CIENCIA EMERGENCIA AMBIENTAL

Tras el derrame de cianuro, la ONU analiza el agua de los ríos sanjuaninos

El juez a cargo de la investigación viajó a la mina Veladero para determinar las causas del incidente. Los vecinos de Jáchal temen contaminación, aunque Barrick Gold lo niega.

Foto:Cedoc

Expertos de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) se encuentran en San Juan analizando el caudal de los ríos Jáchal, Las Taguas y Blanco para determinar si están contaminados, tras el derrame de al menos 224 mil litros de solución cianurada ocurrido el domingo último en la mina Veladero (operada por Barrick Gold), a 350 kilómetros de la capital provincial.
 
Las conclusiones de los organismos dependientes de la ONU serán aportadas a la Justicia, donde la empresa canadiense acumula tres denuncias penales por la infracción a la Ley 24.051 de Residuos Peligrosos. Ayer, el titular del Juzgado de Jáchal, Pablo Oritja, subió al campamento de Veladero en la cordillera para hacer una inspección ocular y determinar qué provocó la rotura de una válvula y la posterior fuga de cianuro, y si funcionó correctamente el protocolo de seguridad.
 
En tanto, vecinos de Jáchal se reunieron para reclamar la presencia del gobernador José Luis Gioja. “Queremos que venga a dar explicaciones. La gente está muy preocupada. Nos enteramos del incidente el domingo a la noche por un mensaje de WhatsApp y recién el lunes lo reconoció Barrick. El martes el gobierno salió a decir que nos quedemos tranquilos, y a las dos horas denunció a la empresa por daño ambiental. Ahora nos aseguran que el agua no está contaminada, pero por otro lado reparten agua embotellada”, dijo a PERFIL Domingo Jofre, integrante de la asamblea Jáchal No Se Toca.  

Desde Barrick Gold afirmaron que desde el domingo a la tarde, cuando se detectó y anuló la falla de la válvula de una cañería que transportaba  solución cianurada al valle de lixiviación, se duplicaron los esfuerzos de monitoreo en los distintos ríos de la zona. “En ningún momento tuvimos lecturas positivas en el río Jachal ni en Cuesta del Viento. Sólo se encontraron vestigios en el río Potrerillos, pero eran valores que no ponían en riesgo a las personas. A partir del martes estas muestras dieron negativo”, sostuvo Miguel Giménez Zapiola, director de Asuntos Corporativos de la empresa.

Sin embargo, entre pobladores de Jáchal y ambientalistas reina el escepticismo. Greenpeace Argentina exigió al gobierno provincial y a la empresa que informen debidamente la cantidad de agua cianurada vertida al ambiente y sus consecuencias. “Teniendo en cuenta la gravedad de la situación para la salud y el medio ambiente, estamos pidiendo claridad. Que la empresa haga público cuáles fueron los resultados de los análisis hechos en terreno desde el último monitoreo, realizado el día sábado 12 del corriente, hasta el cierre de la válvula, a las 12.30 del domingo 13”, explicó Gonzalo Strano, coordinador de la campaña de glaciares de Greenpeace. La ONG recordó que la mina está ubicada en la Reserva de la Biósfera San Guillermo, razón por la cual viene reclamando desde 2011 su cierre.



Florencia Ballarino