momento de la colisión de dos estrellas de neutrones
La imagen muestra el momento de la colisión de dos estrellas de neutrones Foto:Gza: TOROS

La astronomía dio un nuevo paso hacia el conocimiento con la observación, tanto por ondas gravitacionales como por la luz, de la colisión de dos estrellas de neutrones. El hallazgo pudo ser posible gracias a los detectores LIGO, en Estados Unidos y Virgo, en Italia, que captaron las ondas gravitacionales del evento y permitieron que 60 telescopios espaciales y terrestres lo encontraran. La detección fue el pasado 17 de agosto y los resultados se publicaron hoy en la revista Physical Review Letters.

“Es la primera vez que la humanidad puede probar que las estrellas de neutrones se fusionan, hasta ahora era una hipótesis. Nunca habíamos escuchamos uno hasta el 17 de agosto. Horas después vimos el destello de luz asociado a esa fusión”, destaca el investigador argentino Lucas Macri, uno de los directores de la colaboración científica TOROS (Transient Optical  Robotic  Observatory  of the  South). TOROS siguió el fenómeno a través de los telescopios T80S,  que está en el cerro Tololo en Chile, y el de la Estación Astrofísica Bosque Alegre ubicado en las sierras de Córdoba, y los resultados de estas observaciones también se publicaron hoy en la mencionada revista.

Las detecciones indicaban que dos objetos –de entre 1,1 y 1,6 veces la masa del Sol- se movían en espiral y se aproximaban entre sí a una distancia bastante cercana, en términos astronómicos, de 130 millones de años luz de la Tierra. Estos objetos se llaman estrellas de neutrones (uno de los componentes, junto con los protones, del núcleo de  los átomos).

En el colapso de una estrella cuando la masa es al menos 1,4 veces de la del Sol la gravedad produce presiones internas que desintegran a los átomos. Los protones y electrones con cargas opuestas se destruyen en gran medida y el resultado final es un agregado muy compacto. Una estrella de neutrones puede tener 20 kilómetros de diámetro y es tan densa que una cucharadita con material de la misma puede pesar alrededor de mil millones de toneladas en la Tierra.

Luego del hallazgo de los detectores, a los dos segundos el telescopio espacial Fermi de la NASA percibió el estallido breve de rayos gamma. “Hay dos tipos de estallidos. Los que duran más de dos segundos que son de colapso de de estrellas que forman supernovas y los de menos, como en este caso, que se pensaba que debían ser de la colisión de estrella de neutrones”, explica el científico Mario Díaz quien también dirige TOROS junto a Diego García Lambas. “Esto permitió identificar a la colisión de las estrellas de neutrones como la  fuente de rayos gamma de corta duración”.

Los telescopios que observaron el espectro de luz encontraron rastros de oro y platino  por lo cual se develó otro misterio sobre la generación de los elementos más pesados que el hierro. “Se especulaba que los elementos pesados se tenían que producir en estos choques. Las supernovas solas no explican la abundancia de elementos pesados”, agrega Díaz.

La mayoría del oro en la Tierra viene de fusiones de estrellas de neutrones. Somos polvo de estrellas pero de distintas clases de estrellas, el calcio de nuestros dientes viene de explosiones de supernovas comunes”, asegura Macri. Es por eso para él con este descubrimiento “entendemos mejor nuestro lugar en el universo, nuestro origen y destino”.



TOROS y Conicet