CIENCIA

Science destacó al programa argentino ‘Expedición Ciencia’

Como “más que un campamento científico” la definió la principal publicación del mundo al emprendimiento dirigido a adolescentes.

Foto:Cedoc Perfil

Un programa de divulgación científica, que está cumpliendo 12 años, y por el que pasaron más de 500 adolescentes, acaba de ser destacado en un artículo de la revista Science, la publicación dedicada a temas de ciencia más prestigiosa del planeta.

Expedición Ciencia, la iniciativa distinguida, nació en 2003. Consiste, básicamente, en la organización de salidas de campamentos, protagonizados por chicos y chicas de entre 14 y 17 años que viajan a la Patagonia acompañados por media docena de coordinadores con una larga trayectoria en ciencia: biólogos, químicos, físicos y profesores de educación física.  Según destacó Science, durante la estadía todos realizan actividades junto a los acampantes.

“Cada grupo está integrado por unos cuarenta expedicionarios que viajan con científicos profesionales, provenientes de diferentes disciplinas”, le detalló a PERFIL el biólogo Luciano Gastón Morosi, uno de los integrantes de la primera salida de 2015.

Morosi explicó que la idea central de estas “expediciones” es que durante diez días, en el entorno agreste de la Cordillera de los Andes, los chicos puedan dar rienda suelta a su curiosidad y a su capacidad de hacer preguntas, cuestionar preconceptos y buscar explicaciones científicas para diversos fenómenos. “Hacemos caminatas por el bosque, charlamos todos los temas y se organizan equipos de debate sobre algún punto controvertido de la actualidad científica. También hacemos experimentos de física y química y por la noche hay fogones y observaciones astronómicas”, agregó Morosi.

Estas particulares salidas veraniegas nacieron y crecieron bajo el ala de Expedición Ciencia, una ONG sin fines de lucro conformada por científicos, educadores y estudiantes; todos apasionados por la ciencia, la educación y también por la vida al aire libre.

“Los campamentos se organizan en lugares que no tienen acceso a internet. Por ende, no hay wi-fi, y ni siquiera señal de celular, lo que ayuda a que los chicos se desconecten de las redes y puedan sumergirse mejor en la experiencia y en los desafíos que plantea la aventura científica”, explican desde la ONG.

A partir del éxito de las primeras salidas, la organización fue ampliando sus actividades y objetivos. “Y así resultó que este año no solo organizamos dos de estos viajes para adolescentes, sino que hicimos la primera ‘expedición’ para  un grupo de 25 adultos, incluyendo varios matrimonios y una señora de 60 años”.

También decidieron diversificarse en otras actividades relacionadas, como campamentos dirigidos a estudiantes de profesorado –bautizada Expedición Docencia– y otras más cortas, pensadas para la ciudad, como Caminando con Científicos, que se concretó en la reserva Costanera Sur, en Buenos Aires.

Están preparando también  Desembarcos Científicos para escuelas, con acciones organizadas alrededor del pensamiento y la práctica científica, donde presentan un misterio o problema a investigar, que debe resolverse a través de experimentos, discusiones, juegos y reflexión.

Según resumen sus organizadores, Expedición Ciencia apunta a que los chicos conviertan su curiosidad natural en la base de una forma de pensar el mundo que los rodea. En lugar de dar respuestas, los invita a hacerse preguntas.



Enrique Garabetyan