COLUMNISTAS

Ciegos

Agenda periodística encogida. Núcleo de temas de interés reducido a casi nada. Manda el Mundial y ya se desdibuja, velozmente, la historia de las tropelías de Boudou. Imposible situarse en otras bases de interés público. El llamado “mundo mediático” vive sobrecogido en su propia pequeñez de miras. Las lóbregas obscenidades farandulescas pueblan la mañana, la tarde y la noche de la TV y de la radio, y de pronto llegó el Mundial. Si el equipo nacional prospera, la locura ensimismada prosperará. El mundo ofrece, sin embargo, escenas de valioso interés sobre las cuales el interés colectivo es casi nulo, al menos por estas latitudes. Todo sucede como si el planeta, supuestamente globalizado, se hubiese vuelto más ajeno que nunca. Una sociedad absorta en sí misma se desentiende de modo casi completo de las barbaries y villanías que se consumen todo el tiempo en diversas latitudes.

Esta semana, dos países ocupados en su momento por tropas de los Estados Unidos (Afganistán e Irak), y otro severamente implicado en esas guerras, Pakistán, han vuelto a vivir momentos trágicos, en esa secuela infinita de ataques terroristas que el mundo ya ha naturalizado como normales. Toda la sangre derramada, incluso por las propias tropas que intervinieron, que no fueron sólo estadounidenses, parece haber sido rematada en vano.

En Karachi, Pakistán, país fronterizo con Afganistán, ataques de escalofriante osadía dejaron un saldo de decenas de muertos. No fueron hechos consumados por aficionados; las de los talibanes fueron acciones militares importantes y muy poderosas, ejecutadas por comandos bien equipados. Movimiento de perfil medieval y de estirpe sangrienta, los talibanes pesan en ambos países, Afganistán y Pakistán. Dogmáticos, fundamentalistas y violentos, ellos eran la retaguardia de Osama bin Laden y Al Qaeda cuando entraron los norteamericanos en el país, tras el salvaje atentado del 11 de septiembre de 2001. En Afganistán, los norteamericanos dejaron 2.229 uniformados muertos En simultáneo a eso, dos años y medio después de la retirada completa de las tropas de Estados Unidos de Irak, el jihadismo levanta su perfil convirtiendo este trágico país árabe en un pantano imposible. Lo demuestra la caída de la ciudad iraquí de Mosul en manos de las furiosas brigadas de Al Qaeda. Ahora se sabe que tras la expedición militar norteamericana, tras sus propios 4.448 muertos, la violencia y el exterminio entre las facciones islámicas (sunitas y chiitas) no sólo no menguaron, sino que se han hecho más letales y salvajes que nunca. Con los apóstatas occidentales fuera de escena, la guerra interislámica, tanto en Irak como en Siria, es más brutal que nunca.

La tragedia de Siria no le mueve un pelo a nadie. Ya son 160 mil los muertos de una guerra civil primitiva y bestial, cuya repercusión en Occidente es irrelevante. El gran periodismo internacional cubre estos hechos con guantes quirúrgicos, pese a la documentada enormidad de la barbarie en curso. El periodismo norteamericano e inglés, en lugar de hablar de “terroristas” alude a los “radicales”; en lugar de escribir “asesinos”, los menciona como “militantes”. Las bombas y los ataques asesinos más inescrupulosos son contra estaciones de buses, escuelas, liceos y mercados.

No es una típica guerra convencional. Es un escenario de terrorismo puro y duro; sólo procura intimidar, destruir y aniquilar. La idea es que lo que hoy son Siria e Irak se convierta en un gigantesco y negro califato, formateado en los moldes del siglo XII.

No sólo la peste letal en Irak y Afganistán/Pakistán continúa su curso en medio de una evidente pasividad internacional. En Nigeria, las 200 niñas secuestradas nunca aparecieron. La misma desgracia en el origen: una banda de terroristas denominados islamistas cuyo grupo Boko Haram es el nombre de la etnia tribal hausa, que se traduce como “la educación occidental es un pecado”. Preadolescentes raptadas a punta de fusil por una banda de masculinos forajidos que dicen ser más islamistas que el islam, que se proponen que Africa sea un continente monocolor y –sobre todo– monorreligioso. Por eso, niñas nacidas de hogares cristianos son islamizadas con trágica violencia.

En este marco, el cristianismo es una de las grandes víctimas y uno de los grandes perseguidos en esa Africa copada por la beligerancia brutal del hiperislamismo
Formidable desprecio por la vida. Estos grupos terroristas (Al Qaeda, los talibanes, las sectas islamistas enfrentadas en la guerra de Siria, Boko Haram) exhiben un denominador común: para todos ellos, la vida no importa nada, esté dicho o no en el Corán. Estas “guerra santas” son toleradas, como si se tratara del perfil natural y folclórico de pueblos diferentes, una desgracia que, como gotea día a día, es una práctica de liquidación y exterminio admitida y hasta santificada.

Es también un fanatismo de barbarie, extremo, directamente surgido de los túneles más oscuros de la alta Edad Media, un proceso difícil de comprender y menos de admitir. Si, al menos, se tratara de recuperar la dignidad integral del mundo islámico y sus sociedades nacionales, estos terroristas empachados de sangre desde hace ya tantos años no están en condiciones de comprender, ni lo pretenden, que su accionar no sólo no recupera la dignidad y la autoestima del mundo islámico. Al contrario, ratifica la idea de que ese mundo sangriento que ellos denominan “islámico” sólo produce destrucción y violencia infinitas.

¿De qué “genocidio” palestino hablan algunos para justificar su silencio  por estos hechos de barbarie? Lo del genocidio palestino es una falsedad inverificable, pero es tangible que ya hay 160 mil seres humanos realmente muertos en Siria, como lo son la violencia asesina de Al Qaeda en Irak, las bombas de los talibanes en Pakistán y Afganistán, y lo que sucede en Nigeria con esas pobres criaturas secuestradas. No pasa nada. Hay un mundo que mira para otro lado, y una Argentina preocupada por Wanda Nara.



Pepe Eliaschev