CIENCIA CREACIONES ORIGINALES

Una patineta voladora y la superheladera, los inventos de 2014

La revista Time eligió a las 25 mejores innovaciones del año.

Foto:Cedoc

Una patineta capaz de levitar como la que usaba Marty McFly en la película Volver al futuro; una heladerita portátil que incluye licuadora para tragos y cargador para celular; muñequitos-heroínas pensados para nenas; un anillo cuya piedra se ilumina cuando llega un SMS o un llamado, y un auto eléctrico potente y veloz; fueron algunos de los mejores 25 inventos del año seleccionados por la revista Time.

La patineta sin ruedas es, sin dudas, la más llamativa de todas. Inspirada en la segunda parte de la trilogía que protagonizó Michael Fox, esta versión apenas puede flotar 2,5 centímetros sobre un piso especial de metal, tiene una autonomía de 15 minutos y cuesta US$ 10 mil. Sin embargo, es inmensamente popular. De hecho, la figura máxima de los deportes extremos, el skater Tony Hawk, subió esta semana un video donde se lo ve probando la “aerotabla” creada por la empresa ArxPax.

Mientras tanto, ya se vendieron más de mil Ringlys, otra de las innovaciones elegidas como favoritas de 2014. Se trata de un elegante anillo capaz de conectarse a un smartphone y brillar cuando llega un SMS, un mail o una llamada importante. Así, su usuaria puede tener el teléfono guardado en la cartera, en modo silencioso e, igualmente, no perderse ninguna comunicación importante.

El BMW i3 comenzó a venderse este año. Y es, para Time, el primer auto eléctrico atractivo al consumidor común. Con apenas tres horas de carga es capaz de acelerar hasta 177 km por hora. Pero, sobre todo, cuesta US$ 41.350, lo que lo convierte en un auto realmente accesible para su categoría.

Una heladerita portátil que incluya otros elementos imprescindibles para hacer una buena fiesta al aire libre es otro de los elegidos como invento del año. No sólo tiene ruedas e incluye una licuadora, también suma un cargador para celulares y el interior está iluminado con LED, para encontrar los productos en la noche.

Finalmente, dos amigas con sendas hijas pequeñas quisieron regalarles muñequitos de acción para sus juegos. Pero no encontraron en los negocios ningún modelo inspirador realmente apropiado, que dejara atrás los estereotipos de las Barbies. Así terminaron diseñando y construyendo sus propias heroínas como “Persistencia” y “Honestidad”, pensadas para divertir, y también para estimular valores, todo con una estética realmente poderosa, atractiva y femenina.



Enrique Garabetyan