CIENCIA CONTRA LA BRECHA DIGITAL


Prueban un ‘súper wi-fi’ para conectar zonas rurales del país

El Enacom firmó un acuerdo con Microsoft para intentar llevar internet a pueblos alejados utilizando frecuencias de canales de TV vacantes.

Google loon El proyecto planea dar internet en zonas remotas utilizando globos de helio a gran altitud.
Google loon El proyecto planea dar internet en zonas remotas utilizando globos de helio a gran altitud.
Foto:Cedoc Perfil
Ofrecer acceso a internet en un país con gran extensión y múltiples accidentes geográficos no es tarea simple. Es que una vez cubiertos los usuarios de las ciudades, llevar una conexión a parajes aislados y escuelas rurales o tender cables de fibra óptica hasta pueblos alejados de los centros urbanos se vuelve complejo. Y, sobre todo, muy caro.

Por eso hay varios proyectos de investigación que buscan alternativas que faciliten el acceso a la red para los habitantes de esas regiones. Para ensayar una de estas ideas, técnicos del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y de Arsat, con el asesoramiento de la compañía Microsoft, planean comenzar a probar en sesenta días la primera conexión a internet de Argentina en utilizar una nueva tecnología: White Space TV, también conocida como “súper wi-fi”.

“Es una idea que nos acercó Microsoft, que tiene varios proyectos similares en Colombia, Jamaica, Estados Unidos, Inglaterra y Africa. Y firmamos el acuerdo porque se alinea con nuestra intención de reducir la brecha digital y conectar a toda la Argentina. Nuestro objetivo es llegar lo antes posible a la pobreza digital cero”, aseguró a PERFIL Heber Martínez, director del Enacom. Según Martínez, de los relevamientos sobre el espectro radioeléctrico surgió que en numerosas zonas rurales hay frecuencias de canales de TV vacantes (“white spaces”), que podrían usarse para dar internet: “Son lugares donde no hay interés comercial por parte de empresas ni cooperativas”.

¿De qué se trata la nueva tecnología? “Es una opción para dar conectividad pensada para zonas alejadas de las ciudades. Es una variante del wi-fi que usa una parte del espectro radioeléctrico que, normalmente, está reservada para transmisiones de televisión. Pero en regiones aisladas, a más de cien kilómetros de las emisoras de TV, quedan vacantes y no se aprovechan”, explicó el ingeniero Gabriel Venturino, director de la Escuela de Graduados en Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones de la UBA. “Son opciones intermedias, para proveer servicios en zonas donde todavía no hay acceso al 4G ni llegan cables de fibra óptica o cobre”, agregó el experto.

Ventajas. Parte de esta tecnología nació en los laboratorios de Investigación y Desarrollo de Microsoft. “En 2005, nuestros ingenieros desarrollaron algunos de esos protocolos. Luego se convirtieron en una norma internacional, homologada por el IEEE, y ya no es tecnología propiedad de Microsoft sino un estándar”, refirió Pedro Uribe, director de Desarrollo de Negocios del Sector Público de Microsoft. Uribe explicó que “en los ensayos que hicieron en localidades rurales de Colombia obtuvieron un alcance promedio de más de nueve kilómetros”. Y los cálculos indican que es un tipo de conexión entre un 20 y un 30% más económica que las redes LTE (4G), la conexión de microondas o que tender cables.

Pero además, según Venturino, como trabaja en frecuencias más bajas que las que utiliza, por ejemplo, la TV satelital, “al White Space TV no lo afecta la lluvia, y tiene una capacidad de difracción que le permite ‘saltar’ obstáculos como colinas o bosques y llegar hasta el receptor con vínculos capaces de transmitir hasta veinte megabits por segundo”.

Aunque aún resta definir dónde se hará la prueba piloto, Martínez adelantó que probablemente será en la Patagonia o el Noroeste: “Los equipos ya están entrando al país, y la idea es empezar las pruebas a fines de octubre”. Según el Enacom, esta propuesta de Microsoft está en sintonía con las ideas que desarrollan empresas como Google y Facebook para mejorar la conectividad en zonas aisladas que incluyen flotas de globos aerostáticos y drones alimentados por energía solar. “El aporte de Microsoft no es excluyente. Estamos abiertos a cualquier otro proyecto que nos acerquen otros expertos o empresas que tengan propuestas para cerrar más rápido nuestra brecha digital”, concluyó Martínez.