CIENCIA PROEZA MEDICA EN SUECIA

Por primera vez una mujer da a luz tras un trasplante de útero

La mamá es una sueca de 36 años que no podía concebir. Una amiga de 61 años le donó el órgano. El bebé nació por cesárea y pesó 1,7 kg.

Foto:AFP

Por primera vez en el mundo, una mujer dio a luz a un bebé tras recibir un trasplante de útero, una hazaña protagonizada por médicos del Hospital Sahlgrenska dependiente de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) y que, según especialistas, representa un avance decisivo en la lucha contra la infertilidad. La madre, cuya identidad no fue revelada, es una mujer sueca de 36 años que nació sin útero por una enfermedad genética conocido como síndrome de Mayer-Rokitansky-Kuster-Hauser, según reveló la prestigiosa revista médica The Lancet.

La mujer recibió el útero de una amiga de la familia, de 61 años, a la que le había llegado la menopausia siete años antes de ceder este órgano a la futura madre. Esta, que tenía sus ovarios intactos, fue capaz de producir óvulos que fueron fecundados in vitro antes de la cirugía; lo cual permitió criopreservar once embriones. Un año después del trasplante, los médicos transfirieron un solo embrión al útero trasplantado y obtuvieron un embarazo.

Todo fue bien hasta la semana 31, cuando la mujer sufrió un episodio de rechazo que se trató con corticoides, según explicó en un comunicado el equipo médico dirigido por Mats Brännström, profesor de Ginecología y Obstetricia del Hospital Sahlgrenska. Aunque estaba previsto que el nacimiento fuera por cesárea en la semana 34, los acontecimientos se tuvieron que adelantar dos semanas ya que la madre padeció preeclampsia, un trastorno del embarazo que se asocia a hipertensión arterial. Finalmente, el niño nació por cesárea sin ninguna complicación y con unas medidas normales para un bebé prematuro, ya que pesó 1,775 kg y midió 40 centímetros.

“En el parto sentimos mucha felicidad pero, a la vez, fue una sensación irreal”, sostuvo Brännström en un video difundido por la Universidad. “La madre está feliz, con buena salud y ya sin preeclampsia, aunque sigue tomando los inmunosupresores”, agregó. Estos medicamentos habrán de acompañar a la mujer hasta que el equipo retire el útero trasplantado algo que, a tenor de las declaraciones de los médicos, no va a suceder pronto. “Creemos que es seguro intentar un segundo embarazo”, anunció el experto sueco.

Repercusiones. En París, el profesor René Frydman, padre científico del primer bebé de probeta francés, acogió “con entusiasmo” este avance comparable a la del “trasplante de corazón para las patologías cardíacas”, ya que ofrece esperanzas a las mujeres que no pueden tener hijos por haber nacido sin útero, tener una malformación o haber sufrido una ablación del útero debido a un cáncer o hemorragia.

“Este éxito se basa en más de diez años de investigaciones intensivas con animales y de entrenamiento quirúrgico de nuestro equipo y crea la posibilidad de tratar a buen número de mujeres jóvenes en el mundo que sufren de infertilidad uterina”, explicó Brännström en The Lancet. “Además, hemos demostrado la viabilidad del trasplante de útero de una donante viva, aún cuando ésta sea menopáusica”, destacó. Lo que sí ha querido adelantar Brännström es que quedan “muchos años” para que este procedimiento se convierta en rutinario. “Habrá que estudiar los resultados tanto de eficiencia como de seguridad”.

Otras seis mujeres que han recibido un útero en 2013 bajo su batuta esperan conseguir un embarazo. Antes de esta proeza médica, se llevaron a cabo otros intentos de trasplantes con úteros, pero todos fracasaron. La primera vez, que fue en Arabia Saudita en 2000, fracasó al cabo de tres meses por necrosis del útero de la paciente. Otro en Turquía en 2011 realizado con el útero de una mujer fallecida  permitió un inicio de embarazo que acabó en aborto.



Florencia Ballarino