CIENCIA ADIÓS A LOS PINCHAZOS

Un sensor permite monitorear la glucosa en niños y adultos con diabetes

El nuevo dispositivo, que ya está disponible en el país, evita la punción en los dedos para medir los niveles de azúcar en pacientes con diabetes. La enfermedad afecta a uno de cada diez argentinos.

Myriam Ladacani fue diagnosticada con diabetes a los 15 años. Utiliza el sensor para monitorear su glucosa
Myriam Ladacani fue diagnosticada con diabetes a los 15 años. Utiliza el sensor para monitorear su glucosa Foto:Gza. Oribe

Myriam Ladcani tiene 42 años y es maestra. A los 15 fue diagnosticada con diabetes. Mamá de Matías, cuenta que el embarazo no fue una dulce espera: “me pinchaba el dedo a cada hora para controlar mi glucosa por temor a tenerla elevada”. Como Myriam, las personas con diabetes (principalmente quienes requieren insulina) deben medir los niveles de glucosa (azúcar) en sangre varias veces al día para evitar las complicaciones de la enfermedad, como lesiones nerviosas, oculares y renales.

Sin embargo, cuatro de cada diez pacientes no miden la glucosa con la frecuencia recomendada por su doctor por el dolor que el pinchazo les genera, por incomodidad, olvidos o faltas de tiras reactivas. Ahora, la Anmat acaba de aprobar en la Argentina un sensor que reemplaza las punciones en los dedos. El dispositivo, llamado FreeStyle Libre, consiste en un sensor redondo, del tamaño de una moneda de dos pesos, que se coloca en la parte posterior del brazo y que minuto a minuto mide la glucosa en el líquido intersticial mediante un pequeño filamento. Con sólo acercar el lector (un dispositivo similar a un celular) al sensor, se “escanea” el dato en menos de un segundo. Cada escaneo arroja el valor de la glucosa del momento y un historial de sus niveles en el tiempo.

“En vez de pincharse tres a cinco veces por día, el paciente se pincha una vez cada 14 días que es cuando cambia el sensor. Con solo acercar el lector, puede saber que glucosa tiene. Pero, además el sistema guarda todas las mediciones del día y arroja las tendencias que tiene la glucosa en el organismo a subir o bajar. Esto es muy importante”, explicó León Litwak, miembro del Servicio de Endocrinología, Metabolismo y Medicina Nuclear del Hospital Italiano de Buenos Aires.

La diabetes es una enfermedad metabólica que en la Argentina afecta a 2,7 millones de personas y su prevalencia va en aumento.  “Cada diez segundos, tres personas desarrollan diabetes en el mundo. Su mal control está relacionado con un aumento del riesgo de enfermedad cardiovascular y cerebrovascular”, sostuvo Adrián Proietti, director médico del Instituto Integral de diabetes y tecnología aplicada. Para Myriam, la nueva herramienta le permite controlar la diabetes en forma adecuada. “Me da la posibilidad de no llegar a un pico ni alto ni bajo de glucosa. Otra ventaja es que yo puedo controlarme en cualquier lugar. Ahora hago cosas que antes no hacia, como ir a gimnasia. Me siento mas segura y optimicé mi tratamiento”.

El sensor es descartable, resistente al agua y dura hasta 14 días. En forma particular cuesta $1.100. “Estamos en conversaciones con obras sociales y prepagas para que lo cubran. Para el pagador, tanto público como privado, es un tratamiento que no tiene un costo significativo respecto a las tiras reactivas”, aseguró Nicolás Mendiberri, director general de Abbot Diabetes Care en Argentina. Por ley, los pacientes con diabetes tiene una cobertura del 100 % de los medicamentos y reactivos de diagnóstico para autocontrol.