La experiencia de un turista "expulsado" de Buenos Aires

90 minutos de "tango" con la presidenta Cristina Fernández.

0
Comentarios
| Este artículo fue leído
0
veces

Queridos amigos Argentinos,

Hace unos cuantos días, el que escribe está carta, tenía muchas ganas de conocer su país, de disfrutar sus bellos paisajes, recorrer las calles de Buenos Aires, deleitar su gran comida, degustar sus vinos y ver en vivo un buen tango, mas nunca imaginé que yo terminaría viviendo un tango.

Todo comenzó con mucha anticipación de visitar Buenos Aires donde fui invitado a hablar en la IV Cumbre de Comunicación Política sobre mis experiencias en las últimas 4 campañas presidenciales en los EE.UU. donde he trabajado apoyando los esfuerzos para atraer el voto Latino. Para este viaje consideré invitar a mi esposa para juntos vacacionar unos días previos.

Al embarcar en los Estados Unidos la aerolínea (AeroMéxico) no nos hizo mención de la famosa “Tasa de Reciprocidad” que se aplica a ciudadanos Americanos, Candienses y Australianos. La cual, pienso tienen todo el derecho a cobrar ya que es aplicada a los ciudadanos Argentinos también en sus viajes a los EE.UU. La dificiultad, es cómo se cobra.

A nuestra llegada a Buenos Aires, al mostrar mi esposa el pasaporte Americano, nos preguntaron por este famoso impuesto del cual hasta ese momento no habíamos escuchado. Por azares del destino y debido a que había viajado yo a México de negocios, tenia mi pasaporte Mexicano y la agente migratoria de la ventanilla 5 que atendía de las 11 a 12 am hora local, mencionó que yo podría pasar y adelantarme por las maletas en lo que ella llevaba a mi esposa a que pagara el impuesto. Hicimos lo indicado, pero 30 minutos después de esperar y ver mi esposa no salía, decidí regresar a la zona de migración, donde para mi sorpresa estaban ella y otros 4 ciudadanos americanos (2 turistas de otro vuelo de Delta y 2 hombres de negocios de nuestro mismo vuelo) en calidad de “no aceptado para ingresar al país” y listos para ser puestos de vuelta inmediatamente en el mismo vuelo en el que habíamos llegado depués de 10 horas de viaje durante la noche. ¿El grave problema?... que el impuesto se debe pagar en el lugar de origen a través de internet. Se les pidió a las autoridades migratorias si podíamos realizar ese pago a través, del internet, pero ellos alegaron que NO servía la página del gobierno federal y como no había manera de pagar, los ciudadanos de los EE.UU debían de salir del país inmediatamente.

En varios países más de Latinoamérica existe el impuesto de aeropuerto , de ingreso, de salida, etc., que se puede pagar en el aeropuerto.

Durante ese tango de 90 minutos, los extranjeros incluyendo mi esposa fueron tratados con poco respecto, se les incomunicó y se les negó la posibilidad de contactar a cualquier persona en Argentina (incluyéndome a mí que estaba en la zona de aduanas con equipaje en mano y bajo la indicación que le ayudarían a mi esposa a pagar y me vería en aduanas), además de negárseles también la posibilidad de llamar a la embajada Americana.

Ninguno de los presentes podíamos creer lo que sucedía. A mi me indicaron que podía elegir quedarme por tener también la nacionalidad Mexicana, pero que mi esposa junto con los dos otros hombre de negocios americanos del vuelo, tendrían que abandonar el país inmediatamente previa firma de forma de “Acto de Rechazo por carecer de documentación habilitante de tasa de reciprocidad impaga “” Por supuesto que en solidaridad a mi esposas y a los otros dos pasajeros que llegaron en el mismo vuelo que nosotros, me sumé para salir de inmediato de Argentina escoltados por la representante de la aerolínea que actuaba como un agente migratorio más y con un tremendo sabor de boca, no precisamente el sabor que esperábamos disfrutar con los bifes o los buenos vinos.

Ahora, se preguntarán mis amigos ¿A qué viene al caso la relación de este incidente personal y titular este artículo 90 minutos de tango con el gobierno de Fernández de Kirchner? Porque hora entiendo la razón que tantos de ustedes están emigrando a otros países. Ya viví en carne propia las dificultades de vivir con un gobierno que quiere emular al del extinto Chávez. Un gobierno donde el sistema está diseñado para complicarle la vida al que produce y resolvérsela al que no. Donde de un plumazo se nacionalizan industrias que tanto trabajo cuesta atraer, donde las trabas y las burocracias ahuyentan cada día más no sólo a sus ciudadanos, sino también a aquellos, como en nuestro caso, querían conocer su hermosa tierra. Y también cada día ahuyenta más a aquellos como los otros turistas y hombres de negocios participantes de este episodio de tan sólo 90 minutos en Buenos Aires y que marcarán para siempre nuestra impresión de su país.

Además siento que este tipo de trato no sólo daña su imagen con el turista sino también a a su economía. Hagamos un ejercicio mental: A estas personas a las que se les negó la entrada no eran trabajadores indocumentados en búsqueda de quitar empleos a los argentinos, no eran contrabandistas o narcotraficantes tratando de ingresar productos o sustancias ilegales a su país. No, eran turistas que venían a gastar los preciados dólares que tanto necesita Argentina. Eran hombres de negocios (uno de ellos que estaría una semana en Argentina y otra en Chile para hacer recomendaciones a sus clientes donde invertir entre los dos países).

Si esto pasó en tan sólo dos vuelos (6 personas) en un par de horas ¿Cuantas veces pasará al día. ¿A la semana? ¿Al mes? Y a raíz de esto: ¿Cuantos cuartos de hotel vacios quedarán? ¿Cuántos taxis que no tendrán pasajeros? ¿Cuantas mesas de restaurante quedarán vacías? ¿ Cuántos hombres y mujeres de negocios decidirán que es mejor invertir en Chile, en Brasil o en muchos otros países de América Latina que están ávidos de inversiones? ¿Cuánto dinero se pierde por esta desición de no permitir pagar un impuesto de 130 dólares en el aeropuerto?

Finalmente y después de 20 horas de vuelos continuos para poder estar sólo 90 minutos en suelo Argentino, decidí que los casi 2,000 asistentes al evento en el que participaría, no tenían la culpa y no podían quedarse sin la charla que impartiría junto con mis colegas que hablarían de sus experiencias en la campaña Obama. Decidí grabar mi charla y enviar un video donde lamenté no estar presente, expuse mi ponencia, mi experiencia sobre el impuesto que se imponen ambos países y mi deseo que pronto tengan un gobierno más abierto al turismo. La única ventaja de hacer esto es que por Internet no tuve que pagar la “Tasa de Reciprocidad”

Muy paradójico es que además de asistir a la Cumbre de Comunicación Política, yo tenia una cita con funcionarios de una provincia donde han encontrado grandes yacimientos de hidrocarburos, los que deseaban promover la imagen de su provincia en los EEUU para atraer inversión. A ellos les escibí con mucho respeto que por supuesto es muy importante promover la imagen de Argentina fuera de su país, pero algo aun más importante: que primero abría que pedirle a la administración Fernández Kirchner que no ahuyenten a aquellos que quieren llegar.

Un cordial saludo y espero de corazón poder algún día conocer algo mas de Argentina que el aeropuerto. Ver cómo se baila el tango y no ser protagonista de uno de ellos.

(*) Especial para Perfil.com. César Martínez es consultor en campañas políticas y fue el estratega del voto latino para las campañas de Bush, Mc Cain y Romney para la firma Mas Consulting.

 

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de:


 

Dalila

12-07-2013 | 12:16


Que pagen bien pagado el derecho de piso para entrar en Argentina, como ellos hacen con nosotros, y sino miren lo que hicieron con el presidente Morales

Eva

08-06-2013 | 06:48


Si una persona va al aeropuerto con un pasaje para EE UU y pasaporte argentino SIN visa y no lo dejan viajar: de quien es la culpa? De acuerdo a este tipo, del gobierno de EEUU. Como que no se puede gestionar la visa cuando llegas a EEUU por internet?

Christian

07-06-2013 | 02:03


Es estandard que no te dejen entrar a ningun país si no tenes los papeles en regla. La compania aerea es la responsable y quien no debio dejarlos embarcar. Los agentes migratorios trabajaron bien, no fueron corruptos y los criticas¡???

carnedo49

28-05-2013 | 07:47


En Argentina lo mas ejecutivo es colocar un par de 100 en el pasaporte. No se puede esperar otra cosa. El Sr. Martínez es muy ignorante como turista.

David

27-05-2013 | 07:30


Después de leer esta carta me convenzo más de que el actual gobierno se encapricha más en aislarnos del resto del mundo.-

encuestasociologica2013

27-05-2013 | 10:29


¿Por qué las parejas no duran? ¿Crees en el amor? ¿Cuál es la probabilidad de que tu pareja te esté siendo infiel? PARTICIPA EN ESTA ENCUESTA NACIONAL ANÓNIMA!!! https://qtrial.qualtrics.com/SE/?SID=SV_4YEQEL5kCpxsuBn

crisperk

27-05-2013 | 07:39


Todos sabemos que estos empleados carecen de formacion y ue entran a migraciones y otros puestos estatales por amiguismo y clientelismo. Cuantas veces uno ha visto coimas y arreglos a la vista de todos??

galegaebahiano

27-05-2013 | 03:19


se nota que viajaste poco o directamente no viajaste, hay q ser internacionalistas como el Che

galegaebahiano

27-05-2013 | 03:18


Maria, porque excelente lo de Migraciones? Si ellos querian pagar y el error fue de la Aerolinea. Con USA no hay "reciprocidad", solo que ellos nos piden Visa para ingresar, pues bien, en ese caso no estaria mal pedir lo mismo pero no destratarlos

Silvia

26-05-2013 | 11:15


Lastima, porque Argentina es muy hermoso, pero la gente que tiene lo ensucia, lo empobrese, lo ultraja, lo corrompe.

Próximos 10
Últimas noticias
Fotogalerías