COLUMNISTAS

Carta Abierta es una lágrima

Abundan las quejas entre los intelectuales pero se elude minuciosamente el análisis de por qué el ciclo kirchnerista termina.

PERFIL COMPLETO

Adoradores musulmanes palestinos asisten al rezo semanal de los viernes fuera de la Iglesia de Natividad en la ciudad de la Cisjordania de Belén, donde el Papa celebrará una Misa Santa el próximo domingo.
Adoradores musulmanes palestinos asisten al rezo semanal de los viernes fuera de la Iglesia de Natividad en la ciudad de la Cisjordania de Belén, donde el Papa celebrará una Misa Santa el próximo domingo. Foto:AFP

Los intelectuales de Carta Abierta, afines al gobierno, están embargados por la pesadumbre.
Y es un sentimiento harto comprensible. Los entendidos dicen que las mudanzas y el divorcio constituyen dos de las situaciones más estresantes que pueden vivirse. Y abandonar el poder es, casi, hacer ambas cosas a la vez.
En una reunión realizada el sábado pasado, varios de los integrantes del nucleamiento oficialista se sinceraron y confesaron su abatimiento por la nueva situación que vislumbran. Quien mejor describió lo que sienten los intelectuales K fue Eduardo Jozami: “Tenemos la obligación de decir que estamos en una circunstancia crítica, no solo porque las perspectivas económicas no son las de otros momentos, sino porque porque estamos en una circunstancia crítica porque las perspectivas políticas para 2015 son complejas, y nosotros nos levantamos todas las mañanas pensando de manera angustiosa en esa encerrona”.

Más claro, agua. Entendemos que cuando Jozami dice que “las perspectivas económicas no son las de otros momentos”, se refiere al país. Debemos decir que la frase donde alude a que se levanta todas las mañanas pensando en este tema, conmueve y nos empuja a la solidaridad ante tan desgraciada circunstancia.
En una ráfaga de sinceridad abrumadora, confesó Jozami: “Tenemos una Presidenta a la que querríamos acompañar 20 o 30 años más, pero tenemos una perspectiva a corto plazo en la que pareciera que el establishment va a obtener una victoria, y donde menos podemos aceptarla es en las candidaturas del campo popular”. Lo de veinte o treinta años más va a ser un poco complicado de lograr, aparentemente.

El final de un sueño

El filósofo Ricardo Forster también se sumó al llanto y confesó que Daniel Scioli no lo representa. Los intelectuales ven a Scioli, pese a sus enfáticas muestras de afinidad con Cristina, como un enviado del enemigo, dispuesto a llegar al poder con votos K para, inmediatamente, traicionar esta gloriosa década ganada.
Consideran que Cristina es la única capaz de ejecutar la revolución en marcha y vislumbran que lo que vendrá será, con cualquiera de los personajes en danza, una contrarrevolución que intentará revertir las transformaciones de estos años.
En realidad, aún falta un año y medio para entregar el poder. Un año y medio es un período asaz breve. Pero puede ser el lapso más largo del mundo, según se lo mire. Comparado con las tres décadas más que desea Jozami, 18 meses es apenas un instante. Pero se transforma en un plazo eterno si tenemos en cuenta el raudo deterioro en el que parece internarse la economía. Inflación, despidos, recesión pueden hacer que un año y medio parezca un siglo.
El final del ciclo K no se identifica únicamente por la finalización del período presidencial de Cristina. También se caracteriza por la afloración de los numerosos desajustes de toda índole (económica, institucional, social) que se verifican a simple vista. El cambio se impone por la necesidad de correcciones y también de establecer nuevos equilibrios sobre los cuales intentar construir y reconstruir.

El peronismo que no fue

El peronismo, en su versión kirchnerista, se apoyó en un alineamiento de astros difícil de recomponer.
En primer lugar, un torrente de divisas producidas por precios internacionales extraordinarios que pudieron ser aprovechados porque tenemos los empresarios agrarios más eficientes del planeta, auténticos emprendedores capitalistas.
Esta circunstancia permitió aplicar un programa populista irresponsable y despilfarrador que hizo que el país desperdiciara una de las más grandes oportunidades de capitalización de toda su historia. El desatino llegó al punto de consumir las reservas petroleras y gasíferas e hipotecar la balanza comerciar por varios lustros.
El populismo llevó a donde lleva siempre, en Argentina y en cualquier lugar del mundo: a una crisis con problemas de trabajosa solución, que incluye inflación, deterioro salarial y productivo, problemas energéticos, consolidación de la pobreza, conflicto social en cierne.

En lo ideológico la situación vivida no podía ser más satisfactoria para el progresismo. La “juventud maravillosa”, los “jóvenes idealistas” lograron demostrar que su pelea con Perón en los años setenta se justificaba. Estos diez años gloriosos demostraron que se puede hacer una revolución poniendo en caja a los “poder concentrados”. Lástima, piensan, que Cristina no puede quedarse dos o tres décadas más. Entonces el pueblo viviría su completa liberación.
Ni siquiera se preguntan por qué tanto éxito no ha podido generar su propia permanencia en el tiempo. Bastaría con que Cristina bendiga (como hizo Putin) a cualquier candidato para que las masas obedientes se alineen tras él y continúen el proceso en marcha. Pero los intelectuales intuyen, presienten, que esto no ocurrirá. Veremos a quién se podrá echarle la culpa de que la revolución en marcha se congele en el frío de El Calafate.
Mientras tanto, queda el lloriqueo autocomplaciente de Carta Abierta. Abundan las quejas pero eluden minuciosamente el análisis de por qué el ciclo kirchnerista termina como termina: casi en el punto de partida, en materia económica y social. Fuera del mundo avanzado, alineados con cualquier país que esté enfrentado con los Estados Unidos, amigos de Cuba y Venezuela y peleados hasta con Uruguay.

Carta Abierta es una lágrima que no se derrama por Argentina sino por su propia frustración e impotencia. El que venga, sea Scioli, Massa o Binner será la consecuencia directa de un gobierno que no deja descendencia dispuesta a reconocer la paternidad K.

En poco tiempo más, los intelectuales de Carta Abierta deberán abandonar los despachos oficiales y dejarlos en manos de vulgares representantes del abominable establishment.

¡Gente tosca que no leyó a Laclau ni a Gramsci! ¡Un horror!

 



Daniel V. González