COLUMNISTAS DOCUMENTO EXCLUSIVO

Alumno Oyarbide

El periódico escolar donde el juez escribió sobre sus sueños, alejados hoy de la triste realidad.

PERFIL COMPLETO

Foto:Pablo Temes

En la hemeroteca de la escuela número 5 de San José, la bella localidad de la provincia de Entre Ríos ubicada a orillas del río Uruguay, se encontró la siguiente composición publicada en Aleteos, periódico del club escolar de la escuela número 5 Nicolás Rodríguez Peña:

“Jóven (está escrito con tilde), sano, lleno de vida, no temo al futuro…
”Me siento capaz de aprender y abrirme camino en todo aquello que sea para mi bien y el de mis semejantes.
”Nada deshonesto me atraerá, ni vencerá.
”Seré fuerte y laborioso, honrado y bondadoso, optimista y ansioso de saber y ser útil a mis conciudadanos para alegría de mis padres a quienes colmaré de inmensas satisfacciones.
”Mi futuro será limpio y claro y mi frente nunca será inclinada bajo el peso de una falta que pueda avergonzarme”.

Este es el texto de una composición cuyo tema fue “El futuro en tus manos” que en octubre de 1963 escribió Norberto Oyarbide, entonces alumno de quinto grado. Como se ve, el escandaloso presente del actual juez federal está a años luz de los ideales y las promesas de aquel chico de once años.

Se sabe que la orden de proteger al cuestionado magistrado baja desde la misma Presidenta. Ya se han consignado aquí y en otros medios los comentarios adversos hacia el juez de varios de los representantes del kirchnerismo que integran el Consejo de la Magistratura. Por otra parte, en los despachos de los juzgados federales de Comodoro Py se viven horas de desasosiego. “La conducta de Oyarbide genera un desprestigio que nos afecta a todos”, señalaban en estos días varios jueces federales. Los memoriosos de esos tribunales recuerdan, además, que una de las primeras resoluciones que tomó el entonces juez federal Gabriel Cavallo al hacerse cargo del juzgado de Oyarbide durante el tiempo que éste estuvo suspendido a causa del juicio político que se le iniciara en 1998 –y del que, aprovechando el impacto mundial que produjo el ataque a las Torres Gemelas, lo salvó el justicialismo– fue la de remover al secretario, doctor Carlos Leiva, quien es uno de los también cuestionados por el allanamiento frustrado a la financiera Propyme, el 19 de diciembre pasado. Esos mismos memoriosos señalan que cuando volvió a ocupar su juzgado una de las medidas que Oyarbide dispuso de inmediato fue la de reponer a Leiva en su cargo.

De regreso. Del viaje de la Presidenta a Europa quedaron pocas cosas. Su encuentro con el papa Francisco le dio a la jefa de Estado el respaldo político que buscaba sin disimulo. Su Santidad ha hecho saber a toda la dirigencia vernácula que es fundamental que Cristina Fernández de Kirchner complete su mandato y lo termine sin mayores sobresaltos. Entre el Papa y la Presidenta ha nacido una amistad. Ambos se tutean, como señaló nuestra colega Alicia Barrios. La preocupación del Papa por la situación socioeconómica del país seguramente estará presente en las conversaciones que Francisco habrá de tener el miércoles que viene cuando reciba a la delegación argentina que lo invitará a disertar en la próxima asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). A esos fines, quienes hoy estarán viajando a Roma son el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, el vicepresidente 4°, Daniel Funes de Rioja y el secretario general de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Gerardo Martínez, confirmando así el adelanto dado en estas páginas por Roberto García.

El almuerzo de Fernández de Kirchner con el presidente François Hollande estuvo orientado a obtener su respaldo para la negociación con el Club de París, grupo en el que Francia tiene escasa gravitación. Así como antes los despreció, hoy el gobierno argentino tiene una necesidad imperiosa de contar con el aval de esas organizaciones a los fines de obtener financiamiento en los mercados internacionales a tasas de interés bajas. La negociación no será fácil, y menos fácil aún será que los inversores internacionales se sientan atraídos por el país. El Gobierno no es confiable y contra esto le será muy difícil luchar.

En vano. La relativa calma que se vive en la plaza cambiaria debería ser aprovechada por el equipo económico para la instrumentación de medidas destinadas a combatir las verdaderas causas de la inflación. En la superficie, hoy no hay nada que avance en ese sentido sino todo lo contrario. El próximo aumento de combustibles es una muestra de ello.

El presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, no deja de quejarse, ante quien quiera escucharlo, de la inacción del Axel Kicillof. El índice de inflación de febrero fue lapidario. Más preocupante aún fue el índice de precios mayoristas que en los dos primeros meses del año acumuló un alza del 10,3%. La desaceleración de la actividad económica hará bajar seguramente el índice en marzo, pero el aumento de combustibles arriba mencionado, complicará los números de abril.

El conflicto docente en la provincia de Buenos Aires que se agrava día tras día deja al desnudo un problema estructural severo que afecta a gran parte del país, que complica seriamente la educación pública y del que el Gobierno no se hace cargo. Cuando Néstor Kirchner asumió la Presidencia, lo primero que hizo fue abocarse personalmente a solucionar el severo conflicto docente que tenía sin clases a las provincias de Entre Ríos y San Juan. Se ve que Cristina Fernández de Kirchner lo olvidó.

Producción periodística: Guido Baistrocchi.



Nelson Castro