COLUMNISTAS CRISTINA PROCESADA

¡Así no, doctor Bonadio!

Es hora de cumplir las leyes y no de impulsar un juego de distracción.

En un país con instituciones sólidas las cosas serían diferentes.
En un país con instituciones sólidas las cosas serían diferentes. Foto:Cedoc Perfil

Podrían ser los ingredientes de una exitosa serie televisiva, pero son parte del ambiguo escenario en que se mueve la justicia argentina. Un juez federal controvertido; grandes e irresueltas tragedias del pasado que se entremezclan; personajes del ocaso del poder que avivan antipatías y sed de condenas; espectaculares procedimientos de detención que incitan a pensar en “justicia”; y una investigación polémica que ahonda en las inconsistencias de la política argentina y atrae la convocante idea de perseguir “infames traidores a la patria”.

Otra visión de la denuncia de Nisman, podría sostener que se está frente a una situación abstracta, toda vez que se trata de una decisión política –no judiciable- que obtuvo respaldo del Congreso Nacional, y ni siquiera fue ratificada por el presunto beneficiario –el estado iraní- careciendo de vigencia y efectos jurídicos concretos.

En un país con instituciones sólidas, ambas miradas deberían atravesar el tamiz de la Constitución Nacional y las leyes de la República. Y de ese ejercicio surgen inusitadas preguntas frente al proceder. ¿Buscan los jueces agradar para ocultar su lentitud en investigar a los mismos imputados en casos de corrupción? ¿Pueden ignorar los principios de presunción de inocencia y el debido proceso? ¿Puede un fallo aislado de una Sala de la Cámara Federal ser utilizado por los magistrados para aumentar su poder y atribuir sin pruebas a los detenidos su capacidad de interferir en la pesquisa? ¿Se ha convertido la prisión preventiva de ex funcionarios en la regla que calma a las masas? ¿Cuál es la razón por la que el Juez aguardó a que asumiera Cristina Fernández para luego pedir su desafuero? ¿Ayuda este proceder a facilitar la victimización de los procesados?

Es hora de cumplir con las leyes y garantías establecidas. Se está consintiendo un juego de distracción y discreción con consecuencias jurídicas imprevisibles para los actuales funcionarios. Todos ansiamos justicia, la de la sana crítica, la que comprueba. No la que se acomoda a las íntimas convicciones o a las conveniencias. Así no Dr. Bonadio, ¡así no!>

*Abogado y profesor de la Escuela de Gobierno, Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Austral.


Marcelo Bermolen*


Temas: