CIENCIA ELEGIDOS POR UN JURADO INTERNACIONAL

Premian a dos físicos del Balseiro

Carlos Balseiro, actual director del centro académico que fundó su papá en 1955, y Gonzalo Torroba recibirán hoy el premio Bunge y Born 2017.

Gonzalo Torroba y Carlos Balseiro, antes de recibir la distinción.
Gonzalo Torroba y Carlos Balseiro, antes de recibir la distinción. Foto:Gza: Fundación ByB

Dirige desde 2016 el Instituto Balseiro, la unidad académica de excelencia que su papá, José Antonio Balseiro, fundó en 1955. Carlos Balseiro tiene 66 años, nació en Bariloche y es egresado de la Licenciatura y del Doctorado en Física de ese centro de enseñanza que depende de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo.  

Con una extensa trayectoria en investigación y docencia, Balseiro recibirá este miércoles el Premio Fundación Bunge y Born 2017, tras ser elegido por un jurado de expertos nacionales e internacionales. Entre ellos, el Premio Nobel en Física 2008: Serge Haroche. Además, recibirá el premio Estímulo a Jóvenes Científicos el físico Gonzalo Torroba, de 36 años y oriundo de La Pampa.“Fue una gran sorpresa recibir el llamado telefónico. No lo esperaba ni lo soñaba. Me siento muy honrado, no sólo por lo que representa la Fundación  sino por el gran jurado”, expresó Balseiro, quien está casado con una docente en química y tiene tres hijos.

Como investigador de la CNEA y el Conicet, trabaja en el grupo de Teoría de la Materia Condensada del Centro Atómico Bariloche. “La idea es estudiar las propiedades cuánticas de la materia. Las leyes fundamentales que rigen en la física de los materiales son conocidas pero las consecuencias de aplicar esas leyes pueden ser muy complejas. Las mismas leyes dan lugar a propiedades como el magnetismo, la superconductividad y todo eso, por supuesto, depende de detalles microscópicos, de cómo es la estructura electrónica”, le explicó Balseiro a Perfil.

El Instituto es uno de los grandes centros formadores de físicos e ingenieros de América Latina y germen de la empresa Invap, que fabrica desde reactores nucleares hasta satélites y radares. “Hacemos una selección de los chicos que se presentan para ingresar, ya que deben tener un ciclo básico de dos años de física o ingeniería en universidades públicas o privadas. Hacemos un examen y a los preseleccionados los entrevistamos antes de ofrecerles una beca. Trabajamos con números pequeños, son 15 estudiantes por carrera. Los egresados, en general, tienen buena inserción laboral. Nosotros formamos profesionales para hacer investigación y desarrollo. Nuestro interés es fomentar el trabajo creativo, la posibilidad de innovar, de crear nuevo conocimiento”.

- ¿Cree que hoy faltan vocaciones científicas?

- No sé si faltan o si no somos capaces de despertar las vocaciones científicas que están latentes en los chicos. Todos los chicos tiene curiosidades y habilidades. Creo que deberíamos hacer más para despertar esas vocaciones. Nosotros organizamos concursos con colegios secundarios y hay chicos súper interesados. Son aquellos que han tenido la oportunidad de ver algo de ciencia en el colegio o en la casa. Hay que buscar la forma de que los investigadores se acerquen más a la escuela pero también que la misma escuela puede dar respuestas a este desafío de despertar vocaciones científicas.

- ¿Los afecto el recorte en ciencia? ¿Le preocupa el tema?

- No hemos sufrido el recorte en becas de grado. En ese sentido, hemos tenido apoyo. Es preocupante sin duda que la investigación a nivel nacional no encuentre una política de Estado que pueda definir con claridad para dónde va la ciencia argentina. Si la Argentina no define esta importancia de la ciencia y la tecnología va a ser difícil que podamos transitar el camino hacia el desarrollo en serio. Problemas tenemos que esperar, a lo que deberíamos aspirar es a tratar de resolverlos con una política de mediano a largo plazo. La ciencia no se improvisa. Nuestro país ha sufrido muchísimo en décadas anteriores, con universidades que crecían, se desintegraban y volvían a crecer. Esto no sirve para nada. Hay que darle continuidad a la tarea.