COLUMNISTAS

Al giro progre de Macri seguirá el giro capitalista de Scioli

Por Jorge Fontevecchia | Por primera vez los argentinos están decididos a elegir como presidente a alguien que nació rico, que nunca fue empleado y que no sabe lo que es vivir de un sueldo.  

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Continúa de ayer: “Hijos de empresarios I



Para algunos, las posibilidades de Macri de llegar a ser presidente se redujeron después del ballottage donde Lousteau casi le gana al candidato del PRO a jefe de Gobierno de la Ciudad. Pero se podría interpretar ese resultado exactamente de forma contraria por quedar demostrado que las segundas vueltas son elecciones totalmente diferentes a las primeras (en las que hoy estaría ganando Scioli), y así como el 48% de los votos de Lousteau en la Ciudad no son suyos sino anti Macri, lo mismo podría aglutinarse el voto anti Frente para la Victoria en un eventual ballottage sin que por eso sean votos de Macri. Y que, aun perdiendo en primera vuelta por una diferencia hasta de 9 puntos, gane en segunda vuelta.

Además de los ejemplos más recordados como el ballottage que perdió el propio Macri frente a Aníbal Ibarra en 2003 después de haber sido el más votado en primera vuelta, o del que se abstuvo Menem frente a Néstor Kirchner, siendo también ganador de la primera vuelta ese año, uno de los mejores ejemplos por la amplitud de la diferencia es el de la reelección como gobernadora de Tierra del Fuego de Fabiana Ríos en 2011, quien tras haber perdido en primera vuelta por 9 puntos de diferencia terminó ganando el ballottage.

Asumiendo que sigue siendo entre Scioli y Macri que surgirá el sucesor de CFK, en la contratapa de ayer se decía que por primera vez desde la llegada de la democracia los argentinos están decididos a elegir como presidente a alguien que nació rico, que nunca fue empleado, que no sabe lo que es vivir de un sueldo, ni tampoco dedicó toda su vida a la política, lo que no puede ser minimizado como síntoma de época con sus múltiples interpretaciones, culturales, sociales e ideológicas, pero cuyas mayores consecuencias las tendrá en el significado económico de elegir un presidente hijo de empresarios.

El significante electoral no será ni continuidad ni cambio, sino desarrollo.

Y más en un contexto donde el ciclo de demanda agregada por el Estado para fomentar el consumo está agotado, porque el kirchnerismo ya utilizó el equivalente al 12% del producto bruto en gasto (recibió el gobierno con un superávit fiscal del 4% y lo dejará con un déficit del 8%) y no queda margen para agregar más demanda de esa forma. La próxima gestión apelará al endeudamiento para invertir en obra pública de gran escala (se habla de más de 20 mil millones de dólares en infraestructura por año) y así equilibrar el enfriamiento que produciría la reducción de subsidios, necesaria para ir achicando el déficit fiscal y la inflación. Pero aun mejorando la calidad de demanda agregada estatal (más inversión, menos gasto), el nuevo ciclo de crecimiento de la economía precisará un regreso de la inversión privada (bajando y no subiendo impuestos), algo que no es imposible si se regenera la confianza con el mundo empresario. Sólo con la repatriación de parte del dinero que los propios argentinos tienen en el exterior, hay varias decenas de miles de dólares que podrían transformarse en inversión porque las tasas de interés internacionales son tan bajas que ya no generan una renta financiera segura (ver: “La vieja guardia empresaria está de vuelta...”).

Construir ese clima pro empresa no es algo para lo cual sólo tiene credenciales Macri, sino, por ser ambos hijos de empresarios, también Scioli, quien en el “círculo rojo” promete ser el presidente de las inversiones.

Desde esta columna se viene insistiendo en que tanto Macri como Scioli harían un gobierno de centro, adaptado a las posibilidades de la coyuntura, y que Macri no podría volver a los 90 (hace años que abandonó ese paradigma), ni Scioli podría mantener la economía de Kicillof. Por eso, además de no sorprenderse por el denominado “giro progre” de Macri, tampoco habrá que sorprenderse del cantado “giro capitalista” de Scioli que, como el de Macri, sólo espera el momento oportuno para ser manifestado.

La mayoría de la sociedad prefiere votar por Scioli y Macri porque son emprendedores.

Pero lo que sorprende al “círculo rojo” (en eso Duran Barba tiene razón) no sorprende a la sociedad, que intuye que estos dos hijos de empresarios van a ser ambos desarrollistas, y por eso mismo prefiere votar por ellos porque después de estar concluyendo los juicios a los ex represores y todas las formas posibles de revisionismo histórico, hay un apetito de mejora material que le permita a la Argentina recuperar el lugar que proporcionalmente perdió frente a vecinos y otros países en vías de desarrollo, dejando definitivamente atrás cualquier referencia a 2002.

La sociedad no va a elegir entre cambio o continuidad, sino entre personas (con sus circunstancias), por quien crea que podrá instrumentar mejor la combinación de cambio y continuidad para generar más crecimiento. Si se quisiera reducir la decisión de la sociedad en esta próxima elección a un solo significante, éste no sería cambio ni continuidad, sino desarrollo.



jfontevecchia