CIENCIA ACUMULADORES COMPULSIVOS


Tres de cada cuatro personas guardan objetos que no usan

Ropa, libros y cuadernos están entre las cosas de las que más cuesta deshacerse. El hábito puede convertirse en un trastorno psicológico.


Foto:Gza: Discovery H&H

Los argentinos somos melancólicos y nos encariñamos con los objetos. Y, a veces, eso nos convierte en acumuladores compulsivos. Esa es una de las conclusiones que surgen de una reciente encuesta realizada por la consultora de mercado TrialPanel. Según el estudio, el 74% de los argentinos admite que “frecuentemente guarda cosas que luego no utiliza”. Y entre éstos, el 80% manifesta: “Me resultar difícil deshacerme de los objetos en desuso”.
Sin embargo, esa afición por guardar puede convertirse en ocasiones en una compulsión y en un desorden psiquiátrico grave que, desde 2013, figura en el Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales de la American Psychiatric Association. Allí se define el síndrome de Diógenes como la imposibilidad de deshacerse de todo tipo de objetos y posesiones. Quienes lo sufren acumulan de manera compulsiva cosas, lo que genera muchas veces situaciones que ponen en riesgo la salud.
“Es una patología que todavía se está investigando en forma sistemática. Algunos estudios de prevalencia indican que podría afectar al 1,5% de la población, mientras otros la elevan hasta el 5,8%”, explicó  el psiquiatra Rafael Kichic, jefe de la Clínica de Ansiedad y Trauma en Ineco.
“Se diagnostica este síndrome cuando se trata de una acumulación de objetos de todo tipo y hay que diferenciarlo de un hobby, al estilo de quien junta estampillas o monedas. Hemos visto casos de pacientes con esta patología que guardan hasta su propia materia fecal”, sostuvo Juan Tenconi, vicepresidente de la Asociación de Psiquiatras Argentinos y docente de la UBA.
¿Cuándo el afán por guardar se convierte en patológico? “A ese límite se llega cuando la acumulación de objetos en la casa, el trabajo e incluso en el auto empieza a interferir con la calidad de vida. Si la persona llega tarde a sus reuniones, ya no puede usar un ambiente del hogar por la cantidad de objetos o tiene basura en descomposición, y eso se vuelve un riesgo para la salud, estamos hablando de patología”, manifestó la psicóloga Gabriela Martínez Castro, directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (Ceeta).
Aunque los expertos afirman que cada vez se registran más casos, junto a otros trastornos de ansiedad, la literatura médica comenzó a describir estas situaciones ya a principios del siglo XX. Hasta hace pocos años, se lo consideraba como un síntoma del trastorno obsesivo compulsivo (TOC), “pero desde 2013 se considera que este síndrome puede estar relacionado con los TOC, aunque no necesariamente es lo mismo. De hecho, buscar o acumular cosas en forma sistemática puede estar generado por una psicosis o por una neurosis”, detalló Tenconi. Por otra parte, es una patología que suele venir asociada a otras, como depresión o ataques de pánico. “Y muchas veces el paciente no registra su problema y las consultas las inician sus familiares”, detalló Kichic.

De todo. ¿Qué se guarda en forma compulsiva? Según TrialPanel, el ranking lo encabezan ropa, libros, boletines y cuadernos escolares, calzado, estudios médicos y envoltorios y cajas de regalo. Y al momento de explicar los motivos, las respuestas van desde “porque en algún momento lo puedo volver a utilizar” (81%),  hasta “porque son de un ser querido” (28%).
Más allá de su clasificación, todos los expertos coinciden en que el tratamiento de esta patología debe ser integral. Así, se combinan psicofármacos con diversas técnicas cognitivas conductuales. “Además hay casos en los que el terapeuta debe trabajar en la casa con el paciente y sus familiares”, detalló Martínez Castro. Aunque el tratamiento puede durar varios meses,  las terapias obtienen buenos resultados y los pacientes mejoran su calidad de vida.



Enrique Garabetyan