CIENCIA

Una movida en contra

PERFIL COMPLETO

Así como las redes sociales masificaron el thigh gap, también surgió el antimovimiento. Cientos de usuarios de Twitter o videos de Youtube van “contra el espacio entre muslos”, e incluso se burlan de las jóvenes que persiguen este ideal.
Además, el gobierno de Nueva York desarrolló una campaña denominada I’m a girl (Soy una niña), que busca concientizar a las más pequeñas de la importancia de aceptarse, quererse y mostrarse como son.
Las imágenes de la iniciativa aparecen en colectivos, subtes y quioscos de periódicos con niñas de 7 a 12 años en diferentes actividades. En cada una se leen frases como “Soy una niña, soy inteligente, soy líder, aventurera, amigable, divertida y soy hermosa tal como soy”. Su web fomenta el intercambio.



N.V.