COLUMNISTAS INTERNA PERONISTA

Carrera de obstáculos

Cristina, más atenta a borrar a Randazzo que a la elección. A Macri le cayó la ficha.

‘SPARRING’ Florencio Randazzo.
‘SPARRING’ Florencio Randazzo. Foto:temes

La fecha de cierre de las listas para las elecciones legislativas de octubre se acerca en forma inexorable. Es un tiempo de tensiones internas dentro de todos los partidos y agrupaciones políticas. El punto máximo se da dentro del justicialismo. Nada que sorprenda. Se mezclan allí diferentes factores, en un contexto que le era desconocido al peronismo desde hace 15 años: el estar en el llano. En el año y medio transcurrido desde la asunción de Mauricio Macri, el peronismo ha ahondado sus divisiones. Y una persona determinante para esas divisiones ha sido, es y será Cristina Fernández de Kirchner. La ex presidenta es alguien que divide, siempre divide. Es la consecuencia de una personalidad narcisista que, como tal, cree que el mundo gira alrededor de sí. A eso se le deben agregar sus contradicciones, que afloran por doquier. He ahí lo que está sucediendo con las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), que fueron creadas por ella durante su primera presidencia y a las que ahora desespera por evitar. En esta semana, lo definió muy bien Felipe Solá cuando dijo que “Cristina en vez de una ex presidenta se cree que es una reina”. Esto explica la increíble historia que se ha generado alrededor de la precandidatura de Florencio Randazzo. Veamos. ¿Cómo es la jugada del cristinismo para intentar dejar afuera de la competencia a Florencio Randazzo y qué posibilidades hay de concretarla?

Cerrar filas. Hasta el día de hoy todo es una especulación electoral que no asegura la supremacía de un candidato sobre otro, sino que responde exclusivamente al deseo –a la necesidad– de la ex presidenta de evitar un cruce en las PASO. Sucede que el PJ es uno de los componentes principales de un frente electoral más amplio que incluye variantes cristinistas como Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella; Miles de Luis D’Elía, el Movimiento Kolina y otras agrupaciones menores. Recuérdese que hay tiempo para inscribir los frentes hasta el 14 de junio y que el cierre de listas será el sábado 24 de este mes. Los apoderados de Randazzo ya tienen los papeles y avales para cumplir el formalismo de incorporar su partido, que se llamará Hacer por el Progreso Social (HPS) al frente electoral que, hasta ahora encabezará el PJ. Esta formalidad se concretará mañana.

La movida del FpV para intentar dejar fuera de la competencia a su rival consiste en borrar al PJ del frente electoral ya que, como el ex ministro juntó avales de afiliados peronistas, si el peronismo no integra el frente, sus avales no sirven para nada. Parece increíble, pero es así. Fuentes allegadas a ambos contendientes aseguran que “la jugada es arriesgada porque –de concretarse– implicaría que termine siendo CFK la que vaya por afuera con los partidos que queden formando el frente ciudadano. En ese caso Randazzo se quedaría con el PJ y con los fondos, los recursos de campaña y los espacios de publicidad, lo que terminaría siendo un perjuicio para el Frente para la Victoria (FpV). Además, los intendentes no querrán perder el sello del PJ”.

Ni un PASO atrás. Florencio Randazzo no cederá un centímetro. Su decisión de competir es irreversible. La tarde del jueves le dijo a un intendente de su grupo que: “No importan las especulaciones que hagan los demás. Voy a ir a fondo, y si ellos van por afuera nosotros nos quedaremos con el sello del Partido Justicialista, y ahí veremos quién se sube y quién se baja del barco”, desafió con seguridad. En el entorno del ex ministro aseguran que “allegados a CFK están buscando vericuetos para burlar la ley. El espíritu de la ley de las PASO es de ampliación de la participación y no de restricción”.

¿Cuál sería el último intento del cristinismo si la idea de ir por fuera del PJ no prospera? Los seguidores del hombre de Chivilcoy creen que la ex presidenta baraja la posibilidad de que si el PJ llega a quedar dentro de los partidos que formen parte del frente, se dicte un nuevo reglamento en donde quede establecido que para inscribir un nuevo candidato sea necesario contar con avales de al menos, tres agrupaciones políticas. Sin embargo, eso iría en contra de lo que establece la propia ley de primarias que dice que para que una candidatura sea válida se necesita el aval de un solo partido. Un reglamento no puede ir en contra de una ley. “En el fondo lo que la ex presidenta busca con esta jugada es una herramienta para acorralar a Randazzo y hacerlo quedar como el culpable de una ruptura que genere enojo en los votantes del FpV a los que Randazzo quiere interpelar y cooptar. Es decir un perjuicio electoral”, señala una fuente del PJ que conoce el pensamiento de CFK.

Cuenta regresiva. Mientras tanto el Gobierno va tomando conciencia de la verdadera dimensión de las elecciones de octubre: le preocupa la demora en la mayoría de las inversiones de fuste que necesita para reactivar la economía. De estas cosas habló con la canciller Angela Merkel cuyo corta estadía en Buenos Aires significó un claro gesto de apoyo a Macri.

El ministro de Justicia, Germán Garavano, trajo de Washington alguna información confidencial referida al escándalo del caso Odebrecht que no cubrió las expectativas suyas ni las del Presidente. Por eso las negociaciones con la empresa son duras y difíciles. El lunes habrá una reunión entre los representantes de la empresa y funcionarios del Gobierno. Las filtraciones de los nombres de los integrantes del anterior gobierno circulan por todos lados. Ahí están los nombres de los funcionarios de los gobiernos del kirchnerato que recibieron coimas. Entre esos nombres figurarían, entre varios, los de Julio De Vido, José Francisco López y Ricardo Jaime. En verdad, nada que sorprenda. El otro dato es que el monto de los sobornos superaría los 35 millones de dólares. Lo que falta es la documentación respaldatoria. Ese es el problema. La falta de una legislación que reduzca significativamente las penas para los arrepentidos como la existente en Brasil –la ley de leniencia– es lo que lleva a Odebrecht a guardar un silencio que representa un pasaporte a la impunidad.


Producción periodística: Santiago Serra