CIENCIA EN DOS DECADAS

Se duplicaron las muertes por cáncer de piel en los hombres

Es porque ellos se exponen al sol sin protector y consultan al médico más tarde que las mujeres. Se estima que para 2020 habrá 1.600 nuevos casos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

El verano es la época para exponerse al sol voluntariamente, pero también sin darse cuenta: en la playa, paseando al perro, tomando algo al aire libre, haciendo un picnic, practicando deportes o trabajando. Entre los que más sufren las consecuencias de los rayos ultravioleta (UV) se encuentran los hombres, que son más propensos que las mujeres a sufrir cáncer de piel e inclusive llevan la delantera en cuanto a mortalidad.

Entre 1993 y 2013 se duplicó el número de muertes producidas por melanomas cutáneos en el sexo masculino, mientras que en las mujeres los casos fatales se matuvieron constantes, según el Registro Argentino de Melanoma Cutáneo (RAMC) elaborados en base a datos de la Dirección de Estadísticas en Salud del Ministerio de Salud de la Nación. Tomando datos más recientes, también del RAMC, se observa la progresión de la cantidad de fallecimientos en hombres y en mujeres, respectivamente: 179 casos versus 272 en 2010 y 193 versus 305 en 2013.

Esto es muy importante porque la mayor incidencia en hombres no tiene que ver con una cuestión genética sino de exposición a los rayos UV –algunos trabajos los obligan a estar más tiempo al sol– y fundamentalmente de “timming”: ellos consultan más tarde al médico y cuando los cuadros están avanzados, en una patología donde el tiempo es fundamental.

El pronóstico de esta enfermedad está fuertemente ligado al diagnóstico temprano, y ahí radica la diferencia: las mujeres nos cuidamos más con protectores y cremas, solemos consultar antes que los hombres y prestamos más atención a lo que pasa en nuestra piel”, explicó Gabriela Cinat, jefa de la Unidad de Oncología de Melanoma y Sarcoma del Instituto de Oncología Angel H. Roffo.

“Los  casos en mujeres también crecieron, pero la situación no es tan llamativa, porque si uno piensa en un melanoma inicial, el pronóstico y la posibilidad de cura son unos. Ahora, si tomamos un cuadro avanzado y ulcerado, el tratamiento y las probabilidades cambian”, sostuvo Dora Loria, epidemióloga y directora del RAMC.

El melanoma es el tipo de cáncer de piel más severo, peligroso y agresivo, que se presenta sólo en un pequeño porcentaje de los casos,  ya que la mayoría de los cánceres de piel están representados por carcinomas basocelulares y espinocelulares. “Sobre la incidencia de estos es difícil conseguir cifras porque se trata del tipo de tumor benigno más frecuente a nivel mundial, razón por la cual muchas veces la gente ni se da cuenta que los tiene, y los médicos no los biopsian”, agregó Loria. Si bien de acuerdo con los datos de la Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel 2014 de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), los argentinos nos cuidamos cada vez más de la radiación ultravioleta (cer recuadro), la Agencia Internacional de Investigaciones para el Cáncer (IARC) estima que para 2020 habrá 1.667 nuevos casos de melanoma, 922 en hombres y 745 en mujeres.

Riesgo. Los rayos UV del sol son el principal factor de riesgo, al igual que la cama solar. “Por eso la posibilidad de tener un melanoma está más relacionada con este tipo de exposición (esporádica y voluntaria) que con la de los trabajadores, que por lo general suelen tener carcinomas basocelulares o espinocelulares”, sostuvo Loria. Sin embargo, no hay que olvidarse que las personas de piel clara, las que tienen ojos claros, las que tienen muchos lunares, son rubias o pelirrojas presentan mayor riesgo, al igual que quienes tienen antecedentes familiares de cáncer de piel.  “Y otro tema son las quemaduras solares que muchos se provocan por tomar sol de golpe o no ponerse protector y que en el momento quizás se desestiman, pero representan un antecedente importante,  especialmente si se producen en la niñez o adolescencia”, concluyó Cinat.

Cuidarse no sólo en vacaciones

En la edición 2014 de la Campaña Nacional de Prevención de Cáncer de Piel de la SAD participaron 8.900 personas y se observó un incremento del 42% en el cuidado, en hombres y mujeres de todas las edades. Sin embargo, el 22% de la gente confesó cuidarse sólo en vacaciones. De ellos, el 42% utilizó protector solar y el 41% recurrió a la ropa o la sombra.

Para cuidarse del sol los especialistas recomiendan evitar el peor horario (entre las 10 y las 16) y elegir un protector de amplio espectro, que sirva para los rayos A y B y tenga un Factor de Protección Solar (FPS) de 15 como mínimo, salvo que se trate de pieles muy claras o exposiciones intensas, en cuyo caso lo mejor es recurrir a un FPS 30. El protector debe colocarse siempre treinta minutos antes de la exposición, y re-aplicarse cada dos o tres horas o luego de meterse al mar y la pileta, secarse con una toalla o transpirar. Los niños  no deben exponerse al sol antes de los seis meses, y si son más grandes hacerlo con pantalla total y ropa.



Noelia Veltri