CIENCIA ARGENTINA BUSCA REDUCIR SUS EMISIONES DE CO2


Un gabinete especial definirá acciones medioambientales

Lo integrarán altos funcionarios de diversos ministerios y dependencias especializadas, para coordinar propuestas contra el cambio climatico.


Foto:AFP

Mientras la canciller Susana Malcorra, junto a representantes de 160 países, firmaba en Nueva York la adhesión al Acuerdo sobre Cambio Climático (Ver recuadro), los funcionarios argentinos responsables de esta temática en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable adelantaron cuáles son las principales medidas y cambios ambientales que el país va a implementar en el corto, mediano y largo plazo.
“En principio, ya estamos revisando las contribuciones a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEIs) que el gobierno anterior adoptó al momento de la discusión de este tratado. Pensamos que Argentina debe aumentar sus esfuerzos y reducir más del 15% incondicional al que se comprometió el año pasado”, adelantó Diego Moreno, secretario de Política Ambiental.
Por su parte, Carlos Gentile, subsecretario de Cambio Climático, recordó que lo firmado en París, en diciembre de 2015, es un compromiso que se queda corto: “la meta global debería reducir el aumento de temperatura media a menos de 2° C. Sin embargo, si se analizan los compromisos que –hasta ahora– se presentaron sólo se llega a 3° C”. En ese sentido, los funcionarios argentinos están revisando los números locales y cuáles serán las nuevas políticas a implementar para contribuir que la temperatura no aumente más de 2º C respecto de la era preindustrial.
El gobierno de Macri está buscando consenso para cambiar esos porcentajes y es posible que  –en los próximos meses– la cifra original comprometida pase del 15 al 20%.
Medidas. Para poder obtener mejores resultados en materia ambiental, los funcionarios adelantaron que “el Gobierno planea crear un gabinete de ministros que tratarán en forma específica los temas de cambio climático”. Según Gentile, “el nuevo organismo se armará con representantes de ministerios nacionales y de organismos especializados con injerencia sobre la materia. Y desde allí se buscará coordinar acciones de mitigación y de adaptación al aumento de la temperatura global y sus consecuencias”.
El gabinete será el encargado de diseñar una estrategia común con funcionarios ambientales de las provincias y también de los municipios.
Además el experto detalló que “se espera que el propio presidente Macri se involucre en forma periódica y pública con estas políticas, porque eso genera un fuerte efecto demostración, tal como ocurrió en Brasil durante la presidencia de Lula”.
La necesidad de coordinación interministerial para intervenir sobre diversas áreas tiene una explicación simple: “los gases que provocan el efecto invernadero (GEIs) son el subproducto de muchas actividades: según el último inventario disponible, el 51% de las emisiones del país provienen del agro y la deforestación; el 23%, de la producción energética; el 12%, del transporte; el 9%, a la industria y el 5% al manejo los residuos.

Políticas. Las políticas concretas sobre las que los funcionarios adelantaron ya estar trabajando, implican mejorar el manejo del suelo y los cultivos; reducir al máximo posible la deforestación de los bosques nativos; cambiar las luminarias públicas por los artefactos de bajo consumo e incrementar fuertemente el aporte de las fuentes de energías renovables –solar, eólica y biomasa– a la matriz energética nacional.
También están en estudio medidas para volver más eficiente la totalidad del transporte público, por ejemplo reconvirtiéndolo a sistemas basados en motores eléctricos y para mejorar los sistemas de transporte de carga.
Un punto primordial de la reconversión es encontrar la financiación para realizar los cambios. “Pensamos”, dijo Gentile, “en armar carteras de proyectos que unan a varios municipios o provincias para salir a buscar financiación internacional en conjunto, porque a mayor escala se vuelve más fácil
 conseguir líneas de crédito blandas”.

Firma crucial en la ONU
Tras años de discusiones 160 países lograron ayer ponerse de acuerdo y firmar el Tratado de París sobre Cambio Climático. Argentina estuvo representada por la canciller Susana Malcorra. Al acto, realizado en la sede de la ONU en Nueva York, asistieron sesenta jefes de Estado, incluyendo a Dilma Rousseff, François Hollande y Matteo Renzi. Macri no viajó a la reunión, tal como estaba originalmente planeado, debido a las inundaciones de Argentina. El convenio, al que todas las partes reconocen como un primer paso aunque todavía insuficiente, apunta a mitigar el fenómeno del calentamiento global. Sin embargo, por ahora el acuerdo es más simbólico que práctico, ya que entrará en vigor recién tras ser ratificado por 55 estados, que sumen, el 55% de las emisiones globales. Argentina aporta una cifra menor: el 0,8% del total. Y se ubica en el puesto 22 del ranking mundial. Los grandes de este rubro son China, (28%), EE.UU., (16%) y la India (5,8%).



Enrique Garabetyan