COLUMNISTAS ELECCIONES

Atolladero francés

.

Francia. Emmanuel Macron, Marine Le Pen, François Fillon y Jean Luc Mélenchon.
Francia. Emmanuel Macron, Marine Le Pen, François Fillon y Jean Luc Mélenchon. Foto:Cedoc
Los ciudadanos de la Francia racionalista, de las “ideas claras y distintas” de Descartes, están en un atolladero. Esto viene de lejos y se reitera, con variantes, en todos los países desarrollados. La crisis económica y financiera mundial acabó instalándose entre ellos en 2008; y allí sigue. El mes pasado, la hasta hace poco irrelevante ultraderecha acabó en segundo lugar en las legislativas de Holanda, uno de los países con mayor tradición democrática del planeta.

El panorama ante la primera vuelta de las presidenciales francesas, este 23 de abril, es particularmente confuso. En cuanto a los candidatos, si sus propuestas son “ideas”, de “claras” casi nada y de “distintas”, cada vez menos. Ocurre que las encuestas indican que la opinión de los ciudadanos va de un lado a otro y hay que acomodarlas para cada ocasión.
A finales de marzo, un sondeo de “OpinionWay” arrojaba para la primera vuelta un virtual empate entre el centrista Emmanuel Macron (26%) y el ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen (25%). Tercero, el liberal François Fillon (17%), cuartos los populistas de izquierda (socialistas disidentes, comunistas, “verdes”) de Jean Luc Mélenchon, con el 14%. Los socialistas de Benoît Hamon apenas quintos con el 11%. De acuerdo con esos pronósticos, en la segunda vuelta el resultado sería Macron 61%; Le Pen 39%.

Pero a diez días del comicio, Mélenchon (18%) ya casi empataba con Fillon (19%), Le Pen bajaba a (23%), igual que Macron (22%) y Hamon (8%) según IFOP-Fiducial. Puesto que el avance de Mélenchon continúa, las previsiones se hacen confusas. En Francia, la abstención en una presidencial oscila alrededor del 20%. Hoy, sólo el 66% “está seguro” de ir a votar. Si una alta abstención es previsible, también puede ocurrir lo contrario: una “corrida” final de indecisos y abstencionistas de centro y sobre todo de izquierda, que son los más desencantados.

La extrema derecha, Le Pen, tiene sus electores asegurados, mientras el centro y la izquierda están divididos, aunque supieron ser lo mismo. El centrista Macron fue asesor económico del presidente socialista Hollande; Mélenchon es un disidente del partido por izquierda y Hamon su actual candidato. En cuanto a la derecha republicana, François Fillon supo ser gran favorito, pero acabó involucrado en una serie de acusaciones de corrupción que limitaron sus posibilidades. Sus votos han ido a parar al centrista Macron, cuando no a Le Pen, según se sospecha. Es así que estallaron las posibilidades del populista de izquierdas Mélenchon.

En este marco, la esperanza republicana ante Le Pen es que torne a ocurrir lo de 2002, cuando Jean-Marie Le Pen –el padre de Marine– fue apenas superado en la primera vuelta por el gaullista Jacques Chirac. En la segunda, liberales, socialistas, comunistas y el grueso de la sociedad se aliaron a favor de Chirac. La esperanza ahora es otra “unión ante el peligro”, cosa que seguramente ocurriría si la opción resulta Macron-Le Pen.

Pero conviene preguntarse qué pasaría si, como empieza a considerarse, Mélenchon fuese la opción ante Le Pen. No hay dudas de que en ese caso muchos votos de la derecha republicana irían a Le Pen; el problema es saber cuántos. Otro tanto puede temerse de parte de los electores socialistas de extracción obrera y popular, además de no pocos “clase media en caída libre”, que tienden a inclinarse hacia la ultraderecha, como viene ocurriendo en todas partes.

La eventualidad Mélenchon-Le Pen es interesante, ya que aunque a pocos días de las elecciones se la seguía dando por descartada, el empuje de Mélenchon proseguía. Las últimas encuestas indicabas que Le Pen sería derrotada en la segunda vuelta por Macron, Mélenchon e incluso Fillon, pero los pronósticos vienen fallando gravemente en todas partes. Cualquier cosa puede pasar.
Gane quien gane, tal parece que también en Francia se ha abierto una “grieta” social y política.

 *Periodista y escritor.


Temas: